Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Ceilán en el corazón de Pablo Neruda
Deconstruyendo los mitos de la vida y poesía de Neruda en Ceilán

• Lunes 18 de junio de 2018
Pablo Neruda en la playa de Wellawatta, Ceilán
Pablo Neruda en la playa de Wellawatta, Ceilán, en abril de 1929. Fuente: Reyes, Bernardo: Retrato de familia (1904-1920), Costa Rica, Santiago, 2003.
“¡Saludo a Ceilán, perla de verdor, flor de las islas, torre de belleza..!
Mis ideas y mi poesía mucho le deben a esta isla.
He conocido y amado a su generoso pueblo…”.
(Palabras de Neruda en la Conferencia de Paz de 1957 en Colombo).1Goonetileke, Ian: Lanka, their Lanka, Colombo, 1984. Goonetileke (1922-2003) fue un destacado académico, bibliógrafo e intelectual ceilanés. Fue director de la biblioteca de la Universidad de Peradeniya en Sri Lanka. En este libro, él recordó las palabras de Neruda antes de leer su discurso en la conferencia de paz en 1957: “Hail Ceylon, pearl of greenness, flower of the islands, tower of beauty!… My ideas and my poetry owe much to this island, I have known and love its generous people” (la traducción al castellano es de la autora de este ensayo). En: Gunawardena, Charles. A Encyclopedia of Sri Lanka. Segunda edición revisada, 2005, Estados Unidos, Reino Unido, India.

Pablo Neruda, el poeta chileno laureado con el premio Nobel de Literatura en 1971, vivió en la antigua Ceilán (hoy Sri Lanka) como cónsul honorario de Chile entre enero de 1929 y junio de 1930. Esta estadía será crucial para la obra poética de Neruda. Así lo reconoce él mismo en las palabras citadas al comienzo de este ensayo. El primer tomo de Residencia en la Tierra, publicado en 1933, fue escrito en parte y terminado definitivamente en el pueblo costero de Wellawatta, situado entre la ciudad de Colombo y el sector de Mount Lavinia. Este libro lo catapultaría a la fama mundial.

Luego de haber viajado a Colombo, Sri Lanka, en 2017, e indagar en terreno las huellas de Neruda, ensayaré una relectura de su vida y obra a la luz de los testimonios escritos, recuerdos e ideas de aquellos que fueron sus amigos personales.

Mucho se ha escrito sobre Neruda en Oriente y la mayoría de los críticos han basado sus trabajos en las memorias póstumas de Neruda Confieso que he vivido (1974)2Neruda, Pablo: Confieso que he vivido. Memorias. Seix Barral, 2001. En adelante será citado como: Neruda: Confieso que he vivido. y la correspondencia con el escritor argentino Héctor Eandi durante 1927 y 1935.3Aguirre, Margarita: Pablo Neruda, Héctor Eandi: Correspondencia durante Residencia en la Tierra, Buenos Aires, 1980. En adelante será citado como: Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda. El contraste entre estas dos fuentes nos ofrece una interesante referencia sobre la misma experiencia vista desde dos etapas etarias de la vida del poeta: mientras en las memorias Neruda hace recuerdos como hombre maduro a más de cuarenta años de lo sucedido, la correspondencia con Eandi nos abre las puertas al mundo poético e íntimo del Neruda veinteañero durante la etapa más experimental de su vida. Sin embargo, para comprender a fondo estas perspectivas, hace falta viajar hacia el pasado a la antigua Ceilán (hoy Sri Lanka) y conocer mejor a aquellos que lo rodearon durante 1929 y 1930. Viajando a Sri Lanka y leyendo a sus poetas y novelistas, es evidente la gran huella cultural que dejó Neruda en Sri Lanka en el mundo del arte y las letras de la isla. Existen valiosos testimonios, análisis y obras que nos entregarán elementos para reinterpretar la vida de Neruda en su tiempo más allá de lo que tradicionalmente afirma la crítica literaria disponible, que, en resumen, se limita a tres afirmaciones fundamentales: la supuesta soledad, la alienación cultural y la ausencia de toda influencia oriental sobre su obra.4Variaciones en torno a estos tres elementos se encuentran en los trabajos de sus principales estudiosos: Hernán Loyola, Jorge Edwards, Volodia Teitelboim, Emir Rodríguez Monegal, David Schidlowsky y Jason Wilson.

El presente ensayo constituye la segunda parte de un trabajo comenzado en Birmania en 2015, cuando publiqué online “Josie Bliss: la amante birmana de Pablo Neruda después de 88 años”.5Véase: Cleary, Eda: “Josie Bliss: la amante birmana de Pablo Neruda después de 88 años”. En: Letralia, 18 de septiembre de 2015. Allí reinterpreté la manera de entender a esta magnífica figura femenina en la poesía de Neruda viviendo e investigando en Birmania más allá de la imagen que nos transmitió el poeta.

Luego de haber viajado a Colombo, Sri Lanka, en 2017, e indagar en terreno las huellas de Neruda, ensayaré una relectura de su vida y obra a la luz de los testimonios escritos, recuerdos e ideas de aquellos que fueron sus amigos personales. La mayoría de ellos alcanzaron, como Neruda, una gran connotación en el mundo del arte y la arquitectura en Sri Lanka, el sur de Asia y el mundo, como por ejemplo el destacado músico, fotógrafo, pintor y mecenas de arte Lionel Wendt (1900-1944) y el famoso pintor George Keyt (1901-1993), ambos ceylaneses burghers.6“Burgher” denota el origen europeo de una minoría ceilanesa.

Las preguntas que nos guiarán en este nuevo recorrido analítico acerca de la vida de Neruda en Ceilán serán: ¿estaba Neruda tan solo como lo describió en sus memorias?; ¿es posible insistir en la idea de que la estadía en Ceilán no haya tenido ninguna influencia sobre su obra, tal cual él lo declaró en las memorias?; ¿qué influjo artístico tuvo el círculo inmediato de artistas liderado por su amigo ceilanés Lionel Wendt tanto en su apertura al mundo como en la obra poética?

 

Primer encuentro con Ceilán: “Colombo dormido y despierto”7Neruda, Pablo: “Colombo dormido y despierto”. En: La Nación, Santiago de Chile, domingo 4 de diciembre de 1927. Las citas de este párrafo serán extraídas de este artículo. En adelante será citado como: Neruda: “Colombo dormido”, 1927.

La primera vez que Neruda pasó por Ceilán fue en septiembre de 1927. Tenía veintitrés años y se dirigía a su primer destino diplomático en Birmania. Mientras viajaba por los distintos países del Asia, Neruda escribía crónicas de viaje para el diario La Nación de Santiago de Chile, y con ello nos dejó testimonio de sus vivencias.8Véase: Loveluck, Juan: “Neruda en La Nación (1927-1929): prosa olvidada. Diez textos presentados y compilados por Juan Loveluck”. En: Anales de Literatura Chilena, enero-diciembre de 1971. En adelante será citado como: Loveluck: “Prosa de Neruda”. Cuando llegó en la noche al puerto de Colombo, imaginó la ciudad como un “Colombo dormido” y anotó: “Aquello era una ciudad sin sombra, sin luz: era como Valparaíso o Buenos Aires… ni sombra de canciones alegres”. Pero luego, al otro día, tomaría una “ricksha”,9La “ricksha” era un vehículo ligero de dos ruedas que se desplazaba por tracción humana muy común en la época colonial en Ceilán. tirada por un ceilanés que al correr parecía “avestruz”, y la ciudad despertaría a sus ojos como un “Colombo despierto”, una auténtica explosión de colores, gentes, artistas callejeros, turbantes, mercados, especias, danzas, usureros y comerciantes ambulantes, música, pedrería, artesanías y frutas. Neruda estaba fascinado por las personas que se le cruzaban en el camino: “Las gentes de Ceilán son raramente hermosas; en cada rostro, regular y ardiente, dos ojos de fuerza, de mirada impresionantemente grave. Parece no existir ni la miseria ni el dolor en este mundo indiferente. Los viejos marchan con la cabeza erguida, su mirada de carbón es altanera, y los pilletes semidesnudos sonríen con soltura, sin petición, sin aire de limosna”. Le impresiona el orgullo de los ceilaneses humildes y los compara con sus similares sudamericanos. Sentía una sincera y espontánea admiración por la prestancia de su espíritu: “Los muchachos hindúes, no más morenos que los sudamericanos, miran y sonríen con más sabiduría, más resonancia íntima, en actitud de más calidad que la manera criolla. Por lo demás el parecido sobrecoge; de repente se acerca un dibujante de tatuajes igual que Hugo Silva,10Hugo Silva (1892-1979), periodista y escritor de una única novela en Chile titulada Pacha Pulai. Fue amigo de Neruda. Trabajó como redactor y director del diario La Nación y la editorial Zig-Zag. un vendedor de Betel con el mismo rostro del poeta Homero Arce”.11Homero Arce (1900-1977) era un poeta chileno que fue secretario personal de Neruda hasta su muerte. Murió luego del golpe militar de 1973 tras ser brutalmente golpeado. En la prensa se habla de un asesinato político.

En el primer ensayo sobre Neruda en Birmania, “Josie Bliss: la amante birmana de Pablo Neruda después de 88 años” (2015), señalé que el poeta en esa época no sustentaba ninguna ideología en particular, pero tenía una especial sensibilidad frente a los sufrimientos de los pueblos sometidos a cualquier dominación extranjera. Era un genuino amante de la libertad y por ello tempranamente sus escritos expresaron una manifiesta animadversión contra todo tipo de opresión. Al alejarse del puerto de Colombo en Ceilán, ya rumbo a Birmania, observó los barcos ingleses y escribió en su cuaderno de viajes: “El barco sale de Colombo. Es desde luego la inmensidad del puerto cosmopolita, sus barcos mercantes de todas latitudes, y al centro un crucero inglés, blanco, plateado, delgado, perfecto y liso como un diente o un cuchillo. Queda ahí frente a los bosques de la isla, frente al techo agudo de las pagodas, entre el olor a especias que llega de la tierra sometida, pegado al mar como signo de fría amenaza”.12Neruda: “Colombo dormido”, 1927.

 

Segundo encuentro: “Ceilán espeso”13Neruda, Pablo: “Ceilán espeso”. En: La Nación, Santiago de Chile, 17 de noviembre de 1929. Escrito en Wellawatta en julio de 1929. En adelante será citado como: Neruda: “Ceilán espeso”, 1929.

Neruda se reencontró con Ceilán por segunda vez en enero de 1929 ya en calidad de cónsul honorario de Chile en la isla. Había pasado más de un año en Birmania. Llevaba en el cuerpo la dura experiencia en Rangún, la pobreza, la vida errante y el ostracismo sufrido en los medios diplomáticos ingleses por haberse relacionado sentimentalmente con Josie Bliss, quien ingresaría más tarde a las letras hispanoamericanas como la famosa amante oriental, la “pantera birmana” o “terrorista amorosa”.

La noticia del traslado a Ceilán lo alcanzó a fines de 1929 encontrándose de vacaciones en Calcuta, en la India, junto a su amigo de aventuras, el escritor chileno Álvaro Hinojosa. Había perdido definitivamente las esperanzas de que el servicio diplomático de Chile lo trasladara a España, a Francia o a México, como era su deseo. Conformándose con esta realidad, el mero cambio de país lo puso de alegre ánimo y le escribió en enero de 1929 a su amigo escritor argentino Héctor Eandi: “Espero estar tranquilo, sano y contento en Ceilán, y así poder hacer algo”. Dejó Birmania y es así como describió su llegada al nuevo destino: “Litoral feliz. Una barrera de coral se alarga, paralela a la playa, y el océano interrumpe allí sus azules en una gorguera rizada y blanca y perpetua de plumas y espumas; las triangulares velas rojas de los sampangs;14Los “sampangs” de los que habla Neruda eran unos barcos de fondo plano en las costas del Asia, especialmente chinos y japoneses. la longitud pura de la costa, en que, como estallidos, ascienden sus rectos troncos las palmas cocoteras, reuniendo, casi en el cielo, sus brillantes y verdes peinetas”.15Neruda, Pablo: “Ceilán espeso”, 1929.

Neruda recordará a Ceilán en sus memorias, luego de más de cuarenta años, como “la más bella isla grande del mundo”, “la más luminosa” y “una tierra sonora” con una música “fascinante” y “enigmática”. A pesar de eso, en los diecisiete meses de vida en la isla continuará sufriendo acuciantes problemas existenciales y materiales, por los que ya había pasado en Birmania y anteriormente en Chile antes de tomar la decisión de abandonar el país.

Residencia en la Tierra, terminada de escribir en Ceilán, será, sin embargo, una obra que revolucionará la expresión del lenguaje poético, creando una verdadera soberanía de la palabra dentro de un nuevo ritmo y concepto estético. Lo monótono, lo ritual, lo misterioso, lo amenazante y lo peligroso serán recursos que darán una nueva fuerza estilística a la poesía de Neruda y lo pondrá a la más alta vanguardia de la poesía mundial. En octubre de 1929 ya le adelanta en carta a Eandi que él deseaba hacer “una poesía poética”, y le agregaba: “El poeta no debe ejercitarse, hay un mandato para él y es penetrar la vida y hacerla profética; el poeta debe ser una superstición, un ser mítico”.16Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda.

 

Ceilán en los tiempos de Neruda (1929-1930)

Cuando llegó Neruda a Ceilán en 1929, la isla llevaba viviendo casi tres siglos de dominación colonial europea (Portugal, 1505-1638; Holanda, 1638-1795, e Inglaterra, desde 1796 hasta 1948). Mientras las primeras dos fuerzas coloniales se habían concentrado en la ocupación de las zonas costeras portuarias, por su valor estratégico y comercial, dejando el interior de la isla en la zona de Kandy con autonomía político-administrativa, los ingleses ponen fin a esa tradición y anexan el reino de Kandy en 1818 después de dos sangrientas guerras (1803 y 1815), poniendo fin definitivo a la independencia de Sri Lanka.

A partir de ese momento Ceilán se transformó en una colonia directamente administrada a través de un gobernador designado por el secretario de Estado para las Colonias (Secretary of State for Colonies) desde Londres.17Véase: Devendra, Somasiri: “A Navy for a Colony”. En: Sunday Times, Colombo, Sri Lanka, 5 de diciembre de 2010. Se dice que Ceilán sería desde un comienzo una especie de “colonia prime”, donde más tarde el imperio británico llevaría a cabo sus pensamientos reformadores en las colonias.18Véase: Lerski, Jan George: “Origin of Trotskyism in Ceylon”. En: The Trotskyist Encyclopedia. En adelante será citado como: Lerski: “Ceylon”. Las mujeres recibieron el derecho a voto universal en 1931.

Un aspecto interesante de Ceilán durante los treinta era la atracción que ejercía sobre artistas extranjeros como destino predilecto.

El corazón de la economía colonial, a principios del siglo pasado, estaba basado principalmente en las plantaciones del famoso té de Ceilán. La población rural vivía en la pobreza. También se exportaban otras especies como la canela, la pimienta, el coco, el clavo de olor, el caucho y el arroz. El comercio local y los servicios en las ciudades eran, asimismo, parte de la entonces próspera isla, siendo una plataforma portuaria clave para el comercio internacional.

Durante los años treinta, los sentimientos independentistas, tanto radicales como reformistas, habían comenzado a surgir. Sin embargo, las inclinaciones reformistas que apuntaban hacia una independencia gradual tendían a imponerse frente a las demás, pues coincidían de alguna manera con la voluntad política de Gran Bretaña para experimentar una estrategia de “descolonización gradual”19En el caso de Ceilán esta estrategia fue exitosa, pues luego de la independencia en 1948, Sri Lanka pasó de “colonia” al estatus de “dominium” de Gran Bretaña. Recién en 1972 Sri Lanka se transformó en república. Véase: Lerski: “Ceylon”. ante los riesgos de ingobernabilidad y descontrol que a largo plazo pudieran crear grupos decididamente antibritánicos.

Un rol importante le cabía en este contexto a la élite local de origen europeo, tanto cingalesa como tamil, que era parte consolidada de la administración colonial británica. Dos años antes de que llegara Neruda a Colombo, en 1927 la isla había sido visitada por Mahatma Gandhi, ya símbolo de la lucha anticolonial en la India, por invitación del Congreso de Estudiantes de Jaffna, provocando gran entusiasmo entre la población local.20Véase; Subramanian, Nirupama: “About Gandhi and Sri Lanka 1926-1947. En: The Hindu, 4 de agosto de 2002.

En el vigoroso y cosmopolita puerto de Colombo convivían cingaleses, tamiles venidos de la India y nacidos en Ceilán, árabes (conocidos hoy como comunidad mora), africanos, malayos, chinos y burghers. Estos últimos eran los mestizos descendientes de familias interraciales entre europeos portugueses, holandeses y británicos y, en menor número, de franceses, rusos y polacos con cingaleses y/o tamiles. De este último grupo provenían los que serían amigos de Neruda en la isla.

La ciudad era multirreligiosa y se practicaba el budismo, que era mayoritario, el hinduismo generalmente de la población originaria de la India, la fe musulmana, el cristianismo católico y protestante y por supuesto la multiplicidad de creencias religioso-supersticiosas de la sociedad campesina. En 1929 Colombo contaba con una población de 280.000 habitantes (la población actual de la ciudad es cerca de seis millones, de los cuales unos 700.000 viven en el área metropolitana). El puerto y ciudad de Colombo tenía una fuerte infraestructura urbana heredada de los colonizadores, tales como el sistema de transporte de canales, una red de tranvías eléctricos, el ferrocarril, el centro de la ciudad con calles adoquinadas, el correo, las oficinas aduaneras, hoteles y edificios públicos y de empresas, centros de comercio, escuelas y hospitales que se mezclaban con las magníficas pagodas budistas, templos hindúes e impresionantes mezquitas.

Un aspecto interesante de Ceilán durante los treinta era la atracción que ejercía sobre artistas extranjeros como destino predilecto. Históricamente, un amplio espectro de figuras mundiales del arte y las letras visitaron y vivieron en la isla. Entre ellos se pueden mencionar el escritor ruso Anton Chejov, los norteamericanos Mark Twain, Thomas Merton y Julia Child, el británico Leonard Woolf, el irlandés George Bernard Shaw, el millonario filántropo norteamericano Andrew Carnegie, la pintora británica Marianne North, el poeta y escritor griego Nikos Kazantzakis, autor de Zorba, el griego, y el poeta indio-bengalí Rabindranath Tagore, premio Nobel de Literatura en 1913, quien visitó varias veces la isla entre 1922 y 1934.

Casa de Pablo Neruda en Wellawatta
La casa de Neruda en la línea 42, Nº 56, en Wellawatta (1929-1930).

Los costos de vida en la ciudad-puerto de Colombo eran altos y, por este motivo, Neruda decidió irse a las afueras y buscar un arriendo acorde a su escuálido salario. Se instaló en Wellawatta,21Wellawatta es el nombre del barrio donde vivió Neruda desde 1929. El ingeniero forestal ceilanés Rashal Weerasinghe me explicó durante mi viaje a Colombo en 2017 que “wella” significa arena y “watta” estado o jardín. En la literatura este nombre se escribe de distintas maneras: Wellawatha (usado por Neruda), Wellawatte, Wellawatta. Nosotros usaremos la más usual que es Wellawatta. un pueblo costero que hoy es parte de la ciudad y constituye una de las principales zonas turísticas y playeras del país, con un desarrollo inmobiliario y hotelero que ha cambiado la faz de la ciudad. Actualmente su vieja dirección en la línea 42, número 56, en Wellawatta, es una calle corta perpendicular ubicada entre dos arterias principales de la ciudad de Colombo: la avenida costera (Marine Drive) a lo largo de la línea del tren con vista al océano Índico y la Galle Road.

Colombo era un puerto clave al sur de la India que unía las rutas comerciales entre este y oeste y concentraba un importante volumen del tráfico de bienes que pronto se vería gravemente reducido a raíz de la crisis financiera mundial de octubre de 1929. El gobierno chileno comenzó a cerrar varias de sus sedes diplomáticas en Oriente, pero Neruda se salvó de perder el empleo debido a la costumbre del pueblo chileno de tomar té tres veces al día y que inevitablemente tenía que importar de Oriente.

Línea 42 de Wellawatta
La línea 42 de Wellawatta, que conduce a la costanera (2017).

 

Neruda y la soledad como “sentimiento literario”

El tema de la soledad de Neruda en Ceilán ha sido tratado por la crítica principalmente como consecuencia de la barrera idiomática y el desarraigo cultural en Oriente. Sin embargo, conviene releer con atención lo que él mismo afirmó en sus memorias en cuanto al papel de la soledad como “sentimiento literario” y condición insoslayable para la creatividad de los escritores durante la juventud: “El escritor joven no puede escribir sin ese estremecimiento de soledad, aunque sea ficticio, así como el escritor maduro no hará nada sin el sabor de compañía humana, de sociedad”.22Neruda, Pablo: Confieso que he vivido.

Hay que considerar que la estadía en Oriente tuvo lugar durante su juventud, cuando estaba dedicado a la tarea hercúlea de sentar las bases poéticas para lo que sería el Pablo Neruda del futuro. En esa época, Neruda buscaba “aislar la expresión”23Véase: Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda. de la palabra de una manera que no existía todavía en el mundo de la poesía.

 

Vida de barrio en Ceilán

Neruda tenía veinticuatro años cuando llegó a Ceilán. Los ceilaneses lo conocían como Ricardo Reyes y no como Neruda. Cumplió allí los veinticinco y abandonó la isla rumbo a Batavia (hoy Yakarta, en Indonesia) un mes antes de cumplir los veintiséis, en junio de 1930. Recién llegado y buscando una casa para arrendar, un abogado ceylanés, de apellido Amerasingham, le ayudó a encontrar un bungalow en Wellawatta.24Fonseka, Manel: comentarios al artículo de Fernando Laksiri “Adventures of Pablo Neruda in Ceylon”. En: Colombo Telegraph, 23 de abril de 2013. En adelante será citado como: Laksiri: “Comments”.

Allí Neruda llevaba una peculiar vida de barrio: por las mañanas iba a bañarse en la playa e interactuaba con los pescadores, ayudando con las redes y observando sus faenas sin entender una sola palabra del idioma, y luego seguía con atención los baños marinos que se les daban a los elefantes, a los que veía como “grandes jornaleros”. El contacto con los niños del sector era fluido porque pronto se habían acostumbrado a él y a sus dos inseparables mascotas: su perro Kuthaka, que lo había salvado de ser atropellado por un tren al quedarse atrapado en las líneas del ferrocarril, avisando del accidente al ingeniero con sus potentes ladridos para que parara el tren, y su mangosta25La mangosta es un mamífero carnívoro típico del Asia que pesa cerca de cinco kilos y generalmente se domestica para mantener baja la población de serpientes venenosas. Es parecido a la comadreja. Kyria —las mangostas son famosas por ser los únicos animales capaces de enfrentarse y vencer a las serpientes venenosas—, que dormía y almorzaba con él y que protagonizaría con Neruda un divertido incidente.26Neruda contaría en sus memorias que la chiquillada le pediría prestada la mangosta Kyria para que matara a una temible y venenosa víbora Russell. Neruda marchó con los niños hacia el encuentro de la serpiente, pero Kyria, ya domesticada por él, había perdido sus naturales instintos y se volvió corriendo vertiginosamente a la casa de Wellawatta, con lo que “perdieron para siempre su prestigio” en el barrio.

Neruda solía ir casi todos los días de Wellawatta a Colombo. Lo más probable es que pasara por la casa de Lionel Wendt, quien también hablaba castellano.

Aparte de eso, estableció una amistad con varios de sus vecinos: Boya Pieres y Fernando,27Volodia Teitelboim afirma en la Biografía íntima que fue su vecino Boya Pieres quien protegió a Josie Bliss en Wellawatta, pero el profesor cingalés Fernando Laksiri afirma que fue Fernando. Corrobora esta versión Lavín de la Cerda, Hernán: “Algunas claves para leer a Neruda”. En: LetrasS5, 2014. al frente de su casa, y quien pronto albergaría y protegería a su ex amante birmana Josie Bliss cuando apareció a principios de 1929 en Wellawatta. También era amigo del abogado-escritor S. P. Amarasingan, que vivía en la misma calle que él. Otros personajes del barrio que Neruda recordaría con mucho humor eran un matrimonio viejo de humildes pescadores que vivían en una choza cerca de su casa. Una vez a la semana, la mujer buscaba “protección internacional” en su bungalow para salvarse de los golpes que le propinaba el violento marido, hasta que al otro día aparecía arrepentido a buscarla: “La única ocasión en que extendí la extraterritorialidad, (fue) para liberar a una mujer anciana de periódicas golpizas conyugales. Ella no paraba de llorar, pero lloró mucho cuando su marido sucumbió a una venenosa mordida de serpiente mientras cortaba leña…”.28Véase: Teitelboim, Volodia: Neruda: An Intimate Biography. Traducción: Bewerly J. Delong Tonelli, Capítulo: “Return to Maligna”. Austin, Texas (Estados Unidos), 1991. En adelante será citado como: Teitelboim: Biografía íntima.

Neruda solía ir casi todos los días de Wellawatta a Colombo.29Véase: op. cit. Lo más probable es que pasara por la casa de Lionel Wendt, quien también hablaba castellano, y/o por donde las “hummeries”, que eran unos bungalows en que “grupos de jóvenes ingleses, pequeños empleados de tiendas y compañías, vivían en común para economizar alquileres y alimento”30Véase: Neruda, Pablo: Confieso que he vivido.. Allí tenía algunos amigos y, sobre todo, amigas con las que mantenía encuentros íntimos y lo visitaban en su casa de Wellawatta.31Entre las chicas de las “hummeries” Neruda recordó en sus memorias a Patsy, que, sin ser prostituta, había tenido relaciones sexuales con catorce amigos en una sola noche. Era, dijo, “un producto colonial, una fruta cándida y generosa… nunca tuve por ella sino simpatía”.

El resto del tiempo lo dividía entre sus obligaciones consulares de tramitación de aduana para el embarco del té hacia Chile y la poesía.

 

El Círculo Social de Neruda en Colombo: una puerta al mundo

Neruda era originario del sur de Chile, de la ciudad de Temuco. Creció en una tierra lluviosa de frondosos bosques nativos, ríos caudalosos de frías aguas e interminables inviernos. El poeta era un muchacho tímido no sólo por su origen social humilde, sino por la propia idiosincrasia que caracterizaba a la población sureña. Recordando su arribo a las ciudades más grandes, contaba: “Yo llegaba de la lluvia sureña y de la monosilábica relación de las tierras frías (…). Mi timidez austral se basaba en lo inseparable de la soledad y de la expresión. Mi gente, padres, vecinos, tíos y compañeros, apenas si se expresaban”.32Neruda, Pablo: “Mariano Latorre, Pedro Prado y mi propia sombra”. Discurso pronunciado el 30 de marzo de 1962 en honor de estos escritores chilenos. En: Neruda. Sitio de la Universidad de Chile. Viviendo Neruda en Santiago y luego en Valparaíso, experimentó por primera vez el mundo de las tertulias y conversaciones intelectuales. No obstante, Santiago seguía siendo una ciudad provinciana. Neruda ya había publicado en Chile Veinte poemas de amor y una canción desesperada y Crepusculario, pero su obra todavía estaba lejos de alcanzar difusión internacional.

Ceilán le abriría las puertas a un círculo intelectuales y artistas que lo pondrá en contacto con un mundo social desconocido por él. Su amistad con el extraordinario mecenas de arte, músico, cineasta y fotógrafo, el ceilanés burgher Lionel Wendt, líder del movimiento de arte modernista en Ceilán, sería el punto de partida para interactuar con un enriquecedor grupo de artistas ceilaneses y británicos que serán fundamentales para la trayectoria intelectual y artística internacional de Neruda, y que desembocaría en 1971 en la obtención del Premio Nobel de Literatura.

Pablo Neruda pasó los primeros tiempos en Wellawatta adaptándose al nuevo escenario social, hasta que logró empezar a integrarse paulatinamente, como lo anotó en sus memorias: “poco a poco comenzó a romperse la corteza impenetrable” que sintió al principio para conocer a “algunos pocos y buenos amigos”. Entre ellos Lionel Wendt y el inglés Andrew Boyd, que fue más tarde uno de sus primeros traductores al inglés.

Luego mencionó a dos “notables snobs” de los “hermosos clubs de Colombo” que eran un “falso noble francés”, el conde de Mauny, y un “polaco elegante y descuidado”, Winzer, a quien llamaba “amigo”.

 

Lionel Wendt (1900-1944)

Lionel Wendt
Lionel Wendt (1900-1944). Músico, mecenas de arte y fotógrafo ceilanés.

