XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

El supermercado como “no lugar” en la novela Mano de obra

lunes 7 de noviembre de 2016
¡Comparte esto en tus redes sociales!

Diamela Eltit

En la novela Mano de obra (2002), de la escritora chilena Diamela Eltit, se pueden apreciar una serie de consecuencias negativas acaecidas a partir de la globalización, que ha afectado a la sociedad por completo a través de su modelo económico neoliberal.

Esta novela es una denuncia que utiliza el espacio del supermercado y las relaciones que allí se gestan para hacer una reflexión en torno al devenir actual de la sociedad. El uso de este lugar para desarrollar el acontecer no es azaroso, las grandes tiendas resultan ser símbolo innegable del neoliberalismo y del poder en la sociedad de consumo, pero no tienen identidad, sólo se presentan como un lugar en que se evidencia la esclavitud de los trabajadores; en lo que Eltit presenta como “la mano de obra”.

Es a través de distintas técnicas narrativas, como el monólogo interior, que se presentan al lector las personas, las acciones, las intenciones de los trabajadores, las consecuencias que trae la vigilancia constante que los supervisores ejercen, la explotación que se sufre por tener que realizar acciones ajenas a lo pactado en el contrato laboral, entre otros. Todo esto hace que el trabajador no se muestre como un individuo, sino como un peón sin expectativas, que se mueve dentro de la economía de mercado.

De esta manera, el supermercado, lugar donde se encasilla la acción, es un “no lugar” pues no tiene identidad, al igual que aquellos que son sobreexplotados en su interior para sobrevivir. Es un espacio de opresión en que la fuerza de trabajo sólo se relaciona con no morir de hambre, con la explotación laboral, con despidos masivos, con sueldos miserables, accidentes de trabajo y acoso sexual hacia las mujeres; por lo que en este espacio se forma un círculo vicioso que sólo termina con el silencio del trabajador o con su rebelión, que implica, por supuesto, la desvinculación con el puesto de trabajo.

Finalmente, el supermercado es un “no lugar” porque carece de memoria histórica, nunca la ha tenido; esto porque, en el afán modernizador capitalista, no existe espacio que no deba producir, todo reducto de tierra debe utilizarse en pos del consumo; es decir, el supermercado como “no lugar” es consecuencia del sistema y del modelo económico que impera en Chile; en su interior se violan todos los derechos en vías del supuesto progreso, pero progreso para quiénes y a costa de qué, pues, como muestra la novela, el desamparo, la desprotección y la marginación para los trabajadores siguen existiendo todavía en la actualidad.

 

Referencias

  • Carreño, Rubí (2003). “Mano de obra, una poética del (des)centramiento”. En Casa de las Américas 230, p. 121-125. Recuperado el 26 de agosto de 2016, de http://www.letras.s5.com/eltitcuba0808037.htm.
  • Eltit, Diamela (2002). Mano de obra. Santiago: Editorial Seix Barral, 2002.
Eric Salazar

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio