correcciondetextos.org: el mejor servicio de correccin de textos y correccin de estilo al mejor precio

Saltar al contenido

Cosecha de viento

martes 12 de junio de 2018
¡Compártelo en tus redes!

“Gente de signos”, de Inés González

Nota del editor

Este relato forma parte del libro Gente de signos, con el que la escritora venezolana Inés González (Los Teques, 1965) obtuvo en 2011 una mención en la XVIII Bienal Literaria José Antonio Ramos Sucre. El libro acaba de ser publicado por el sello Lector Cómplice y fue presentado el 27 de mayo de 2018 en la Librería Kalathos, en Caracas, con palabras del reconocido escritor Héctor Torres. Los veintinueve cuentos que conforman el libro son protagonizados por personajes reales o de ficción que viven historias relacionadas con los signos: el lenguaje, la música, los números, la literatura, lo gráfico, los rastros…

Quiso invocar realidad mediante palabras. Rastreaba la neblina, que favorece búsquedas similares, y para hallarla se había mudado a un bosque no tocado por la mano del hombre, a una gruta pequeña que podría ser reclamada solamente por animales.

Primero era necesario descubrir la conexión entre el sonido y la esencia de las cosas. Para ello debía olvidarse definitivamente de la escritura: estaba convencido de que el ser humano imprimió con las grafías su naturaleza arbitraria. A la hora de la gran elección se preguntó de cuál universo decodificaría primero las conexiones, ¿del tangible universo de las cosas o del oscuro intangible de las ideas? Sin dudarlo escogió el intangible, pues de qué le serviría hallar el noema1 de mesa: al cabo de su experimento estaría el mundo repleto de millones de mesas sin sus correspondientes sillas y quizá con insuficientes comensales o trabajadores apoyados sobre ellas, es decir, sin funciones. Tampoco la iconografía le llamaba la atención: descu­brir correspondencias entre la manipulación de diferentes materiales y los conceptos le parecía aburrido, y eso pertenecía al campo de las creaciones netamente humanas, es decir, al campo cultural, que siempre le había producido arcadas de asco.

Respecto al signo lingüístico, pensaba que entre el concepto y la imagen acústica que lo verbaliza tenía que haber algo, un catalizador ahora vedado al humano quizá como condena por su misma arbitra­riedad, ese defecto producto de su afán autoperpetuador.

Sorteó el problema de los idiomas. Los actuales sin duda con­tenían la mayor carga de arbitrariedad, y al hacer un recorrido re­trógrado, en la bruma de los tiempos se topó de frente con sonidos onomatopéyicos en atávica cópula con los elementos, en esa era cuando los signos vagaban sin inhibición pues los hombres y las mujeres vivían en los dominios de la divinidad. Se preguntaba qué quedaba de eso en el presente ahora que él buscaba los catalizadores.

Debía borrar el mundo y sus objetos tal como los conocía. Lue­go su yo empírico, sus actos e intereses. Entonces el ciudadano dio paso a una especie de animal metafísico; vio pasar ante sus ojos, en despedida, la familiaridad de lo antropomórfico, las cuadraturas artificiales con que el hombre construyó su realidad, los pigmentos con que se habían coloreado los días, los calendarios y todo cono­cimiento del tiempo; millones de letras, guarismos, signos y figura­ciones; las herramientas, leyes y mecanismos de la tecnología; todas las sustancias y fórmulas internalizadas por la cotidianidad de su uso y consumo; el vino, la leche, el oro, el vidrio, la voz, el rumor, la psicología aprendida en la convivencia, la virgen, el dios, los ángeles, los demonios, las notas musicales, la cultura toda.

El bosque a su alrededor se iba esfumando, y ya no sabía del mundo cuál era la forma y cuál el fondo, si estaba en la gruta o él la contenía en sí mismo. Después de depurar su psiquis, borrando las huellas que en ella habían dejado los idiomas hablados, sus neuronas limpias actuaron como un cedazo, permitiéndole “ver” aquellos so­nidos que atraviesan el éter y se posan en la materia, transformándola. De tal forma encontró las revelaciones en el viento, y la manera de acceder a ellas consistió en un difícil ritual: actuarse primitivo. Fue más difícil aún porque hubo de deslastrarse de todo lo accesorio del devenir, ponerse en posición fetal, redescubrir los signos con que se expresa el universo químico, el físico y el metafísico, revolcarse en el humus y el detritus, entender a los insectos y saber oír la microscopía que en millones siempre estuvo a su lado pero no per­cibió. Hubo ruido blanco. Aparecieron ante sus ojos los fosfenos, y en sus oídos los acúfenos fantasmas, esos enlaces directos con la realidad acallados por el ser antiguo y contemporáneo. Sin media­ción de cerebro los estaba reencontrando.

El cometido fue logrado. El vocablo nombrado luego de descu­brir el nexo natural entre sonido y concepto sería acción sin media­ciones, contra lo que habían afirmado los renombrados lingüistas, incluyéndolo a él —¿no dizque el nexo entre palabra y esencia era inmotivado y arbitrario, simple convención humana?—. Pues no.

El término escogido para el primer ejercicio fue el que ex­presaba muerte, en su opinión el único concepto que se renueva constantemente, cuya implacabilidad renace con cada uso, con cada enunciación. Decir su nombre-catalizador en esa extraña mezcla de gemido y escupitajo que descubrió, con contorsiones incluidas, era la muerte misma, la que interrumpe todos los cursos vitales y cede paso a la descomposición y a la dimensión química —el verdadero más allá. A los términos escogidos les hallaría el sonido propio, su noema. En pensamiento puro, “muerte” sería algo así como “fuis­te, pero ya no eres sino un rastro”. Entonces ensayó el noema de muerte en presencia de un ave y ésta murió; luego ante un insecto, y su aleteo cesó hasta caer a sus pies; finalmente lo hizo enfrente de una planta, cuyas raíces a partir de ese momento ignoraron los nutrientes y el riego.

Siguió con otro concepto fundamental, aunque peor: “vida”. Era peor porque encarnaría las terribles criaturas que prefiguraba en su mente para devolver a la humanidad al mundo insuflado de divinidad. Así había abordado la ciencia del funcionamiento del pensamiento, contestando al interrogante de cómo se conoce el universo. De aquí en adelante es obvio que esta palabra, cuya versión anterior se pro­nunciaba y se escribía sin ningún efecto patente en la realidad, ahora se cometerá, se proferirá, como se profieren y cometen los crímenes.

Allí en la gruta nacieron a continuación dioses grotescos, crue­les e invulnerables, ansiosos por salir. A él le parecieron vulvas re­lajadas, enamoradas de sí mismas y sin otra misión que devorar al espectador. Ellos no quisieron nacer, no necesitaban el habla porque entendían perfectamente el mundo, a diferencia de los humanos, que articulan voces y por ello viven ensimismados e ignaros. Lo demás será historia.

Inés González
Últimas entradas de Inés González (ver todo)

Notas

  1. Pensamiento, contenido objetivo de la actividad de pensar: los noemas son las ideas, el contenido de lo pensado. Este vocablo hace referencia, según su etimología griega, al pensamiento o concepto como opuesto a las sensaciones o datos.