Leer a Roberto Bolaño, es leer un clásico de la literatura universal, a quien su temprana muerte le impidió estar en su sitial más alto. Los asesinatos y desapariciones cometidos en Ciudad Juarez, contra decenas de mujeres pobres e inmigrantes, y que quedaron en absoluta impunidad son denunciados en esta obra por Bolaño. Cumpliendo con ello uno de los principales deberes de un escritor: la denuncia social. Este crimen de lesa humanidad deja al descubierto la cara oscura del ser humano cuando la ambición de unos, y la pobreza y el abandono de los más débiles y vulnerables crean un cultivo y un conflicto de intereses que permiten crimenes de esta magnitud.
Aquí estamos, lisa y llanamente, como diría Hana Arent, ante la banalización del mal. Donde el hombre se convierte en un asesino y un monstruo de las peores condiciones. Su lado oscuro sale a relucir en toda su dimensión.

0
0
Responder