XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Cinco poemas de La certeza de lo inmóvil

miércoles 5 de septiembre de 2018
¡Comparte esto en tus redes sociales!

“La certeza de lo inmóvil”, de Lucía Salerno

La certeza de lo inmóvil
Lucía Salerno
Poesía
Fundación Editorial El perro y la rana
Colección “El libro hecho en casa”, serie Poesías
Yaracuy (Venezuela), 2018
ISBN: 978-980-14-4117-5
44 páginas

Luna roja

Luz brillante que lanza sus hábitos
los vinos han venido a brindar
por todos los párpados que esperan tu llegada
ya sé que tardarás
el ocaso te hizo suya y tu prójimo sonríe

Te respiro luna
incógnita infantil
que se precipita en el hablar de las fábulas
ánimo fascinado
pantomima que deshoja los árboles
¡qué difícil es pronunciarme sin ti!

Distancia fugitiva de la vida
quisiera verte en las estatuas
que cada vez más pálidas
susurran en los diálogos desolados

Muestra mi afecto
y derríbame sin piedad
en las voces de lo diferente

 

Es el atardecer

Un trayecto feliz por las montañas
graba su nombre en mis pláticas
es el atardecer
hábito victorioso
con viejo sabor a gloria
espejismo que me acompaña en otra vía
hecha candela
promesa con matices milagrosos en la cumbre
donde yo apoyo mi torso alineado
para futuros sueños

La oscuridad olvida
que alguna vez
quise teñir los aletazos
que cruzan los caminos
pero aun así
la falacia nada puede sacarme de la vida

Luz rigorosa que apacigua
las proclamas que intercambian los pájaros
suena lentamente la canción
como una campana muy cerca del frío

 

Tiempo de hojas secas

Ya veo en la llanura
los fulgores del sol
como una idea de la muerte
aparece ante mis ojos

Tiempo de espera
deseos que han hecho de los pájaros
picoteos pintados en los desechos de las esquinas

Hoy vi el manto de la sequía
estadía con pasajeros que pronuncian un pésame
a las ramas dolientes
que ya no beben de mis lágrimas

Manos secas me buscan compacta
para tropezar con un gemido de sed
la atmósfera asume el rol de una crisálida
hechizo particular de la pesadumbre

Tiempo de hojas secas
panorama resbaladizo
arrogancia desbordada
en la fluorescencia del ocaso

 

Hubo un tiempo

Un terreno abonado es mi propio recinto
el hecho fascinante del verdor
me obliga a revelar los detalles
de mi cotidianidad

Una febril memoria
se descompone en escenas de danzas
me apresuran a saborear
la creencia divina

Fui en un tiempo
coherente con el río y los barrancos
me he enredado en lo profundo
de una procesión ilimitada

Mis días esperan de esas pertenencias
el tono del silencio
y la fertilidad de la espesura del matorral

 

Pasa la vida

Los viveros me deslumbran
en el provecho de la bondad
excesivo tiempo intacto
en el campo
en la ciudad
en las escuelas
—contenidos ostentosos
con un botín de intimidades—

Pasa la vida
he sido extraña
he ganado ensueños
y también vulgares días de festivales

Llego a pensar que mi marcha no avanza
los pasos sólo ocupan las horas del día
asignados a la hierba
que nace sin obstáculos

Lucía Salerno
Últimas entradas de Lucía Salerno (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio