XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Cinco textos de Samiri Hernández Hiraldo

miércoles 11 de diciembre de 2019
¡Comparte esto en tus redes sociales!

Anatómica

como cuando las nubes aprisionan el color de la azucena y la bruma del Sahara no se da a esperar en el polvo y zancudos jugando entre la luz del proyector de la película misionera y sobre caballos que vuelan entre la gente Altai el sonido de la cinta gira que gira haciendo rondar los ojos entre el hoyo negro espacial y el punto menos pisado en Gangkhar Puensum de la tierra esférica su densidad especie con olor a intimidad detrás de cada escama las estrellas. Donde quieras

sobre mi cuerpo a mayor capacidad

 

Daliosa

Si te pintara
bajo la luz, sus efectos
bien al lomo
de un camello somalí
su lengua un salivero
Si te pintara enmarcada
de puerta
tu pie en Catatumbo, su dedo
hurgando el lago Maracaibo
rodeada de rayos y truenos

Si te pintara
en blanco y negro
tan sólo una lágrima
al rojo denso
No importa
rodeada de atávico estiércol
apuntando al nardo
que por saberse
cuellera ni tela extra
enpozando no sólo el mañoso sudor
Te veo
con brocha seca, a mayor distancia
inmensa, aún 200%
rodeada de tan sicario humo

 

Con-fusión 1

(Mar a cuestas)
Su capa
La han confundido con las olas
Las olas del mar; el héroe tal o cual
Heroína real, grande o pequeña

Nos han hecho respirar lo usual
Como si fuese lo mismo participantes, audiencia
Cargar, mojar; los labios, la lengua
Vencer, ganar que lidiar, sufrir más

Y ahogados, sumamente ahogados
Entre pausas de respirar y respirar
En la inusual tierra seca
Su sufrir se acabará

 

Con-fusión 2

(180 grados)
Un diseño en el portón de enfrente
Dos cuartos circular
Se repite a la izquierda sobre en el puente
Que sin agua no abarca más

La casa en realidad es vieja
Cansada de la brisa que ni abre ni cierra
Aunque no se habrá de negar
Al brazo que insiste en saludar

Desde la distancia formando el inquieto mar —
Como si hubiese alguien todavía en la ladrilla ventana

 

Con-fusión 3

(Sueño de ojos abiertos)
El mar, dicho mar
Tocando orillas, laderas
Propicio más al centro, muy al centro
Mucho menor, por supuesto que el infinito cielo

Aunque el mar es azul, puede serlo
Tan azul, cual azul
Aunque se interponga el centrífugo veneno
Y no por ser reflejo, simple reflejo

El mar se confunde, se sigue confundiendo
Con su actual peculiar velero
Que por salir del cavernícola mundo —
Sigue siendo

Samiri Hernández Hiraldo
Últimas entradas de Samiri Hernández Hiraldo (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio