Leyendo a Eduardo Casar se descubre casi siempre algo muy nuevo; se siente gozosa y empátiicamente mucho, y queda la sensación de que algo, pero exactamente “quién sabe qué”, se acaba al fin de comprender.

0
0
Responder