XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Las presencias, de Pompeyo Pérez Díaz
(selección)

viernes 13 de abril de 2018
¡Comparte esto en tus redes sociales!

“Las presencias”, de Pompeyo Pérez Díaz

Las presencias
Pompeyo Pérez Díaz
Poesía
León (España), 2017
Editorial Hontanar
ISBN 978-84-92676-61-3
70 páginas

Mi secreto

Y al fin
tras tantos vagabundeos pálidos
y libros incontables
y embaucadoras partituras
tras todas las botellas
de vinos exquisitos
y todas las risas carnales
todos los juegos oscuros
tan tiernos y extraños
tras contarteseas quien seas
cómo escribiría
meticulosamente
sobre la curvatura de tu empeine
o el trazo inolvidable de tu cadera
tras todo eso
puedo confesar
como en una cadencia fugaz
seas quien seas
mi gran secreto
mi mayor deseo
deambular lánguidamente
con un hermoso instrumento francés
una Petit Jean L’aîné
o una Etienne La-Prevotte
(el cuello envuelto en seda)
atravesar abigarrados salones
con sabor a lilas
pulsar las delicadas cuerdas
de cobre y tripa
y al finrecreando
(como en un poema)
la sensualidad y la melancolía
ser un guitarrista
en la época de la Guitaromanie

 

El olor de la compota de manzana con canela

Almost Blue.
Elvis Costello

Me lo dijiste una vez
el olor de la compota de manzana
con canela
es una razón para vivir
y al verte
con uno de esos camisones
blancosque usas
como de otra época
(aunque cortos)
en mi cocina de pared roja
preparando el café
al observarteallí inmóvil
bailarina de Degas
descalza preparando
el café en camisón
pensé que ese instante
el tiempo detenido
era como el olor de la compota
de manzana con canela
y te robé una foto
te volviste
posando para otrasonriente
posición de reposo
y ahora echo de menos
las distintas formas
de tu risa incontenible
que nos hace sentir seres
inmortales el modo en que miras
a tu alrededor la singular
delicadeza de tu pensamiento
tu extravagante manera de hablar
y (tal vez) me inquieta aceptar
que todo cuanto extraño
sea (solamente)
casi tú

y me dijiste una vez
cuánto te gustaba recorrer
con un dedo
cada rincón de mi torso
para ti un perfecto
triángulo invertido
mi forma de andar inconfundible
aguardar con paciente
ternura a que expusiera
alguna de mis ideas absurdas
sobre lo bello y lo efímero
y no puedo olvidar
cómo intuisteadivinaste
desde el principiomi sentido
del humor extraño
(lo llamo humor oblicuo)
mi extravagante manera de hablar
todo cuanto crees desear
tanto y quetal vez
sea (solamente)
casi yo

pero escribimosnuestros nombres
con tu lápiz de labios
en el libro de visitas
del Museo de Montmartre
y caminamos
entre las flores lascivas
que imaginaba
Robert Mapplethorpe
nos reflejamos en decenas
de cristalesde espejos
bebimos grog y vinos de Borgoña
corrimos hacia aquella crêperie
bajo una tormenta
y ahora inventamossusurramos
una transición dulce
hacia la nada

recuérdame

 

La huida

Observo el reflejo en el cristal
de repente mi imagen detenida
y recreo la tarde junto a los espejos
recordando escribir
sobre una máscara de lágrimas espesas
inquieto en el envejecido sofá
de terciopelo que desgrana
los tonos del verde
una vez más el beso del ansia
obsesión esquiva
una y otra vez
el reflejo en el cristal
y la conciencia de lo extraño
deslizándose por las cuerdas
de una guitarra o del archilaúd
sonoridades casi irreales
velando los contornos de la habitación
bellos sonidos
como esos cuerpos desnudos
que a veces contemplo
(no sin cierto asombro)
sobre mi colcha roja
y de repente los describo
como imágenes detenidas
como poemas de carne y alcohol
de sonoridades bellas
aliviando
el impulso de escapar

Pompeyo Pérez Díaz
Últimas entradas de Pompeyo Pérez Díaz (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio