Servicio de promoción de autores de Letralia Saltar al contenido

Falleció a los 83 años la escritora argentina Sylvia Molloy

jueves 14 de julio de 2022
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Sylvia Molloy
Molloy, quien residía desde hace años en Nueva York, fue la primera mujer en conseguir un puesto titular en la Universidad de Princeton. Fotografía: Víctor Carreira • Télam

La escritora, editora y docente argentina Sylvia Molloy, una de las primeras autoras en tocar temas de la cultura LGBTI en su obra, así como en apelar al recurso autobiográfico, murió el jueves 14 de julio a los 83 años de edad, según fuentes de Eterna Cadencia, el sello editorial que publicó sus últimos libros. Según se conoció, la autora, que residía en Nueva York, padecía cáncer.

Nacida en Buenos Aires el 19 de agosto de 1938, se doctoró en Literatura Comparada en La Sorbona, fue becaria de la Fundación Guggenheim, del National Endowment for the Humanities, del Social Science Research Council y de la Fundación Civitella Ranieri. Fue profesora en las universidades de Yale y Princeton; en 1974 se convirtió en la primera mujer docente en conseguir un puesto titular en la Universidad de Princeton, y en 2007 creó la Maestría en Escritura Creativa en Español en la New York University, la primera en los Estados Unidos.

Publicó novelas como En breve cárcel (1981), que se convirtió en ícono de la literatura queer, El común olvido (2002) o Desarticulaciones (2010), y su último libro, una “versión engordada” de Varia imaginación (cuya edición original es de 2003), especie de colección de retazos autobiográficos, fue publicado este año por Eterna Cadencia. En octubre de este año se publicará además Dislocations, la traducción al inglés de Desarticulaciones, editada por Charco Press, y se está trabajando en la traducción de El común olvido, nunca traducido al inglés.

En 2007 escribía en Letralia la también argentina Vanesa Guerra sobre En breve cárcel: “El personaje de esta novela toma nota, anota sucesos diarios, recuerdos, reflexiones, y lo hace porque necesita contar una historia que parecería por momentos inasible, pero que obliga desde el dolor. Pues el dolor del personaje, el dolor de la ausencia, el dolor de la espera, el dolor de la memoria desordenada pero impecable, como intacta, es lo que obliga: manda a una escritura”.

Fuentes: InfobaeTélam
Letralia

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio