Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Cuatro textos de Cien mujeres contra la violencia de género

miércoles 4 de noviembre de 2015
¡Compártelo en tus redes!
"Cien mujeres contra la violencia de género", edición coordinada por Violeta Rojo, Virginia Riquelme y Kira Kariakin
Cien mujeres contra la violencia de género: historias negadas mil veces.

El libro recopilatorio Cien mujeres contra la violencia de género, que reúne a ciento dos narradoras, poetas y periodistas en torno al tema, será presentado el sábado 7 de noviembre a las 11:30 de la mañana en la librería Kalathos, en Caracas, con palabras de Mercedes Muñoz, directora de la Asociación Venezolana para Educación Sexual Alternativa (Avesa). Hoy, gracias a la gentileza de sus compiladoras, Kira Kariakin, Virginia Riquelme y Violeta Rojo, traemos a los ojos de la Tierra de Letras cuatro de los textos que componen el libro.

 

Fritz y Zoe, por Sonia Chocrón

Un día quiso hacerle el amor con frenesí. La cortejó sin preámbulos. Le ofreció la dicha del orgasmo sumo. La acarició con sus uñas mustias. Metió sus falanges por entre sus piernas. Hurgó en su boca el sabor de la pasión y el asco, le arrancó su ropaje de plumas de una dentellada para tenerla desnuda y completa; la saboreó desde su cuello hasta el último intersticio de su carne, cada uno de sus músculos. La apretó a su pecho y con su lengua fue lamiendo sus pupilas para penetrarla en lo insondable de sus orificios y que no olvidara nunca su fotografía. Arrulló su corazón erótico con tiernos maullidos. Y después la abandonó abatida de tanto cariño, en el pasto.

Fritz, el gato, se enamoró de Zoe, la mascota alada de mi hija.

 

Mi creador, por Nadir Chacín

Quédate, cambiaré todas tus bellezas. Las moldearé con mis manos una a una, mezcladas con agua, hasta que dejes de ser bella. Mataré tu nombre cuando destruya tu hermosa boca. Cuando mi barro tape la palidez de tus labios. Con lo que quede de ti haré otra mujer que no sea bella. Una inteligente. Tus sobras se perderán dentro de mi nueva creación. Y cuando te extrañe, que seguro pasará, esparciré buscándote los sesos de ella.

 

De Enza García Arreaza

Hace un minuto mientras me tomaba el café tuve una visión. Yo soy un hombre, dije, me pongo las botas, beso a mi mujer y me voy. El rifle está limpio. He leído poco en la vida pero sé que una palabra corta y deslumbrante alcanza un blanco. A veces pongo el rifle en mi boca porque creo que estoy cansado y me da por contarme las costillas, a ver si es cierto. Mi mujer me mira mientras cuenta sus botones. A veces aprieta sus botones y me pregunto si con ello acariciará mis huesos. A veces la odio. Ella acaricia los animales antes de degollarlos. Después se quita las gotas de la cara. Yo soy un hombre, digo, pero no logro que “hombre” sea mi palabra deslumbrante.

 

Exida, por Ruth Hernández Boscán

Cambiaré de piel y me sacudiré la ausencia
Monserrat Ordoñez

Lloro esta piel cerrada
cicatriz——sordomuda
Ya no voy por las ramas
No muerdo mi cola ni me arrastro
Hizo falta más de un restriego entre zarzas y abrojos
para desprenderme esta vieja piel
La dejo intacta
Migro
Cansada de esa baba que me ha encerrado tantas veces
Borde de un círculo cada vez más estrecho
Límite trazado por tu cobardía

Letralia