Lionel Wendt nació en 1900 en Sri Lanka y murió a la temprana edad de 44 años de un ataque al corazón (asma cardíaca).33Véase: Dissanayake, Ellen: “Renaissance Man. Lionel Wendt, creator of a truly Sri Lankan idiom”. 1944. En: Serendib, 13(4), pp. 16-22. En adelante será citado como: Dissanayake: “Wendt”. Pertenecía a la ínfima minoría de los así llamados burghers, que han constituido una comunidad de gran influencia cultural y política en la isla. En su origen eran descendientes de matrimonios entre europeos y/o ceilaneses y tamiles que conservaron de generación en generación las tradiciones europeas, una educación occidental para sus hijos, dando preferencia a profesiones liberales como derecho, ingeniería, arquitectura o medicina. En el tiempo de Neruda los burghers o “euroasiáticos” eran una comunidad altamente integrada a la administración pública colonial pues hablaban perfectamente el inglés, estaban inmersos dentro de la cultura británica y servían de bisagra de comunicación entre los señores coloniales y la población local. También se caracterizaban por profesar mayoritariamente la religión cristiana ya sea católica o protestante.

Se cuenta que muchos de ellos amasaron importantes fortunas y vivían en imponentes casas en la ciudad de Colombo. La condición de burgher significaba casi automáticamente una mejor posición social dentro de la sociedad ceilanesa, con pocas excepciones.34Hay excepciones de familias burghers que diferían de esta caracterización privilegiada pues sufrían de pobreza, tal cual lo narra el famoso escritor, poeta y periodista burgher Carl Muller, autor de una novela sobre la vida cotidiana de los burghers en Sri Lanka durante los treinta titulada The Jam Fruit Tree. En 1993 fue premiada con el Gratiaen Prize a la mejor novela de literatura creativa escrita en inglés en Sri Lanka. Véase: Shannine, Daniel: “The Story behind the Burghers of Sri Lanka”. En: Roar, 8 de febrero de 2017. No obstante, los burgher eran discriminados por los europeos de “pura sangre” como “mestizos”. Siendo la población total de Colombo en los años treinta de cerca de 270.000 personas, ellos sólo eran 23.500 personas.35Véase: Aldrich, Robert: Cultural Encounters and Homoeroticism in Sri Lanka: Sex and Serendipity, New York, 2014. En adelante será citado como: Aldrich: Cultural Encounters. Según la académica esrilanquesa Kumari Jayawardena, los burghers actuaron como el arquetipo de los modernizadores de la isla por sus altos niveles educativos y su capital intelectual.36Citado por: Aldrich: Cultural Encounters.

La vida de Lionel Wendt representaba en sí misma el ambiente cosmopolita que se vivía en Colombo cuando Neruda se une a su grupo durante 1929. Luego de terminar la escuela secundaria en Ceilán, Lionel y su único hermano Harry estudiaron derecho en Cambridge (1919-1924). Lionel tenía también una sólida formación musical clásica y un extraordinario talento, por lo que continuó sus estudios de piano en la Academia Real de Música en Londres.37Véase: Sunday Times: “A Man with a Vision”. 26 de noviembre de 2000. En adelante será citado como: Sunday Times: “A Man with a Vision”. Se interesaba por la música clásica, pero asimismo por el jazz, la música liviana en general y la música y danza oriental tradicional. En 1924 volvió a Colombo y la temprana muerte de sus padres dejó a los hermanos Wendt como ricos herederos de una sólida fortuna. Lionel se transformó en mecenas de arte y se dedicó a la música y la promoción de la pintura, y más tarde se concentró en la fotografía, llegando a ser famoso internacionalmente con sus técnicas fotográficas innovadoras. Tanto en vida como posteriormente Wendt ha sido visto como el principal pionero del arte modernista en Sri Lanka.

Cuando Neruda conoció a Wendt era una persona de renombre en los círculos artísticos urbanos de Colombo y uno de los jóvenes más atrayentes por su singular personalidad e ideas reformadoras del arte ceilanés. En las memorias Neruda lo recordó como “su amigo músico y musicólogo”, como “pianista, fotógrafo, crítico (y) cinematografista”, siendo “el centro de la vida cultural que se debatía entre los estertores del imperio y una reflexión hacia los valores vírgenes de la isla”. Wendt, contó, era generoso al enviarle todas las semanas un “saco de libros” en inglés, que introduciría a Neruda al mundo de la más moderna y clásica literatura inglesa y/o escrita en inglés de la época (Huxley, Eliot, Joyce, D. H. Wallace, Lawrence y Wilde), pues Wendt tenía una inmensa biblioteca.

Wendt era inteligente, con sentido del humor, irreverente y rebelde, y poseía una energía de trabajo excepcional. Odiaba la hipocresía, era seguro de sí mismo, sensible, leal y gran amigo de sus amigos: “Era indiferente frente a su propia reputación, pero rápido en defender a otros artistas”.38Véase: Dissanayake: “Wendt”. Otro de sus amigos, el cineasta Lester James Peiris,39Lester, el cineasta, era hijo del abogado, autor de libros y académico Harold Peiris (1904-1988), quien pertenecía a una importante familia aristocrática esrilanquesa. Junto a Lionel Wendt fundaron el famoso Grupo 43, de artistas modernos en Sri Lanka, que sentaría las bases para el despegue del modernismo en el arte de la isla. Allí participó también más tarde su hermano, el pintor Ivan Peiris. lo describió como “un hombre grande, una mole de hombre. Fumaba una horrible marca de cigarrillos sin parar. Usaba todo el tiempo unos suspensores para evitar que se le cayeran los pantalones. Tenía una barriga enorme que se agitaba hacia adentro y hacia afuera cuando reía. Generalmente vestía camisas multicolores. Lionel Wendt era un maravilloso orador. Era el mejor narrador y el más gracioso conversador que había conocido… las obscenidades eran la parte más divertida…”.40Citado por: Aldrich: Cultural Encounters.

Al llegar a Ceilán, Neruda recordó que contaba con una “indigna mala educación musical” y que había sido Lionel Wendt quien lo había introducido al mundo de la música clásica.

En su función de mecenas, Wendt no dudaba en comprar las pinturas de sus protegidos para apoyarlos en las trayectorias artísticas. Se cuenta, por ejemplo, que Wendt era muy cercano a Harold Peiris (1904-1988), quien, según su hijo, también conoció a Neruda. Peiris era un millonario heredero extremadamente culto, pero adscribía a las ideas marxistas. Hablaba nueve idiomas y era experto en las lenguas antiguas sánscrito y palí. También era pintor. Se casó en segundas nupcias con Peggy, la hermana del pintor George Keyt,41Interesante es destacar que la primera mujer de Harold Peiris, Leah, se involucró sentimentalmente con Boyd durante la construcción de la casa en Kandy y luego se casaría con él, yéndose a Inglaterra. Peiris se casaría a su vez con Peggy Keyt, hermana de George Keyt, y quedaron en términos amistosos entre todos. Véase: Robson, David: “Andrew Boyd and Minnette De Silva. Two Pioneers of Modernism in Ceylon”. En: Matter, 4 de marzo de 2015. quien sería uno de los mejores amigos de Neruda en Ceilán. Harold Peiris, al igual que Wendt, era amigo de los amigos y en forma totalmente desinteresada apoyó a George Keyt en su carrera.42La generosidad de Harold con George era grande pues, por ejemplo, para liberarlo de responsabilidades económicas y que se pudiera dedicar a la pintura, le compró a la primera mujer divorciada de Keyt una casa y se hizo cargo de la educación de sus hijos. Véase: Peiris, Damayanti: “My Father Harold”. En: Sunday Times, 17 de julio de 2005.

A fines de los años veinte, Wendt mandó a construir una casa de un piso en el exclusivo barrio de Colombo en Cinnamon Gardens, en la calle Guilford Crescent 18, que servía de centro de encuentro para un destacado grupo de amigos artistas, entre ellos Neruda. Cuando Eandi le mandaba desde Argentina los periódicos impresos en inmensos formatos a Ceilán, Neruda los compartía en sus círculos y le contaba que “causan el frenesí de mis amigos orientales”.43Véase: Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda. 24 de abril de 1929. Era también evidente que sus amigos ceilaneses encontraron en Neruda a una persona de cierta aura exótica por ser cónsul sudamericano de un pequeño y casi desconocido país en Asia.

Al llegar a Ceilán, Neruda recordó que contaba con una “indigna mala educación musical” y que había sido Lionel Wendt quien lo había introducido al mundo de la música clásica. Como él tenía un gramófono en Wellawatta, casi toda su estadía escuchó los tres discos del álbum con la sonata para piano y violín de César Franck mientras escribía su famoso libro Residencia en la Tierra: “Cada noche la sonata vivía conmigo, conduciéndome y envolviéndome, dándome su perpetua tristeza, su victoriosa melancolía”.44Véase: Neruda: Confieso que he vivido. Era sin duda el complemento ideal para el “sentimiento literario de la soledad”.

Pablo Neruda no dejó pasar la oportunidad de enseñarle a Wendt el ritmo criollo de las tonadas. Manel Fonseka,45Véase: Fonseka, Manel. En: Laksiri: “Comments”. la destacada intelectual y académica esrilanquesa, que conoció más tarde a Neruda personalmente, contó que Lionel daría en 1931 un recital de música clásica en Colombo abriendo con Bach y Chopin para luego irrumpir con una serie de tonadas chilenas, causando la delicia del público. Era evidentemente la “herencia” de su amigo chileno, el cónsul Ricardo Reyes. Este episodio se publicó en la prensa local narrado por otro miembro del círculo en torno a Wendt, el británico Andrew Boyd. Con el tiempo llegaría a ser otro de los mejores amigos de Neruda en la isla. Boyd tendría un acervo intelectual sustancial sobre el poeta, perdurando su amistad más allá del encuentro en Ceilán.

 

Andrew Boyd (1905-1962)

Andrew Boyd
Andrew Boyd (1905-1962). Catador de té, arquitecto y traductor de Neruda.

Boyd había nacido en Cornwall y era menor en un año que Neruda. Por recomendación de su padre, quien había sido juez en la India, Andrew comenzó a trabajar como “catador de té” en 1927 en la famosa empresa internacional de té Lipton en Ceilán. Se había educado entre la India y Gran Bretaña. Hablaba perfectamente el castellano y, junto a su hermano poeta, C. H. Boyd, en 1936 le tradujeron al inglés a Neruda el poema “Walking Around”, escrito en España en 1935 para el segundo tomo de Residencia en la Tierra. Este poema expresó con maestría la angustia del hombre moderno en las grandes ciudades y en el caso de España antes de que estallara la guerra civil.46“Walking Around” se escribió en 1935 y fue única en su estilo. Esta es su primera estrofa: “Sucede que me canso de ser hombre. Sucede que entro en las sastrerías y en los cines marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro navegando en un agua de origen y ceniza. El olor a las peluquerías me hace llorar a gritos. Sólo quiero un descanso de piedras o de lana, sólo quiero no ver establecimientos y jardines, ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores. Sucede que me canso de mis pies y mis uñas y mi pelo y mi sombra. Sucede que me canso de ser hombre”.

Boyd es considerado actualmente un pionero de la arquitectura modernista en Sri Lanka, caracterizada por su sencillez, las líneas claras y su construcción armónica con el entorno natural.47Véase: Robson, David: “Andrew Boyd and Minnette De Silva. Two Pioneers of Modernism in Ceylon”. En: Matter, 4 de marzo de 2015. Neruda desarrolló una especial cercanía y confianza con él pues compartían muchas posiciones anticolonialistas y visiones del arte. Incluso en la correspondencia con Eandi, Neruda le daba la dirección de Boyd en Londres para que le hiciera envíos de libros desde Sudamérica. En carta escrita a Eandi el 9 de junio de 1930, ya camino a Singapur, le comenta que había hecho despedidas en su casa de Wellawatta “para siempre” y “casi con gran pena” de su “verdaderamente amigo Andrew, que hizo mi vida tan agradable en los últimos meses” en Ceilán. Boyd también se transformaría, como Neruda, en militante del Partido Comunista en su país, sería miembro fundador de la Asociación de Amistad Chino-Británica en Londres y trabajaría hasta su muerte como arquitecto en jefe del Departamento de Arquitectura de la municipalidad de Londres.48Op. cit.

Andrew Boyd era amigo del pintor ceilanés burgher George Keyt (1901-1993), del círculo de Wendt, y ellos a su vez estaban relacionados con aquel “snob” polaco que Neruda menciona en sus memorias: Winzer.

 

George Keyt (1901-1993) y Charles Winzer (1886-1940)

George Keyt
George Keyt (1901-1993). Pintor y escritor ceilanés.

George Keyt provenía de una familia de clase alta oriunda de la zona montañosa y ex reino de Kandy. Keyt llegaría a ser en el futuro el mayor exponente de la pintura moderna de Ceilán. A pesar de que algunos críticos lo llamaron el “Picasso del Sur de Asia”,49Véase: Singh, Kishore: “George Keyt: The Picasso of South Asia”. En: Business Standard, 28 de julio de 2017. él desarrolló un estilo único e irrepetible, mezclando elementos occidentales como el cubismo de Pablo Picasso, el de George Braque o el de Henri Matisse en su pintura, y elementos de la cultura milenaria india (especialmente la escultura) y de las tradiciones pictóricas ceilanesas budistas.50Véase: Holsinger, Ryan, y Natalie Soysa: “Celebrating the Life and Times of legendary George Keyt”. En: Colombo Gazette, 23 de enero de 2018. Neruda lo visitó nuevamente en 1957 cerca de Kandy en la aldea de Sirimalwatte, donde vivía en completa armonía con la naturaleza dedicándose en cuerpo y alma a la pintura.51Véase: Devendra, Tissa: “The lives of Keyt”. En: Sunday Observer, 22 de abril de 2007.

El poeta conoció a través de ellos al excéntrico Charles Freegrove Winzer, que había arribado a Ceilán en 1920 como “inspector de artes” del gobierno colonial de la isla. Era de origen polaco nacido en Gran Bretaña. Se quedaría a lo largo de más de una década trabajando en Ceilán y se transformaría en mentor artístico del pintor George Keyt. Winzer era también pintor y litógrafo. Había pasado la juventud en París en los tiempos de Picasso y Matisse. Más tarde, Neruda entablaría una larga y sólida amistad artística y política con Picasso.

Winzer contribuyó a sentar las bases de lo que sería la primera expresión organizativa del arte moderno en Ceilán, liderada por Wendt: el Club de Arte de Ceilán (Ceylon Art Club), en contraposición a la tradicional y conservadora Sociedad de las Artes de Ceilán (Ceylon Society of Arts). Esta última estaba presidida por el profesor de arte Mudaliyer Amarasekera, que contaba con apoyo oficial y monopolizaba hasta ese momento la escena cultural nacional,52Véase: Yashodhara, Dalmia: Buddha to Krishna: Life and Times of George Keyt, Nueva York, 2017, pp. 10-46. En adelante será citado como: Yashodhara: Keyt. limitada, según Winzer, a réplicas mediocres del naturalismo victoriano y edwardiano.

Winzer no sólo ejercía una gran influencia sobre la educación en las escuelas como “inspector de artes”, sino que también ocuparía entre 1930 y 1931 la posición de director interino del Departamento de Arqueología del gobierno de Ceilán.53Véase: “History of the Department of Archaeology”. En: web del Departamento de Arqueología de Sri Lanka. Esta institución estaba encargada de la preservación y estudio del patrimonio arqueológico de la isla.

Neruda lo recordaría solamente por esa “curiosa” profesión: “conservador del tesoro cultural y arqueológico” de Ceilán. Guardaba la imagen de un hombre “elegante y descuidado… que dictaminaba en los escasos salones. Era notablemente ingenioso, bastante cínico y enterado de cuanto existe en el universo”. Winzer tenía en ese entonces 44 y Neruda veinticinco años. En una gira oficial que hizo por invitación de Winzer a los sitios arqueológicos de Anuradhapura y Polonnaruwa, dos magníficas ciudades antiguas que habían permanecido cubiertas por la selva durante siglos, Neruda se sorprendió de la total naturalidad con que actuaba Winzer al despojar a Ceilán de su propio patrimonio arqueológico, pues “llegaba a los remotos monasterios y, con gran complacencia de los monjes budistas, trasladaba a la camioneta oficial las portentosas esculturas de piedra milenaria que concluirían su destino en los museos de Inglaterra. Había que ver la cara de satisfacción de los monjes vestidos color azafrán cuando Winzer les dejaba, en sustitución de sus antigüedades, unas pintarrajeadas figuras budistas de celuloide japonés. Las miraban con reverencia y las depositaban en los mismos altares donde habían sonreído por varios siglos las estatuas de jaspe y granito”. Por esta razón lo recordaría, no sin una dosis de clásico humor criollo, como un “elegante sinvergüenza”.

Después de la exposición de Keyt y Beling, la Sociedad de las Artes de Ceilán, conducida por su director Amarasekera, tildó a los jóvenes artistas como “impostores”, “cubistas”, “decadentes” o “degenerados”. Estas actitudes recalcitrantes Neruda las conocía en demasía desde su propia tierra natal.

Según Dalmia Yashodhara,54Véase Yashodhara: Keyt. historiadora y curadora de arte, Winzer desde su puesto oficial dio un impulso decisivo al grupo de Lionel Wendt y al proceso de reflexión sobre la necesidad de amalgamar el arte ceilanés en una síntesis entre el arte antiguo de Ceilán y las tendencias pictóricas modernistas.55En cierto modo, la génesis del arte modernista ceilanés no puede comprenderse sin la presencia de Winzer. Su logro más destacado se produciría en el futuro, ya en su ausencia, cuando Lionel Wendt y Harold Peiris dieron inicio al más importante fenómeno artístico modernista de Ceilán con la fundación del Grupo 43. Allí se reclutarían nuevos artistas jóvenes influenciados por los conceptos winzerianos que ya habían seguido una senda de desarrollo autónomo. Entre ellos se contarían Richard Gabriel (1924-2016), Ivan Peiris (1931-1988) y el caricaturista Aubrey Collette (1920-1992).

Charles Winzer fomentaba el reclutamiento de talentos artísticos en la isla, y cuando el Club de Arte de Ceilán empezó a organizar las primeras exposiciones, no dudaron en invitar a Neruda en su calidad de cónsul y poeta para hacer una reseña lírica del trabajo de la pintura de George Keyt en el Pabellón Memorial de Ferguson, 56En inglés se dice “Colombo Ferguson Memorial Hall”. donde se expondrían también las obras de Geoffrey Beling (1907-1992).57Neruda también era amigo del arquitecto y pintor Beling, pues su nieta, Deborah Phillip, quien es hoy historiadora de arte de la Universidad de Colombo, contó que tenía en sus archivos familiares una carta antigua de Neruda a su abuelo. Véase en: “Debbie’s Whist quest”, Sunday Times, 2 de marzo de 2014. Las palabras que pronunció Neruda serían una verdadera premonición de la inmensa fama que alcanzaría el talento de Keyt en el futuro: “Keyt, pienso yo, es núcleo vivo de un gran pintor. En toda su obra existe una moderación en la madurez, la hermosa estabilidad de la realización —las más preciadas cualidades en un artista tan joven. Sin embargo, mágicamente pone sus colores y cuidadosamente distribuye los volúmenes plásticos. Las pinturas de Keyt jamás producen un efecto dramático, particularmente sus pinturas de gente cingalesa. Estas figuras toman una extraña grandeza expresiva e irradian un aura de sentimiento inmensamente profundo”.58Yashodhara: Keyt. Traducción realizada por la autora de este ensayo sobre el siguiente texto en inglés (2018): “Keyt, I think, is the living nucleous of a great painter. In all his work there is the moderation of maturity, the beautiful stability of achievment —qualities most precious in so young an artist. Magically though he places his colours, and carefully though he distributes his plastic volumes, Keyt’s pictures nevertheless produce a dramatic effect, particularly in his paintings of Sinhalese people. These figures take on a strange expressive grandeur, and radiate an aura of intensely profound feeling”.

Se cuenta que en la exhibición conjunta entre Keyt y Beling en el Pabellón Memorial de Ferguson, en enero de 1930, hubo objeciones por la presencia de una pintura de Keyt que mostraba un desnudo. Neruda, acostumbrado a improvisar, de inmediato intervino exclamando: “Todo está bien. La pueden colgar afuera”, mitigando el ambiente de tensión. Keyt le regaló a Neruda en esa ocasión un cuadro suyo que debía llevar con él a donde quiera que fuese.

Después de la exposición de Keyt y Beling, la Sociedad de las Artes de Ceilán, conducida por su director Amarasekera, tildó a los jóvenes artistas como “impostores”, “cubistas”, “decadentes” o “degenerados”.59Véase: Sunday Times: “A Man with a Vision”. Estas actitudes recalcitrantes Neruda las conocía en demasía desde su propia tierra natal desde los tiempos de estudiante, cuando oponía activa resistencia anarquista60Neruda le contó a Eandi, en una carta fechada el 17 de febrero de 1933, sobre sus ideas anarquistas: “Yo fui anarquista hace años y redactor del periódico sindico-anarquista Claridad y… todavía me queda esa desconfianza anarquista hacia las formas del Estado, hacia la política impura”. a los malos manejos de los políticos conservadores.

Neruda, evidentemente, ya había aprendido a manejarse con destreza en las complejas aguas del mundo internacional del arte. Compartió con una élite artística local que se movía en el contradictorio mundo colonial entre privilegios, nuevos enfoques de vida, rebeldía y un fuerte vínculo hacia sus raíces europeas que le daban automáticamente una dimensión internacional.

No sólo vivenció el arte negociador de Lionel Wendt para conseguir la ayuda oficial de Winzer, sino que experimentó qué beneficios podría traer la flexibilidad de los artistas ceilaneses para moverse en el complicado mundo colonial, que no era tan distinto al violento mundo oligárquico chileno. El contacto con esta vanguardia artística le permitió compartir un universo de pensamiento experimental y tolerancia tanto en lo artístico como en lo erótico, y la búsqueda permanente de nuevos caminos de expresión en el arte. Allí confluían la fotografía, la poesía, la pintura, la escultura, el cine, la litografía y la música no sólo occidental, sino también la popular y la folclórica. Aquella emergente élite artística urbana de Colombo era decididamente revolucionaria no sólo en cuestiones de contenido y forma, sino también en las estrategias para posicionar sus nuevas propuestas artísticas al más alto nivel de la cultura en su país, luchando no desde la ruptura, sino sencillamente compitiéndole cara a cara al establishment cultural colonial.

Cuando Neruda volvió a visitar a George Keyt en la aldea de Sirimalwatte en 1957, estaba muy nostálgico por la muerte de Wendt y la ausencia de muchos de sus amigos de antaño. El poeta le dijo a Keyt que le encantaría recuperar el texto completo de la reseña de arte que le había preparado entonces porque era la primera que había hecho en su vida y había resultado ser profética. Pero el pintor no tenía una copia a mano y sólo pudieron rememorar en conjunto lo que se había dicho en el Ferguson Memorial Hall veintisiete años atrás. Keyt y Neruda siguieron siendo amigos de por vida, así como con Andrew Boyd.

 

Los salones sociales: el conde de Mauny (1866-1941) y Bewis Bawa (1909-2003)

Neruda guardó en su retina los “salones” sociales de Colombo. Lo más probable es que esos salones tuvieran lugar en los hoteles más elegantes de la época, que eran el hotel Oriental, el Galle Face o el Mount Lavinia, que todavía hoy existen. Allí Winzer se disputaba la escena con el “falso noble francés”, el “conde de Mauny”. Él era un snob internacional que de joven se había puesto el rimbombante nombre de “Maurice de Mauny Talvande” para casarse en tal condición con alguna heredera noble europea, cuestión que logró finalmente al desposarse en 1897 con la hija del cuarto conde de Strafford, lady Mary Byng. Divorciado en 1920, partiría a Ceilán en 1920 autoadjudicándose el título de “conde”. En la isla trabajaría en la construcción de muebles de diseño y como paisajista para jardines de familias adineradas.

En 1925 compraría la isla de Taprobane, en la bahía de Beligama, en la costa sur de Ceilán, y construiría en ella una magnífica mansión con vista al mar, logrando su sueño de crear un “edén privado” rodeado de jardines tropicales. Mauny solía recibir importantes visitas en su isla como lady Mountbatten, la última virreina de la India británica61Véase: “Count de Mauny”. En: Up/Closed. y condesa de Birmania.

Mauny era también amigo del famoso paisajista ceilanés Bevis Bawa, de una rica familia burgher de origen musulmán-británico. Ellos compartían con Mauny la idea de Ceilán como un lugar de belleza, retiro espiritual y sensualidad. Fue fundador de uno de los jardines más hermosos de Ceilán, llamado Brief Garden, situado en la localidad de Dharga, a las afueras de Colombo, y que aún hoy existe. Bevis Bawa reconocía abiertamente su homosexualidad y las inclinaciones homoeróticas de Mauny eran de público conocimiento.

El contacto de Neruda con mundos radicalmente diferentes dentro de Ceilán, y el violento contraste entre los sufrimientos de la gente común y los lujos de unos pocos, nunca dejaron indiferente al poeta. No obstante, había comprendido que estos “socialités” eran una parte ineludible de la excéntrica vida cosmopolita en el Colombo colonial a partir de su posición diplomática. La experiencia de ostracismo social que había experimentado en Rangún no se repetiría.

Entre los años veinte y los treinta, la isla era un predilecto destino turístico, similar a lo que habían sido en su tiempo Bali y Capri, especialmente para escritores, bailarines y músicos europeos con tendencias homo y/o bisexuales como fuente de inspiración creativa en un ambiente tropical que resultaba sensual, misterioso y exótico a los ojos occidentales.62Aldrich menciona, por ejemplo, la visita del novelista británico Norman Douglas (1868-1952), el escritor bisexual D. H. Lawrence (1885-1930), el famoso compositor de canciones románticas norteamericano Cole Porter (1891-1964), el músico francés Alain Daniélou (1907-1994) y el australiano Donald Friend (1914-1989), quien fuera pareja del paisajista ceilanés Bevis Bawa, entre muchos otros. Véase en: Aldrich: Cultural Encounters, capítulo “Sojourners and the seduction of Ceylon”.

El académico australiano Robert Aldrich trazó una línea de conexión homoerótica entre el círculo de Lionel Wendt y el mundo social de estos dos paisajistas, pues la fotografía de Wendt se había hecho famosa, entre otros aspectos, por las estilizadas imágenes de cuerpos masculinos desnudos. No obstante, según el pintor George Keyt, la sexualidad de Lionel Wendt se había encontrado siempre en un estado de conflicto, pues sentía una auténtica admiración por ciertas mujeres y una inclinación homosexual que no lograba satisfacerlo.63Ian Goonetileke, citado por: Aldrich: Cultural Encounters. Era un hombre en eterna búsqueda de una existencia libre de prejuicios y convenciones sociales represoras que calzaban perfectamente con la actitud vital de Neruda abierta al infinito y dispuesta a entregarse a lo que llamó “la incitante tentación del mundo”.64Neruda, Pablo: “Mariano Latorre, Pedro Prado y mi propia sombra”. Discurso pronunciado el 30 de marzo de 1962 en honor de estos escritores chilenos. En: Neruda. Sitio de la Universidad de Chile.

 

Aires de Birmania en Wellawatta: la “torrencial” Josie Bliss

La rutina diaria de Neruda en Wellawatta se vio repentinamente perturbada por el inesperado arribo de Josie Bliss a principios de 1929. Su ex amante birmana había venido en barco desde Rangún decidida a pedirle explicaciones por haberla abandonado secretamente. En mi ensayo sobre la historia de Josie, es bueno recordar que los hechos reales acaecidos entre ellos dos65Véase: Cleary, Eda: “Josie Bliss: la amante birmana de Pablo Neruda después de 88 años”. En: Letralia, 18 de septiembre de 2015. no eran sólo de índole romántica, o resultado de los incontrolables celos de Josie, sino un juego mutuo entre amor, pasión erótica y dependencia económica por parte de Neruda. Cuando el poeta llegó a Ceilán, lo más probable es que nunca contó con que Josie lo siguiera, pues estaba convencido de que esa tormentosa relación había llegado a su fin “enviudándola” literariamente. Ahora él era un hombre viudo y ella una “esposa” muerta. En el poema “Tango del viudo”, Neruda expresó todo el dramatismo del vínculo con Josie: “Maligna, ya habrás hallado la carta, ya habrás llorado de furia / y habrás insultado el recuerdo de mi madre / llamándola perra podrida y madre de perros / ya habrás bebido sola, solitaria, el té del atardecer…”. Sin embargo, la inesperada “resurrección” de Josie en la vida real había cambiado radicalmente el escenario: ahora era él quien tenía una casa, y ella la que llegaba a pedirle refugio. Pero cuando le tocó la puerta, Neruda no la recibió y la dejó durmiendo por varios días en la calle, lo que la hizo perder la compostura frente a esta evidente traición. Josie se indignó y según Neruda se dedicó a “insultar y agredir a cuanta gente me visitaba”, especialmente a sus “dulces amigas euroasiáticas”, quienes tenían sexo con él en forma “deportiva y desinteresada”.

Cuando Neruda visitó a Fernando en 1957 en Wellawatta con motivo de su participación en un Congreso de la Paz convocado por el Partido Comunista de Ceilán, y fueron a visitar su antiguo bungalow —a punto de ser demolido—, todavía estaba allí el “fantasma” de Josie.

La policía colonial se alarmó ante esta situación que perturbaba el orden público hacía varias semanas y amenazó a Neruda con expulsarla si él no la recogía. Aunque los vecinos en Wellawatta se habían acostumbrado a Neruda con sus continuas visitas femeninas, fiestas, cañas de opio66La académica Roanne Sharp cita de la correspondencia entre Eandi y Neruda (enero de 1929) que Álvaro Hinojosa, amigo acompañante de Neruda en Oriente, le escribió: “Pablo duerme, se tira una caña de opio y despierta justamente para cumplir sus deberes oficiales”. Véase en: Sharp, Roanne Leah: Neruda in Asia/Asia in Neruda. Enduring traces of South Asia in the journey through Residencia en la Tierra. Tesis de grado. En: web de la Universidad de Texas en Austin, mayo de 2011. En adelante será citado como: Sharp: Neruda in Asia. y whisky con soda, conocido en la isla como “chota peg”, este incidente los pondría en su contra, tomando partido por Josie.

Un vecino cingalés, Fernando, que vivía al frente con su esposa, se apiadó de ella y la alojó en su domicilio. Él y su señora lograron hacerla comprender que estaba en una muy desventajosa situación ante la conducta de Neruda. Finalmente no le quedó otra alternativa que regresar a su tierra, pero le hizo llegar a Neruda un último deseo a través de Fernando: que fuera a despedirla al barco, a lo que finalmente accedió. Cuando la vio por última vez, Josie lloraba y le daba besos desde los pies hasta la cara como una enamorada desdichada. Neruda se sobrecogió y dudó de sus sentimientos: “No podía pedirle que desistiera del viaje…, la razón me lo impedía…, pero mi corazón adquirió una cicatriz que no se ha borrado”. Esa sería la última vez que la vería, pues cuando regresó en 1957 a Rangún había desaparecido de la faz de la Tierra. Lo que Josie nunca alcanzó a saber es que Neruda volvería una y otra vez a dedicarle poemas hasta 1964, cuando le escribió los dos últimos en Memorial de Isla Negra: “Josie Bliss I” y “Josie Bliss II”.

Los efectos de estos hechos serían de larga duración y Neruda resentiría este agobiante ambiente vecinal escribiéndole a Eandi: “Mis vecinos más próximos son tamiles o cingaleses o burghers (criollos holandeses), y se han puesto muy mezquinos y desagradables este último tiempo, atribuyéndome grandes perversidades y haciéndome enemistad, todo porque vienen algunas muchachas a verme…”.67Véase: Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda.

Cuando Neruda visitó a Fernando en 1957 en Wellawatta con motivo de su participación en un Congreso de la Paz convocado por el Partido Comunista de Ceilán,68Véase: Laksiri, Fernando: “Adventures of Pablo Neruda in Ceylon”. En: Colombo Telegraph, 23 de abril de 2013. Aquí Laksiri nos cuenta que la invitación a Neruda probablemente había venido del entonces secretario general del Partido Comunista, Peter Kennneman. y fueron a visitar su antiguo bungalow —a punto de ser demolido—, todavía estaba allí el “fantasma” de Josie, que actuaba como cuchillo separador entre los antiguos vecinos. La memoria entre estos dos hombres estaba atrapada por aquellos angustiosos hechos. Neruda intentaría explicarle al vecino las razones de antaño para con Josie: “Ella me dijo que me envenenaría, que no saldría de esa con vida…”, pero nada podía borrar los vívidos recuerdos del cingalés, por lo que Neruda desistió de convencerlo: “Nada le pude explicar…; esas eran cuestiones personales. Es lógico que él hubiera estado inclinado a protegerla a ella”.69Véase: Teitelboim: Biografía íntima.

 

El memorial y la casa de Neruda en Colombo

Piedra del memorial de Pablo Neruda en el Viharamaha Devi Park de Colombo, Sri Lanka
Piedra del memorial de Pablo Neruda en el Viharamaha Devi Park de Colombo, Sri Lanka.
Eda Cleary con el jardinero principal del Viharamaha Devi Park de Colombo
La autora de este trabajo con el jardinero principal del Viharamaha Devi Park de Colombo (2017).

Neruda dejó grandes huellas en Ceilán. Cuando fui a Colombo en 2017, lo primero que hice fue dirigirme al memorial en su honor ubicado en el Viharamaha Devi Park, al frente de la Alcaldía de Colombo. Recorrí el parque y no podía ubicarlo, hasta que el jardinero principal me llevó al lugar. Se trataba de una placa de mármol negro veteado con letras blancas y el árbol nacional cingalés na (Mesua ferrea) plantado al lado con el texto: “Este árbol ‘na’ fue plantado por el honorable Berty Wickramapala J. P. el 12 de julio de 2004 para conmemorar el natalicio del poeta chileno mundialmente conocido y premiado con el Premio Nobel de Literatura Pablo Neruda que estuvo destinado en Ceilán como cónsul honorario de Chile”.

Berty Wickramapala había sido durante muchos años en Ceilán el cónsul honorario de Chile. El mismo es un empresario conocido de Sri Lanka y pertenece a la familia propietaria de la Industria de Galletas Malibán. Por su iniciativa se instaló este memorial en ocasión del centésimo aniversario de su nacimiento y se plantó el árbol na.

Hoy en el lugar donde estuvo el bungalow de Neruda hay una casita de dos pisos y se debe cruzar la calle hacia la línea del tren, a lo largo de la moderna costanera, que antaño no estaba habilitada, para acceder al mar. Los bosques frondosos de cocoteros y los impresionantes arrecifes que describía Neruda se sacrificaron parcialmente en la construcción del actual borde costero y ya no se pueden apreciar como en el pasado.

La académica Manel Fonseka70Véase: Laksiri: “Comments”. contó que en algún momento durante los noventa, ella y su marido, el profesor Senake Bandanarayake, fueron por curiosidad al ex domicilio de Neruda ubicado en Wellawatta en la línea 42, Nº 56, y para su sorpresa descubrieron que la casa de Neruda todavía no había sido demolida. Les preguntaron a los habitantes del bungalow si podrían permitirles poner una placa conmemorativa de Pablo Neruda, a lo que accedieron. No obstante, fue entonces finalmente demolida y ese plan fracasó. Otra idea que se consideró y que no se ha concretado es poner el nombre de Neruda en la línea 42 de Wellawatta, donde él vivió, pero tampoco ha cuajado71Op. cit. En los comentarios al artículo de Laksiri, tres académicos discuten esta posibilidad: Laksiri, Senguttuvan y Manel Fonseka. hasta ahora.

El centenario del nacimiento de Neruda se celebró en Colombo en el Centro Internacional para Estudios Étnicos (International Center for Ethnic Studies, ICES) con una recitación de poemas a cargo de Tissa Abeysekera, que fuera un destacado director de cine, escritor, actor y guionista, y la muestra de la película Il Postino, basada en la novela del escritor chileno Antonio Skármeta. El profesor Senake Bandaranaike sirvió de anfitrión, recordó la vida de Neruda y se mostraron fotos del poeta joven durante su residencia en Ceilán. Según el poeta cingalés Malinda Seneviratne, aunque en la sala la mayoría del público estaba enterado de la obra y vida del poeta, disfrutaron de las novedades compartidas allí y del “elegante” tributo a Neruda.72Véase: Seneviratne, Malinda: “A surrealistic encounter with Pablo Neruda”. En: Sunday Observer, 18 de julio de 2004.

 

Las huellas literarias de Neruda en Ceilán

La poesía de Neruda en Ceilán ha tenido y tiene una poderosa influencia sobre los actuales escritores. No sólo como fuente de inspiración, sino por sus ideas políticas anticolonialistas. De hecho el retorno a Ceilán en 1957, como participante en una Conferencia de Paz Mundial para hablar de la necesidad del desarme nuclear después de la II Guerra Mundial, fue más bien de carácter político.

La primera huella literaria que puede rastrearse es la influencia que ejerció sobre la poesía del pintor cingalés George Keyt, su amigo personal, quien, encontrándose en una crisis emocional que le impedía pintar, comenzó a escribir poemas. Según Dalmia Yashodhara,73Véase: Yashodhara: Keyt. una de sus fuentes de inspiración fue la poesía de Neruda. Keyt produjo tres tomos de poesía: Poemas, en 1936; The Darkness Disrobed e Image in Absence, en 1937.

La segunda gran influencia que ejerció su pensamiento fue el paso por el círculo de arte modernista de Lionel Wendt, que se cristalizaría más tarde con la formación del Grupo 43 y que sería pionero en el fomento y desarrollo del arte modernista en Sri Lanka. Toda la historiografía en torno a este grupo lleva un sello de Neruda, ya que la primera gran exposición de pintura fue presentada por el entonces cónsul honorario de Chile Ricardo Reyes, quien más tarde resultaría ser el Premio Nobel de Literatura en 1971.

La cantidad y alta calidad de los trabajos escritos por historiadores, intelectuales, periodistas y artistas esrilanqueses sobre la vida y obra de Pablo Neruda son incontables. Para dar un botón de muestra es interesante mencionar a algunos de ellos.

El famoso novelista Michael Ondaatje, autor de la novela El paciente inglés y fundador del Gratiaen Prize a para la escritura creativa en inglés en Sri Lanka en 1993, recordó a Pablo Neruda en el discurso inaugural por su decisión de contar las historias de los pueblos y sus costumbres desde su propia mirada con el fin de superar la prevalencia de las visiones eurocentristas acerca del “sur del mundo”;74Véase: Ondaatje, Michael: Discurso inaugural del Premio Gratiaen. En: web de The Gratiaen Trust. el destacado académico Ian Goonetileke, director de la biblioteca de la Universidad de Peradeniya de Colombo; el intelectual, escritor y crítico literario M. B. Mathmaluwe;75Véase: Mathmaluve, M. B.: “Pablo Neruda: A life like no other”. En: The Island, 1 de octubre de 2008. la profesora Ellen Dissanayake,76Véase: Dissanayake: “Wendt”. el escritor Tissa Devendra77Véase: Devendra, Tissa: “Brumpy’s Daughter”. En: The Island, 16 de febrero de 2003. Con respecto a ese trabajo véase también: Sivakumaran, K. S.: “As I like it. Traversing with Tissa Devendra”. En: The Island, 26 de julio de 2006. escribió un relato-ficción de la posible hija de Neruda en Colombo imaginada como la hija adoptiva de su sirviente Brampy;78En correo electrónico privado con el poeta cingalés Malinda Seneviratne, me contó que el profesor Ian Goonetileke se había molestado mucho con Tissa Devendra por escribir esa ficción de Neruda. Pero, según Malinda, Tissa estaba solamente siendo “juguetón”. el novelista, poeta y académico de la Universidad de Ontario Suwanda H. J. Sugunasiri indagó la obra de los poetas esrilanqueses-canadienses y sus fuentes de inspiración79Véase: Sugunasiri, H. J., Suwanda: Sri Lankan Canadian Poets. The Bourgeoisie that fled the Revolution. En: web de la Biblioteca de la Universidad de Toronto. y el profesor Valentine Basnayake80Véase: Basnayake, V.: “References to music by distinguished visitors to Ceylon”. En: The Island, 17 de febrero de 2002. escribió un trabajo sobre el gusto de Neruda por la música de Ceilán.

Neruda ha servido como fuente inspiradora de escritores de todas las edades en Sri Lanka, algunos que residen en el extranjero o en la isla.

Vale la pena destacar también al periodista, historiador y autor de libros Subramaniam Sivanayagam. Fue director de la Revista del Sábado del diario Tamil Nation y escribió sobre la vida de Neruda en Wellawatta;81Véase: Sivanayagam, S.: “Pablo Neruda’s Memoir of Wellawatte”. En: Nation, 14 de febrero de 2008. el actor, director de cine, guionista y escritor Tissa Abeysekera dio una extraordinaria conferencia en honor a Neruda para la celebración del centenario de su nacimiento82Véase: Abeysekera, Tissa: “Between shadow and space”. Lectura sobre Pablo Neruda en la celebración de su centenario en el International Centre for Ethnic Studies, en Colombo (12 de julio de 2014). En: The Island, 18 de julio de 2004. en el Centro Internacional de Estudios Étnicos en Colombo; el profesor, autor y erudito de cine en Asia e historiador Wimal Dissanayake publicó en el diario Sunday Observer, de Colombo, un acucioso y analítico ensayo en dos partes sobre la vida y obra de Neruda desde el punto de vista de un intelectual ceilanés,83Véase: Dissanayake, Wimal: “The poetic universe of Pablo Neruda”, parte I, y “The poetic universe of Pablo Neruda”, parte II. En: Sunday Observer, 30 de junio de 2013 y 18 de agosto de 2013, respectivamente. y el diplomático esrilanqués Jayantha Dhanapala abordó la obra de Neruda como poeta-diplomático en la Universidad de Peradeniya, en Colombo.84Véase: Dhanapala, Jayantha: “The Diplomat as a Creative Writer: Pablo Neruda”. En: web de Jayantha Dhanapala.

Neruda ha servido como fuente inspiradora de escritores de todas las edades en Sri Lanka, algunos que residen en el extranjero o en la isla. Muchos de ellos han sido ganadores del premio a la literatura creativa en inglés Gratiaen Prize, de Sri Lanka, y de otros premios internacionales. Romesh Gunesekera, autor de novelas como Noontide Toll, Reef y Monkfish Moon, declaró con mucho humor a la BBC, en el programa “Sense of the City”, que una de las figuras que más le daban sentido a la ciudad de Colombo eran las peculiares decisiones de Pablo Neruda al dejar el país: “La parte que más me gusta es cuando se fue de Sri Lanka, él abandonó a una mujer embarazada y se fue con su mangosta”.85Véase: “Sense of the City: Colombo”. Entrevista a Romesh Gunesekera. En: BBC News, 5 de agosto de 2003. Muchos autores, tales como Gunesekera y Tissa Devendra, piensan que Neruda embarazó a una mujer tamil y que luego la abandonó. El misterio de si la dejó embarazada y/o si tuvo una hija, quedará en el mundo de las especulaciones. Otro poeta es Malinda Seneviratne, autor de libros como Edges y Epistels: 1984-1996, manifestó su admiración por Pablo Neruda como un “gran poeta” sin dejar de lado la crítica política por haber apoyado al estalinismo;86Véase: Seneviratne, Malinda: “A surrealistic encounter with Pablo Neruda”. En: Sunday Observer, 18 de julio de 2004. el poeta esrilanqués-canadiense Rienzi Crusz, autor de The Rain Doesn’t Know Me Anymore y Singing Against the Wind, recordó: “Entré al mundo mágico de Neruda, quien vivía por la misma calle cuando yo era niño y él era el embajador chileno en Ceilán”.87Véase: Sugunasiri, H. J., Suwanda: Sri Lankan Canadian Poets. The Bourgeoisie that fled the Revolution. En: repositorio de la Biblioteca de la Universidad de Toronto.

Neruda ha sido una personalidad multifacética, por lo que en Sri Lanka uno de los mejores directores de cine está considerando filmar una película sobre su estadía en Ceilán. Se trata del extraordinario Prasanna Vithanage,88Véase: “Sri Lankan director plans film on Neruda’s poem”. En: The Hindu, 12 de enero de 2009. director de películas galardonadas internacionalmente como Ice on Fire (Sisila Gini Gini) e Ira Madiyama, entre muchas otras.

En Ceilán se leen generalmente las traducciones de las obras de Neruda al inglés. Veinte poemas de amor y una canción desesperada ha sido publicado en cingalés en varias ediciones. En 2016 la escritora Indrani Rathnasekara tradujo una selección de poemas de Neruda del castellano al cingalés en un tomo titulado Ceilán: la soledad luminosa, y fue presentado en un evento bajo la coordinación del cónsul honorario de Chile en Sri Lanka, don Mano Selvanathan.

El profesor esrilanqués e historiador de cine en Asia Wimal Dissayanake escribió que la singularidad creativa de Pablo Neruda no tenía parangón en la historia de la poesía, afirmando: “There was no Neruda before Neruda”, como también: “There is no Neruda after Neruda”.89Véase nota Nº 83.

 

Deconstruyendo los mitos de la vida y poesía de Neruda en Ceilán: la soledad

La idea de Ceilán como el lugar donde más soledad pasó Neruda ha sido repetida una y otra vez por los estudiosos del poeta. A la luz de sus propias confesiones, sin embargo, es posible reconocer esa soledad, no sólo como una “soledad literaria”, sino como efecto de un mundo donde no había comprensión para lo que buscaba Neruda, que era desarrollar una expresión poética hasta ese momento inexistente. El sentirse solo y ansioso en esta tremenda empresa creativa, difícilmente podrían haber sido atribuibles a Ceilán. La correspondencia con su amigo argentino y poeta Eandi muestra la complejidad de los matices de la emocionalidad de Neruda joven. En ella descubrimos que sus tribulaciones no parecieran haber tenido una especificidad cultural ni territorial. Prueba de ello es que, casi recién llegado a Chile desde Oriente, Neruda le confesó a Eandi en septiembre de 1932: “Hay algo excitante en vivir en un país que se derrumba (Chile), con olor a catástrofe en medio de la primavera, y una amenaza sorda, fatal, un tambaleo agónico en la vida ambiente”, y luego le comentó: “Mis años de servicio en el cuerpo consular y las mil miserias que allí me royeron los huesos no me sirvieron de nada. Volví a Chile sin un centavo, sin puesto y sin desahucio. Ahora recién me han puesto de bibliotecario en una biblioteca que no existe, con un sueldo que casi tampoco existe”.

Nuevamente Neruda se encontraba a la deriva, pero ahora no en Ceilán, sino en su propio país. Al parecer, todos los problemas y la soledad que había pasado en Oriente no eran lo suficientemente fuertes como para escarmentarlo de emprender otra salida, pues su situación en Chile era desesperante: “Mi situación de dinero en Chile es más que mala. Sólo el placer de mi llegada reciente no me hace salir precipitadamente a buscar un país con menos bancarrota y menos miseria. Voy a tratar de salir de Chile a principios del otoño próximo”.90Véase: Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda.

 

La ausencia de Oriente en su poesía

Neruda afirmó varias veces que en su poesía no había existido ninguna influencia oriental a pesar de que había pasado en esas tierras casi cuatro años. La crítica literaria en castellano y en inglés también —hasta hace muy poco— ha aceptado esa visión. Hay que tener presente que Neruda recuerda esa etapa desde la perspectiva y juicio de un hombre maduro, ya con una trayectoria política militante y unos valores que evidentemente no eran los que tenía durante su juventud, y sobre todo antes y durante Residencia en la Tierra.

Un análisis más profundo91Véase: Sharp: Neruda in Asia. de los poemas escritos para ese volumen demuestran que tanto los temas, tales como el calor, las fiebres, la malaria, la expresión poética propia del consumo de opio,92Véase: Leal, Francisco: “Pablo Neruda y el opio (del pueblo). La ‘metafísica cubierta de amapolas’ de Residencia en la Tierra. En: Anales de Literatura Chilena, Nº 28, diciembre de 2017, pp. 49-62. En este trabajo, Leal plantea que “la relación de Neruda y el opio fue íntima y cotidiana en Asia, mientras escribía poemas de Residencia en la Tierra”. cuya flor base es la amapola, los ritos funerarios, las danzas, las cremaciones en los ríos, los adornos corporales de las mujeres, los ángeles de alabastro de cuyo material eran las figuras de los templos budistas, la masticación de nueces de betel, las creencias paganas de la adoración de la vaca y la cobra, y por último el peculiar sonido del mar y la luminosidad de Ceilán,93Teitelboim relata en su libro que Neruda compararía esa extraordinaria luminosidad de Ceilán con la de Chile, y que más tarde el cielo chileno le parecería opaco. Véase: Teitelboim: Biografía íntima. eran genuinamente asiáticos y no podrían haber surgido en otro escenario cultural.

Para comprender las razones de la negación de toda influencia oriental en su obra por parte de Neruda ya maduro, necesariamente se precisa releer la prosa de Neruda joven sobre el Asia, pues allí descubriremos notables diferencias de apreciación sobre Oriente.

El poeta veinteañero era francamente empático con los sufrientes del Asia como personas, no como “masa indefinida”, y admirador de la fortaleza espiritual de los humildes en medio de la tragedia social. Especialmente tierno es su amor por los elefantes, que veía como “laboriosos y grandes jornaleros”, y su curiosidad por conocer las personalidades y oficios de la gente.

Colombo le pareció envuelta en “una atmósfera inmensa de sueño, de vieja historia… Son de cuento también, de amarillenta poesía, los cuervos que por cientos se hospedan en las cornisas de la ciudad indígena…”.

El joven Neruda detalló en sus apuntes lo que observó y sintió con el corazón y la mente desprejuiciada. Nada se le escapaba, quería asimilarlo todo. En las columnas para La Nación, de Santiago (1927-1929),94Véase: Loveluck: Prosa de Neruda. escribió sobre los peluqueros, los barberos y sus clientes, los usureros llamados “chettys”, los monjes, los tejedores, los alfareros, los esclavos de plantaciones, los adornos en la frente de los hombres y los vendedores de pedrería. Neruda describió poéticamente los mercados de Colombo: “Lo más hermoso de Colombo es el mercado, esa fiesta, esa montaña de frutas y hojas endémicas. Se apilan a millones las piñas, las naranjas verdes, los minúsculos limones asiáticos, las nueces de arec, los mangos, las frutas de nombre difícil y de sabor desconocido. Las hojas de betel se apilan en columnas gigantescas, ordenadas con perfección como billetes, al lado de los frejoles de Ceilán, cuyo capi tiene un metro de largo. El inmenso mercado se mueve, hierve por todas partes su carga fastuosa, (y) embriaga el perfume agudo de los frutos…”. Y no dudó en detenerse a observar la belleza de los templos hindúes: “El templo brahamánico de Colombo, viejo de trescientos años, con su exterior barroco, apretado de mil figuras guerreras, femeninas, místicas, talladas y pintadas en azules, verdes y rojos, con sus dioses de nueve caras soberbias, sus diosecillos de cabeza de elefante…”.

El Neruda que recuerda en Confieso que he vivido se encontraba lejos de aquel muchacho librepensador que llegó en 1929 a Colombo.

Era evidente que Neruda estaba empapado culturalmente con las vivencias propias de la vida en Asia, y que a final de cuentas le imprimieron a su poesía la ritualidad, hermetismo y profunda autoexaminación conocida de los poemas en Residencia en la Tierra.

La pregunta es cómo llega Neruda, luego de más de cuarenta años, a reducir toda esta riqueza cultural y social que experimentó de joven a una categoría reductora del Asia que él llamó en sus memorias “una desventurada familia humana” con “una vida de brutales exigencias materiales, una condición colonial cimentada en la más acendrada abyección, miles de muertos cada día, de cólera, de viruela, de fiebres, y de hambre…”. Al ojo del lector crítico, resulta contradictorio declararse libre de influencia oriental por estas razones y/o por la alienación religiosa, ya que incluso a comienzos de los setenta, que es cuando empezó a escribir las memorias, y por supuesto, también durante los años treinta, en Chile y en toda América Latina moraba esa misma “desventurada familia humana”, sólo que bajo la égida económica de abusivas oligarquías locales todopoderosas y una jerarquía católica ajena de la realidad social de las mayorías pobres y desamparadas. Por eso, quizás, Neruda, consciente de esta polémica postura, relativizó esa negación agregando en sus memorias que lo hacía “sin atreverse a sostenerlo en forma tajante”.

El Neruda que recuerda en Confieso que he vivido se encontraba lejos de aquel muchacho librepensador que llegó en 1929 a Colombo. Ahora, con más de sesenta años y después de más de treinta años de adopción del ideario comunista ortodoxo, le resultaba difícil reconocer que había sido justamente en Ceilán, con todos sus dramáticos conflictos e injusticias, con sus excepcionales paisajes naturales, estilos de vida, experiencias personales, tanto eróticas como sociales y de consumo de opio, el lugar que le había dado las condiciones ideales para crear con libertad, experimentar con el lenguaje y ganar distancia de su propia tierra y del ambiente limitante que sintió en Chile, para aprender a ser “infinito”.95Es interesante, en relación con este punto, el poema “Mis primeros viajes”, de Memorial de Isla Negra, que citó Edmundo Olivares en su libro Neruda: los caminos del Oriente: tras las huellas del poeta itinerante (1927-1933), Santiago, 2000, donde Neruda expone sus sentimientos al dejar Chile en 1927: “Cuando salí a los mares fui infinito. Era más joven yo que el mundo entero. Y en la costa salía a recibirme el extenso sabor del universo. Yo no sabía que existía el mundo…”.

El carácter libertario y único de Neruda en el período de Ceilán lo describió magistralmente desde Argentina su amigo poeta Héctor Eandi, en una carta con fecha de agosto de 192996Eandi, Héctor: carta a Neruda del 26 de agosto de 1929. Citado por: Lavín de la Cerda, Hernán: “Algunas claves para leer a Neruda”. En: LetrasS5, 2014. a Wellawatta: “Me siento tentado de preguntarle muchas cosas. De su vida anterior y de los motivos que le impulsaron a desterrarse… Tal vez lo que usted hace lleva en sí mismo su propia razón, si alguna tiene, y si no tiene ninguna es lo mismo. Antes le hablé de que ninguna época ha sido tan heroica como la nuestra, en el sentido de que es preciso un valor que llega a lo heroico, para realizar en lo posible la propia vida, sin chocar abiertamente contra todo. Ahora, agrego otro heroísmo, más raro y difícil: el suyo, que consiste en no tener reparos en chocar contra todo, en arrojar la propia vida a la cara del mundo, como un gesto de rebeldía. En el fondo somos muchos los que quisiéramos tener ese gesto, pero pocos los que alcanzan ese grado de heroísmo. Por eso es lógico en usted despreciar los problemas de la cultura.97En abril de 1929, Neruda le escribiría a Eandi: “Tengo hasta cierto desprecio por la cultura, como interpretación de las cosas, me parece mejor un conocimiento sin antecedentes. Una absorción física del mundo… los problemas del conocimiento… me parecen despojados de dimensión… Cada vez veo menos ideas en torno mío, y más cuerpos, sol y sudor…”. Véase: Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda. Usted no pertenece al clan ni le importa su ley. Siente suyo el mundo en su capacidad de inteligirlo, y le son indiferentes las soluciones que los demás proponen al mismo problema”.

Esta percepción que tenía Eandi de la entonces sorprendente autonomía intelectual de Neruda, volvió a confirmarse unos años después, en febrero de 1933, cuando el poeta le envía una carta desde Chile, poco tiempo después de haber regresado de Oriente: “Tengo odio al arte proletario, proletarizante. El arte sistemático no puede tentar, en cualquier época, sino al artista de menor cuantía. Hay aquí una invasión de odas a Moscú, trenes blindados, etc. Yo sigo escribiendo sobre sueños”.

En este marco, Residencia en la Tierra puede ser considerada como un producto natural de una etapa de vida muy experimental por parte de Neruda en Ceilán. Su posterior rechazo, en cambio, cuando renegó de ella diciendo: “Considero dañinos los poemas de Residencia en la Tierra. Estos poemas no deben ser leídos por la juventud de nuestros países. Son poemas que están empapados de un pesimismo y angustia atroces. No ayudan a vivir, ayudan a morir”,98Pasaje citado por Rodríguez Monegal, Emir: “Pablo Neruda: el sistema del poeta”. En: Revista Iberoamericana, v. 39, Nº 82-83, enero-junio de 1973. representan el viraje ideológico de Neruda y la decisión de transformar la poesía en un instrumento político al servicio del cambio social hacia la utopía comunista. Neruda se transformaría en adelante en el “poeta del pueblo”.

 

Alienación de sus raíces culturales

La poesía de Residencia en la Tierra ha sido calificada por parte importante de la crítica literaria como “hermética”, “ensimismada”, “autodestructiva” y “autoexploratoria”, en contraste con la poesía política de Neruda a partir de la Guerra Civil española (1936-1939), conectada con “acontecimientos político-históricos” en un país de habla hispana. Paradojalmente, sin embargo, fue el estado de “trasplantado” cultural en Asia el que precisamente le daría al poeta alas para revolucionar la poesía mundial creando una obra con “acontecimientos” tan válidos como los políticos o sociales, tales como la pasión carnal, la depresión, las ilusiones y sueños, la perplejidad, las angustias, la inseguridad, el desenfreno erótico y la profunda búsqueda del sentido de vida individual de la existencia.

