Más allá de simpatías y afinidades de opinión, y de sus lógicos reversos, Vargas Llosa es un sólido profesional de las letras y seguir su obra será siempre un sano ejercicio de crecimiento.

Responder