Este texto está repleto de disparates (al finado le atribuyen un montón de textos y galardones que en realidad le pertenecen a su hermano, el escritor Antonio Ortuño).

Responder