Independientemente de la crítica y del posterior rechazo de Residencia… por parte de Neruda, estas dos etapas en la creación poética nerudiana están íntimamente ligadas. Una sin la otra no podría haber sucedido. Según la académica Patricia Novillo-Corvalán, Neruda construyó una “red modernista transnacional” cuyo punto de partida fue justamente la ciudad de Colombo.99Véase: Novillo-Corvalán, Patricia: “Pablo Neruda’s Transnational Modernist Networks: Colombo-Madrid-London-Buenos Aires (1927-1933)”. En: Modernist Cultures, junio de 2017, volumen 12, Nº 12, pp. 198-225. Desde allí enviaría su libro Residencia en la Tierra a España y su amigo poeta español Rafael Alberti lograría que la Revista de Occidente, dirigida por el escritor Ortega y Gasset, le publicara tres poemas del tomo, y éste a su vez en 1930 se las enviara a la revista literaria Criterion, dirigida por el poeta británico Thomas Eliot, a quien en 1948 le concederían el Premio Nobel de Literatura. Cabe destacar que el efecto de esos logros fue consistente pues, posterior a ello, Criterion comenzó a publicar y traducir las obras de otros poetas latinoamericanos en Inglaterra.

Neruda, por su parte, y luego de la estadía en Oriente, empezará a traducir importantes obras en inglés como Chamber Music, de Joyce; Romeo y Julieta, de Shakespeare, y obras de William Blake y Walt Whitman. No deja de ser curioso que, luego de largos años de espera, Residencia en la Tierra se publicara finalmente en Chile y no en España, como quería Neruda.

La amistad de Neruda con ceilaneses ligados al movimiento artístico modernista en torno a Lionel Wendt, no fue de menos importancia para su carrera. La amistad con Andrew Boyd y su hermano poeta no sólo le permitió publicar más tarde “Walking Around” en la influyente revista poética New Verse, dirigida por el poeta y crítico literario británico Geoffrey Grigson, en 1936,100Véase: Wilson, Jason: A Companion to Pablo Neruda: Evaluating Neruda’s Poetry, Rochester, Estados Unidos, 2014. Capítulo “Translating Neruda”. sino que lo relacionó con importantes autores de las letras inglesas de esa época. En resumen, y como lo afirmó Novillo-Corvalán, Neruda pudo entrar a los escenarios internacionales no como él lo había soñado, haciéndolo directamente desde una de las principales metrópolis occidentales, sino desde la periferia. Paradojalmente, el camino de Neruda a la fama mundial había sido alcanzado a partir de un viaje desde el sur de América hacia el sur de Asia, para desde allí volver a las metrópolis creando una red de difusión creativa entre los poetas del mundo.

Cuando Wendt construyó su vivienda en Colombo, la llamó la casa Alborada. Según el crítico literario chileno Hernán Loyola, Neruda adoptaría esa costumbre de Lionel al dar también nombres a sus diferentes casas.

Neruda se enriqueció culturalmente en el Ceilán de los años treinta, ya que era una colonia cosmopolita caracterizada por un ambiente internacional y extravagante combinado con recónditas tradiciones nativas desconocidas para el poeta. El joven Neruda había dejado atrás el ambiente cultural más bien provinciano del Chile de entonces. Estaba abierto de mente y ávido de nuevas aventuras. Fue capaz de integrarse a la vida en este nuevo escenario radicalmente diferente. Sus escasos recursos económicos no le impidieron apreciar y participar en la vida de personajes como Winzer, Mauny, Wendt, Boyd, Keyt y otros, que evidentemente provenían de clases sociales privilegiadas y estaban acostumbrados a moverse con soltura por el mundo.

Neruda recordaría en 1962, en un discurso pronunciado en la Universidad de Chile: “Mi juventud amó el derroche y detestó la austeridad obligatoria de la pobreza”.101Neruda, Pablo: “Mariano Latorre, Pedro Prado y mi propia sombra”. Discurso pronunciado el 30 de marzo de 1962 en honor de estos escritores chilenos. En: Neruda. Sitio de la Universidad de Chile. Es en ese contexto en que se puede comprender la decisión de hacer un “gasto millonario” para llevarse consigo a Batavia a su querida mangosta Kyria, comprando un pasaje en barco a su fiel sirviente Brampy, quien cuidaría del animal y lo pasaría camuflado por las aduanas portuarias.

Cuando Wendt construyó su vivienda en Colombo, la llamó la casa Alborada. Según el crítico literario chileno Hernán Loyola,102Véase: Loyola, Hernán: “1937: Pablo Neruda, Nancy Cunard y una revista memorable”. En: Isla Flotante, revista de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, Nº 6, 28 de julio de 2017. Neruda adoptaría esa costumbre de Lionel al dar también nombres a sus diferentes casas: La Sebastiana, en Valparaíso; La Chascona y Michoacán, en Santiago. Su casa en la costa se llamaría sencillamente la casa de Isla Negra, según el nombre de la localidad, y es actualmente un museo de Neruda. La casa de Wendt tenía un amplio salón en forma de T y la pieza central de ese espacio era su gran piano Steinway. El suelo era de un cemento negro brillante. En las paredes colgaban los inmensos cuadros de los pintores bajo su protección y sus propias fotografías en blanco y negro. Wendt tocaba allí tanto a Beethoven como canciones livianas del boogie-woogie.103Véase: Weereratne, Neville: “The house that Lionel Wendt built”. En: Sunday Times, 14 de noviembre de 2010. Así como su amigo humanizaba las casas con un personalísimo estilo y la idea de un lugar abierto para los amigos, Neruda siguió este ejemplo muchos años más tarde cuando construyó sus casas.104Cuando Neruda volvió a Colombo en 1957 buscó en vano la casa Alborada, pues ya había sido demolida. Manel Fonseka cuenta que en el mismo terreno de la casa Alborada se había empezado a construir lo que sería en 1953 el Teatro Lionel Wendt, que más tarde se completaría con una galería de exposiciones. Véase Laksiri: “Comments”.

 

Palabras finales: Ceilán en el corazón de Neruda

Wellawatta
Vista nocturna de Wellawatta en la actualidad.

Ceilán fue un lugar crucial para el desarrollo de Neruda tanto como poeta como hombre de mundo. La estadía en Oriente estuvo determinada por su notable determinación librepensadora y disposición a participar en las actividades oficiales y artísticas de los círculos sociales que lo rodearon. Se puede afirmar que la “soledad” de Neruda en Ceilán fue probablemente “literaria” y que Oriente tuvo una significativa influencia sobre su obra. La estadía en Ceilán fue una verdadera ventana al mundo, desde la cual se forjaría en el futuro una importante red de oportunidades de difusión internacional para su poesía. Allí se enriqueció con un rico mundo cultural que combinaba diversas ramas del arte poniendo acento en la combinación de las culturas heredadas de las colonias y aquellas de los pueblos originarios. Ceilán, “la más bella isla grande el mundo”, habitó para siempre el corazón de Neruda, y hoy su poesía late fuerte en el mundo de las letras de Ceilán.

 

Referencias bibliográficas

Eda Cleary

Eda Cleary

Socióloga chileno-irlandesa (Viña del Mar, 1957). Reside en Naypyitaw, Myanmar (antigua Birmania). Es doctorada en ciencias políticas y económicas de la Universidad de Aachen en Alemania Federal. Asesora internacional en materias de desarrollo y planificación de políticas sociales. Ha trabajado para la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el Instituto Latinoamericano de Planificación Económica y Social (Ilpes), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), la Universidad de Chile y la Universidad Católica del Perú (PUCP).
Eda Cleary

Notas   [ + ]

