XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Los difíciles 60 y 70 de América Latina llevados a un libro
El eco de los gritos, de Carlos Decker-Molina

martes 6 de agosto de 2019
¡Comparte esto en tus redes sociales!
“El eco de los gritos”, de Carlos Decker-Molina
El eco de los gritos, de Carlos Decker-Molina (Editorial Verbum, 2018). Disponible en la web de la editorial

El eco de los gritos
Carlos Decker-Molina
Novela
Editorial Verbum
Madrid (España), 2018
ISBN: 9788490747315
146 páginas

Si hay algo que mueve fuertemente la palabra de Carlos Decker-Molina es su pasión insaciable por contar historias. Pero no cualquier tipo de historias. Casos de la vida real, históricos, y conflictos bélicos y políticos que han impactado en el desarrollo de países del mundo —especialmente conflictos en países de Latinoamérica, pues el autor es natural de Bolivia—, son los temas que encontrarás en la obra de Carlos Decker-Molina, escritor que además se reconoce a sí mismo como periodista.

Su novela El eco de los gritos es justo eso: una mezcla entre literatura y periodismo, o como dice el crítico Xavier Echeverría, “es la novela de la paradoja histórica”.

“Y la paradoja está presente en la literatura, por eso no es periodismo, que también lo es, de alguna manera, así como es ensayo e historia que hacen el sustrato del relato de Decker-Molina”.

Booktrailer de El eco de los gritos, novela de Carlos Decker-Molina

 

Leer para encontrar respuestas

El eco de los gritos son 146 páginas contundentes, en las que las víctimas de las revoluciones latinoamericanas y del Caribe, en los años 60 y 70, vuelven a expresarse, en un perfecto hilo conductor que incluye mucha historia y ficción, en el que el propósito final es redescubrir a través de retazos, imágenes, recuerdos y anotaciones encontradas, una nueva historia que Verbum —la editorial que ha publicado la obra— describe como “la otra cara del heroísmo revolucionario”.

Al navegar por cada una de sus páginas, el lector se sentará en primera fila para escudriñar entre todos los personajes y también entre sus recuerdos, sus dolencias y hasta sus confesiones.

¿Es entonces El eco de los gritos un libro para estremecerse? Sí, es posible, pero también es un libro que, contado de una forma sencilla, directa y humana, le permite al lector hacer su propia lectura de los hechos y sentir cerca, tan cerca, a los personajes que él mismo también pasa a ser parte de la historia.

Entender los conflictos más profundos que han calado tanto en Latinoamérica y en su gente (entender los procesos y luego plasmarlos en un libro), hacen que esta novela se convierta en una obra indispensable para los latinos, para aquellas personas que, como Decker-Molina, también son entusiastas en el estudio de la trayectoria histórica de la región y necesitan leer para entender: necesitan encontrar respuestas.

Aunque es una novela breve y que se lee fácil —algo que ya contamos al principio de este artículo—, no todos los lectores la reciben con buen ánimo (algo común en los libros con historias reales, duras). O la recibes y te acercas a ella tanto como puedas para así tener una nueva percepción de la historia latinoamericana, o te muestras en contra y te atreves a crear tu propia comprensión de los hechos.

De igual modo, ambas opciones son válidas.

“Pienso que cuando una novela se pierde en las manos de los lectores deja de pertenecer al escritor para pertenecer a todos. Puede que unos la tiren al canasto, otros no”, expresa el autor. “Pasa con todas las novelas que tienen un carácter histórico/político donde se cuenta el júbilo y la nakba. Unos lectores se contentan con el júbilo, otros con la catástrofe, pero hay otros que leen como totalidad, que es el sentido de su concepción”.

Desde esta Tierra de Letras recomendamos no sólo la lectura de El eco de los gritos, sino también de otras entregas del mismo autor: El exilio nuestro de cada día (2013), Tomasa (2014), Soledad (2015) y Carlos, el lector (2017).

Carlos Decker-Molina¿Quién soy? Soy muchas cosas y nada. Soy huérfana, cabeza negra, crítica permanente, solitaria, hija de refugietas, samaritana y amiga de un muerto. No creo en la política, no creo en ningún dios, no creo en nadie más que en mí. Por eso me gusta este país, que es mío aunque la extrema derecha no lo admita y me escupa en la cara su palabra de guerra: svartskalle!


Déjame, que ha retornado el insomnio, seguiré buscando el porqué en mis horas de espera de un sueño que no llega nunca.

Asustado estoy por el miedo al miedo.

Sí, los revolucionarios de verdad tenían miedo.

Miedo a ser descubiertos cuando eran clandestinos.

Miedo a caer en las redes de la policía.

Miedo a hablar en la tortura.

Miedo a ser muertos.

Miedo a la luz porque la revolución se hace en la oscuridad de la noche.

Del libro El eco de los gritos, de Carlos Decker-Molina

Letralia

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio