Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Cinco poemas de Rene Sing Brooks

domingo 30 de septiembre de 2018
¡Compártelo en tus redes!

sin temor el horizonte

para mi hijo Yasser

Ciertamente no me toca
cuadrar el balance de mis propios desaciertos
y es a ti a quien corresponde
abrir el libro mayor, registrar los dividendos ausentes.

Ciertamente necesitarás algún tiempo
para las cartas pendientes
que no amortizarán distancias y desencuentros.

Ciertamente ajustarás las columnas
y encontrarás un poco de mí en tus aciertos,
otro tanto de ti en mis ocasos…

así que, por hoy, tan sólo esta nota de adeudo
y su registro de vida incobrable

y para página abierta tu propia jornada,
que hace tuyo cada instante
y te ofrece sin temor el horizonte.

 

credo personal

para Nicaragua, en esta hora dura

decido creer que el espacio que ocupo
es irreconocible sin tu presencia,
que no habrá sol sin tus verduras

que este día late porque tu corazón lo reconoce
que esta tierra suda por tu piel que es mía

esto decido creer
porque de otro modo no tengo medida
y me pierdo buscando tus hijos mis hermanos
y mi nombre me suena extraño, me desconozco
y tus muertos permanecen penúltimos

creo que esta hora preñada de amaneceres
convoca veredas que enseñarán a andar
creo en las alas de una voz más profunda que la mía
creo en la casa inmensa que espera y llama

esto creo en el acto de crear

 

presentimiento

qué nos desencuentra
y nos desdice con su tañido al partir;
qué asombra bajo la luna
asustada a medio vuelo en la sorpresa

¿a qué viene y qué denuncia?

quizás la primera luz
resta incandescencia a la memoria o
nosotros mismos, una lejana nostalgia
recordando aquello que nunca fuimos

¿qué es lo que se va y no nos deja?

reconocerte en lo conocido
envestirme en vida lejana al parto
verte en espejismos de un diseño inconcluso
tornarme madera precaria bajo arena arremolinada

¿qué es lo que viene y no nos lleva?

ayer vi olas mansas y gansos lentos
niños deslizándose entre transeúntes
sentí el viento liviano del fin del mundo
frente a la ciudad oculta al ocaso

 

historia de espejos

entre las costillas
espacio que cultiva

que emana
al apartar la cortina, al asomarme
tiempo que torna.

enfrento al espejo:
a la cobardía le ha crecido barba,
porta anteojos a lo John Lennon

: fantasma que sobrevive naufragios
porque nunca navega.      

abandonas la ciudad, sus avenidas
aquí no fuiste profeta
y te faltó hambre para ser puta.

tiro la moneda, cae de canto:

bebo del azogue, me hago eco
pájaro de alas pulidas

fabrico máscaras flácidas
con el lienzo cóncavo del cielo

 

hora seca

Amanezco en el zumbido lejano de abejas
en su panal de barro y baba.
Un aletargado vino con bouquet de sarro

me concibe esta mañana opaca,
y fue amor aquel insecto translúcido
que horadó esta piel que no siempre fue mía.

Aspiro a hierba que agrieta el cemento
y caigo como página tostada
de un diccionario cansado de su oficio

de calzar los pies de la tierra,
de anotar este río que anega lo perdido
con lo que no sobrevivirá.

Rene Sing Brooks
Últimas entradas de Rene Sing Brooks (ver todo)