1.Goonetileke, Ian: Lanka, their Lanka, Colombo, 1984. Goonetileke (1922-2003) fue un destacado académico, bibliógrafo e intelectual ceilanés. Fue director de la biblioteca de la Universidad de Peradeniya en Sri Lanka. En este libro, él recordó las palabras de Neruda antes de leer su discurso en la conferencia de paz en 1957: “Hail Ceylon, pearl of greenness, flower of the islands, tower of beauty!… My ideas and my poetry owe much to this island, I have known and love its generous people” (la traducción al castellano es de la autora de este ensayo). En: Gunawardena, Charles. A Encyclopedia of Sri Lanka. Segunda edición revisada, 2005, Estados Unidos, Reino Unido, India.
2.Neruda, Pablo: Confieso que he vivido. Memorias. Seix Barral, 2001. En adelante será citado como: Neruda: Confieso que he vivido.
3.Aguirre, Margarita: Pablo Neruda, Héctor Eandi: Correspondencia durante Residencia en la Tierra, Buenos Aires, 1980. En adelante será citado como: Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda.
4.Variaciones en torno a estos tres elementos se encuentran en los trabajos de sus principales estudiosos: Hernán Loyola, Jorge Edwards, Volodia Teitelboim, Emir Rodríguez Monegal, David Schidlowsky y Jason Wilson.
5.Véase: Cleary, Eda: “Josie Bliss: la amante birmana de Pablo Neruda después de 88 años”. En: Letralia, 18 de septiembre de 2015.
6.“Burgher” denota el origen europeo de una minoría ceilanesa.
7.Neruda, Pablo: “Colombo dormido y despierto”. En: La Nación, Santiago de Chile, domingo 4 de diciembre de 1927. Las citas de este párrafo serán extraídas de este artículo. En adelante será citado como: Neruda: “Colombo dormido”, 1927.
8.Véase: Loveluck, Juan: “Neruda en La Nación (1927-1929): prosa olvidada. Diez textos presentados y compilados por Juan Loveluck”. En: Anales de Literatura Chilena, enero-diciembre de 1971. En adelante será citado como: Loveluck: “Prosa de Neruda”.
9.La “ricksha” era un vehículo ligero de dos ruedas que se desplazaba por tracción humana muy común en la época colonial en Ceilán.
10.Hugo Silva (1892-1979), periodista y escritor de una única novela en Chile titulada Pacha Pulai. Fue amigo de Neruda. Trabajó como redactor y director del diario La Nación y la editorial Zig-Zag.
11.Homero Arce (1900-1977) era un poeta chileno que fue secretario personal de Neruda hasta su muerte. Murió luego del golpe militar de 1973 tras ser brutalmente golpeado. En la prensa se habla de un asesinato político.
12.Neruda: “Colombo dormido”, 1927.
13.Neruda, Pablo: “Ceilán espeso”. En: La Nación, Santiago de Chile, 17 de noviembre de 1929. Escrito en Wellawatta en julio de 1929. En adelante será citado como: Neruda: “Ceilán espeso”, 1929.
14.Los “sampangs” de los que habla Neruda eran unos barcos de fondo plano en las costas del Asia, especialmente chinos y japoneses.
15.Neruda, Pablo: “Ceilán espeso”, 1929.
16.Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda.
17.Véase: Devendra, Somasiri: “A Navy for a Colony”. En: Sunday Times, Colombo, Sri Lanka, 5 de diciembre de 2010.
18.Véase: Lerski, Jan George: “Origin of Trotskyism in Ceylon”. En: The Trotskyist Encyclopedia. En adelante será citado como: Lerski: “Ceylon”.
19.En el caso de Ceilán esta estrategia fue exitosa, pues luego de la independencia en 1948, Sri Lanka pasó de “colonia” al estatus de “dominium” de Gran Bretaña. Recién en 1972 Sri Lanka se transformó en república. Véase: Lerski: “Ceylon”.
20.Véase; Subramanian, Nirupama: “About Gandhi and Sri Lanka 1926-1947. En: The Hindu, 4 de agosto de 2002.
21.Wellawatta es el nombre del barrio donde vivió Neruda desde 1929. El ingeniero forestal ceilanés Rashal Weerasinghe me explicó durante mi viaje a Colombo en 2017 que “wella” significa arena y “watta” estado o jardín. En la literatura este nombre se escribe de distintas maneras: Wellawatha (usado por Neruda), Wellawatte, Wellawatta. Nosotros usaremos la más usual que es Wellawatta.
22.Neruda, Pablo: Confieso que he vivido.
23.Véase: Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda.
24.Fonseka, Manel: comentarios al artículo de Fernando Laksiri “Adventures of Pablo Neruda in Ceylon”. En: Colombo Telegraph, 23 de abril de 2013. En adelante será citado como: Laksiri: “Comments”.
25.La mangosta es un mamífero carnívoro típico del Asia que pesa cerca de cinco kilos y generalmente se domestica para mantener baja la población de serpientes venenosas. Es parecido a la comadreja.
26.Neruda contaría en sus memorias que la chiquillada le pediría prestada la mangosta Kyria para que matara a una temible y venenosa víbora Russell. Neruda marchó con los niños hacia el encuentro de la serpiente, pero Kyria, ya domesticada por él, había perdido sus naturales instintos y se volvió corriendo vertiginosamente a la casa de Wellawatta, con lo que “perdieron para siempre su prestigio” en el barrio.
27.Volodia Teitelboim afirma en la Biografía íntima que fue su vecino Boya Pieres quien protegió a Josie Bliss en Wellawatta, pero el profesor cingalés Fernando Laksiri afirma que fue Fernando. Corrobora esta versión Lavín de la Cerda, Hernán: “Algunas claves para leer a Neruda”. En: LetrasS5, 2014.
28.Véase: Teitelboim, Volodia: Neruda: An Intimate Biography. Traducción: Bewerly J. Delong Tonelli, Capítulo: “Return to Maligna”. Austin, Texas (Estados Unidos), 1991. En adelante será citado como: Teitelboim: Biografía íntima.
29.Véase: op. cit.
30.Véase: Neruda, Pablo: Confieso que he vivido.
31.Entre las chicas de las “hummeries” Neruda recordó en sus memorias a Patsy, que, sin ser prostituta, había tenido relaciones sexuales con catorce amigos en una sola noche. Era, dijo, “un producto colonial, una fruta cándida y generosa… nunca tuve por ella sino simpatía”.
32.Neruda, Pablo: “Mariano Latorre, Pedro Prado y mi propia sombra”. Discurso pronunciado el 30 de marzo de 1962 en honor de estos escritores chilenos. En: Neruda. Sitio de la Universidad de Chile.
33.Véase: Dissanayake, Ellen: “Renaissance Man. Lionel Wendt, creator of a truly Sri Lankan idiom”. 1944. En: Serendib, 13(4), pp. 16-22. En adelante será citado como: Dissanayake: “Wendt”.
34.Hay excepciones de familias burghers que diferían de esta caracterización privilegiada pues sufrían de pobreza, tal cual lo narra el famoso escritor, poeta y periodista burgher Carl Muller, autor de una novela sobre la vida cotidiana de los burghers en Sri Lanka durante los treinta titulada The Jam Fruit Tree. En 1993 fue premiada con el Gratiaen Prize a la mejor novela de literatura creativa escrita en inglés en Sri Lanka. Véase: Shannine, Daniel: “The Story behind the Burghers of Sri Lanka”. En: Roar, 8 de febrero de 2017.
35.Véase: Aldrich, Robert: Cultural Encounters and Homoeroticism in Sri Lanka: Sex and Serendipity, New York, 2014. En adelante será citado como: Aldrich: Cultural Encounters.
36.Citado por: Aldrich: Cultural Encounters.
37.Véase: Sunday Times: “A Man with a Vision”. 26 de noviembre de 2000. En adelante será citado como: Sunday Times: “A Man with a Vision”.
38.Véase: Dissanayake: “Wendt”.
39.Lester, el cineasta, era hijo del abogado, autor de libros y académico Harold Peiris (1904-1988), quien pertenecía a una importante familia aristocrática esrilanquesa. Junto a Lionel Wendt fundaron el famoso Grupo 43, de artistas modernos en Sri Lanka, que sentaría las bases para el despegue del modernismo en el arte de la isla. Allí participó también más tarde su hermano, el pintor Ivan Peiris.
40.Citado por: Aldrich: Cultural Encounters.
41.Interesante es destacar que la primera mujer de Harold Peiris, Leah, se involucró sentimentalmente con Boyd durante la construcción de la casa en Kandy y luego se casaría con él, yéndose a Inglaterra. Peiris se casaría a su vez con Peggy Keyt, hermana de George Keyt, y quedaron en términos amistosos entre todos. Véase: Robson, David: “Andrew Boyd and Minnette De Silva. Two Pioneers of Modernism in Ceylon”. En: Matter, 4 de marzo de 2015.
42.La generosidad de Harold con George era grande pues, por ejemplo, para liberarlo de responsabilidades económicas y que se pudiera dedicar a la pintura, le compró a la primera mujer divorciada de Keyt una casa y se hizo cargo de la educación de sus hijos. Véase: Peiris, Damayanti: “My Father Harold”. En: Sunday Times, 17 de julio de 2005.
43.Véase: Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda. 24 de abril de 1929.
44.Véase: Neruda: Confieso que he vivido.
45.Véase: Fonseka, Manel. En: Laksiri: “Comments”.
46.“Walking Around” se escribió en 1935 y fue única en su estilo. Esta es su primera estrofa: “Sucede que me canso de ser hombre. Sucede que entro en las sastrerías y en los cines marchito, impenetrable, como un cisne de fieltro navegando en un agua de origen y ceniza. El olor a las peluquerías me hace llorar a gritos. Sólo quiero un descanso de piedras o de lana, sólo quiero no ver establecimientos y jardines, ni mercaderías, ni anteojos, ni ascensores. Sucede que me canso de mis pies y mis uñas y mi pelo y mi sombra. Sucede que me canso de ser hombre”.
47.Véase: Robson, David: “Andrew Boyd and Minnette De Silva. Two Pioneers of Modernism in Ceylon”. En: Matter, 4 de marzo de 2015.
48.Op. cit.
49.Véase: Singh, Kishore: “George Keyt: The Picasso of South Asia”. En: Business Standard, 28 de julio de 2017.
50.Véase: Holsinger, Ryan, y Natalie Soysa: “Celebrating the Life and Times of legendary George Keyt”. En: Colombo Gazette, 23 de enero de 2018.
51.Véase: Devendra, Tissa: “The lives of Keyt”. En: Sunday Observer, 22 de abril de 2007.
52.Véase: Yashodhara, Dalmia: Buddha to Krishna: Life and Times of George Keyt, Nueva York, 2017, pp. 10-46. En adelante será citado como: Yashodhara: Keyt.
53.Véase: “History of the Department of Archaeology”. En: web del Departamento de Arqueología de Sri Lanka.
54.Véase Yashodhara: Keyt.
55.En cierto modo, la génesis del arte modernista ceilanés no puede comprenderse sin la presencia de Winzer. Su logro más destacado se produciría en el futuro, ya en su ausencia, cuando Lionel Wendt y Harold Peiris dieron inicio al más importante fenómeno artístico modernista de Ceilán con la fundación del Grupo 43. Allí se reclutarían nuevos artistas jóvenes influenciados por los conceptos winzerianos que ya habían seguido una senda de desarrollo autónomo. Entre ellos se contarían Richard Gabriel (1924-2016), Ivan Peiris (1931-1988) y el caricaturista Aubrey Collette (1920-1992).
56.En inglés se dice “Colombo Ferguson Memorial Hall”.
57.Neruda también era amigo del arquitecto y pintor Beling, pues su nieta, Deborah Phillip, quien es hoy historiadora de arte de la Universidad de Colombo, contó que tenía en sus archivos familiares una carta antigua de Neruda a su abuelo. Véase en: “Debbie’s Whist quest”, Sunday Times, 2 de marzo de 2014.
58.Yashodhara: Keyt. Traducción realizada por la autora de este ensayo sobre el siguiente texto en inglés (2018): “Keyt, I think, is the living nucleous of a great painter. In all his work there is the moderation of maturity, the beautiful stability of achievment —qualities most precious in so young an artist. Magically though he places his colours, and carefully though he distributes his plastic volumes, Keyt’s pictures nevertheless produce a dramatic effect, particularly in his paintings of Sinhalese people. These figures take on a strange expressive grandeur, and radiate an aura of intensely profound feeling”.
59.Véase: Sunday Times: “A Man with a Vision”.
60.Neruda le contó a Eandi, en una carta fechada el 17 de febrero de 1933, sobre sus ideas anarquistas: “Yo fui anarquista hace años y redactor del periódico sindico-anarquista Claridad y… todavía me queda esa desconfianza anarquista hacia las formas del Estado, hacia la política impura”.
61.Véase: “Count de Mauny”. En: Up/Closed.
62.Aldrich menciona, por ejemplo, la visita del novelista británico Norman Douglas (1868-1952), el escritor bisexual D. H. Lawrence (1885-1930), el famoso compositor de canciones románticas norteamericano Cole Porter (1891-1964), el músico francés Alain Daniélou (1907-1994) y el australiano Donald Friend (1914-1989), quien fuera pareja del paisajista ceilanés Bevis Bawa, entre muchos otros. Véase en: Aldrich: Cultural Encounters, capítulo “Sojourners and the seduction of Ceylon”.
63.Ian Goonetileke, citado por: Aldrich: Cultural Encounters.
64.Neruda, Pablo: “Mariano Latorre, Pedro Prado y mi propia sombra”. Discurso pronunciado el 30 de marzo de 1962 en honor de estos escritores chilenos. En: Neruda. Sitio de la Universidad de Chile.
65.Véase: Cleary, Eda: “Josie Bliss: la amante birmana de Pablo Neruda después de 88 años”. En: Letralia, 18 de septiembre de 2015.
66.La académica Roanne Sharp cita de la correspondencia entre Eandi y Neruda (enero de 1929) que Álvaro Hinojosa, amigo acompañante de Neruda en Oriente, le escribió: “Pablo duerme, se tira una caña de opio y despierta justamente para cumplir sus deberes oficiales”. Véase en: Sharp, Roanne Leah: Neruda in Asia/Asia in Neruda. Enduring traces of South Asia in the journey through Residencia en la Tierra. Tesis de grado. En: web de la Universidad de Texas en Austin, mayo de 2011. En adelante será citado como: Sharp: Neruda in Asia.
67.Véase: Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda.
68.Véase: Laksiri, Fernando: “Adventures of Pablo Neruda in Ceylon”. En: Colombo Telegraph, 23 de abril de 2013. Aquí Laksiri nos cuenta que la invitación a Neruda probablemente había venido del entonces secretario general del Partido Comunista, Peter Kennneman.
69.Véase: Teitelboim: Biografía íntima.
70.Véase: Laksiri: “Comments”.
71.Op. cit. En los comentarios al artículo de Laksiri, tres académicos discuten esta posibilidad: Laksiri, Senguttuvan y Manel Fonseka.
72.Véase: Seneviratne, Malinda: “A surrealistic encounter with Pablo Neruda”. En: Sunday Observer, 18 de julio de 2004.
73.Véase: Yashodhara: Keyt.
74.Véase: Ondaatje, Michael: Discurso inaugural del Premio Gratiaen. En: web de The Gratiaen Trust.
75.Véase: Mathmaluve, M. B.: “Pablo Neruda: A life like no other”. En: The Island, 1 de octubre de 2008.
76.Véase: Dissanayake: “Wendt”.
77.Véase: Devendra, Tissa: “Brumpy’s Daughter”. En: The Island, 16 de febrero de 2003. Con respecto a ese trabajo véase también: Sivakumaran, K. S.: “As I like it. Traversing with Tissa Devendra”. En: The Island, 26 de julio de 2006.
78.En correo electrónico privado con el poeta cingalés Malinda Seneviratne, me contó que el profesor Ian Goonetileke se había molestado mucho con Tissa Devendra por escribir esa ficción de Neruda. Pero, según Malinda, Tissa estaba solamente siendo “juguetón”.
79.Véase: Sugunasiri, H. J., Suwanda: Sri Lankan Canadian Poets. The Bourgeoisie that fled the Revolution. En: web de la Biblioteca de la Universidad de Toronto.
80.Véase: Basnayake, V.: “References to music by distinguished visitors to Ceylon”. En: The Island, 17 de febrero de 2002.
81.Véase: Sivanayagam, S.: “Pablo Neruda’s Memoir of Wellawatte”. En: Nation, 14 de febrero de 2008.
82.Véase: Abeysekera, Tissa: “Between shadow and space”. Lectura sobre Pablo Neruda en la celebración de su centenario en el International Centre for Ethnic Studies, en Colombo (12 de julio de 2014). En: The Island, 18 de julio de 2004.
83.Véase: Dissanayake, Wimal: “The poetic universe of Pablo Neruda”, parte I, y “The poetic universe of Pablo Neruda”, parte II. En: Sunday Observer, 30 de junio de 2013 y 18 de agosto de 2013, respectivamente.
84.Véase: Dhanapala, Jayantha: “The Diplomat as a Creative Writer: Pablo Neruda”. En: web de Jayantha Dhanapala.
85.Véase: “Sense of the City: Colombo”. Entrevista a Romesh Gunesekera. En: BBC News, 5 de agosto de 2003. Muchos autores, tales como Gunesekera y Tissa Devendra, piensan que Neruda embarazó a una mujer tamil y que luego la abandonó. El misterio de si la dejó embarazada y/o si tuvo una hija, quedará en el mundo de las especulaciones.
86.Véase: Seneviratne, Malinda: “A surrealistic encounter with Pablo Neruda”. En: Sunday Observer, 18 de julio de 2004.
87.Véase: Sugunasiri, H. J., Suwanda: Sri Lankan Canadian Poets. The Bourgeoisie that fled the Revolution. En: repositorio de la Biblioteca de la Universidad de Toronto.
88.Véase: “Sri Lankan director plans film on Neruda’s poem”. En: The Hindu, 12 de enero de 2009.
89.Véase nota Nº 83.
90.Véase: Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda.
91.Véase: Sharp: Neruda in Asia.
92.Véase: Leal, Francisco: “Pablo Neruda y el opio (del pueblo). La ‘metafísica cubierta de amapolas’ de Residencia en la Tierra. En: Anales de Literatura Chilena, Nº 28, diciembre de 2017, pp. 49-62. En este trabajo, Leal plantea que “la relación de Neruda y el opio fue íntima y cotidiana en Asia, mientras escribía poemas de Residencia en la Tierra”.
93.Teitelboim relata en su libro que Neruda compararía esa extraordinaria luminosidad de Ceilán con la de Chile, y que más tarde el cielo chileno le parecería opaco. Véase: Teitelboim: Biografía íntima.
94.Véase: Loveluck: Prosa de Neruda.
95.Es interesante, en relación con este punto, el poema “Mis primeros viajes”, de Memorial de Isla Negra, que citó Edmundo Olivares en su libro Neruda: los caminos del Oriente: tras las huellas del poeta itinerante (1927-1933), Santiago, 2000, donde Neruda expone sus sentimientos al dejar Chile en 1927: “Cuando salí a los mares fui infinito. Era más joven yo que el mundo entero. Y en la costa salía a recibirme el extenso sabor del universo. Yo no sabía que existía el mundo…”.
96.Eandi, Héctor: carta a Neruda del 26 de agosto de 1929. Citado por: Lavín de la Cerda, Hernán: “Algunas claves para leer a Neruda”. En: LetrasS5, 2014.
97.En abril de 1929, Neruda le escribiría a Eandi: “Tengo hasta cierto desprecio por la cultura, como interpretación de las cosas, me parece mejor un conocimiento sin antecedentes. Una absorción física del mundo… los problemas del conocimiento… me parecen despojados de dimensión… Cada vez veo menos ideas en torno mío, y más cuerpos, sol y sudor…”. Véase: Aguirre: Correspondencia entre Eandi-Neruda.
98.Pasaje citado por Rodríguez Monegal, Emir: “Pablo Neruda: el sistema del poeta”. En: Revista Iberoamericana, v. 39, Nº 82-83, enero-junio de 1973.
99.Véase: Novillo-Corvalán, Patricia: “Pablo Neruda’s Transnational Modernist Networks: Colombo-Madrid-London-Buenos Aires (1927-1933)”. En: Modernist Cultures, junio de 2017, volumen 12, Nº 12, pp. 198-225.
100.Véase: Wilson, Jason: A Companion to Pablo Neruda: Evaluating Neruda’s Poetry, Rochester, Estados Unidos, 2014. Capítulo “Translating Neruda”.
101.Neruda, Pablo: “Mariano Latorre, Pedro Prado y mi propia sombra”. Discurso pronunciado el 30 de marzo de 1962 en honor de estos escritores chilenos. En: Neruda. Sitio de la Universidad de Chile.
102.Véase: Loyola, Hernán: “1937: Pablo Neruda, Nancy Cunard y una revista memorable”. En: Isla Flotante, revista de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, Nº 6, 28 de julio de 2017.
103.Véase: Weereratne, Neville: “The house that Lionel Wendt built”. En: Sunday Times, 14 de noviembre de 2010.
104.Cuando Neruda volvió a Colombo en 1957 buscó en vano la casa Alborada, pues ya había sido demolida. Manel Fonseka cuenta que en el mismo terreno de la casa Alborada se había empezado a construir lo que sería en 1953 el Teatro Lionel Wendt, que más tarde se completaría con una galería de exposiciones. Véase Laksiri: “Comments”.