correcciondetextos.org: el mejor servicio de correccin de textos y correccin de estilo al mejor precio

Saltar al contenido

Cuatro poemas de Josep Lleixà Fernández

miércoles 1 de julio de 2020

Josep Lleixà Fernández
Josep Lleixà Fernández (Mas de Barberans, Cataluña).

De la serie Voces contemporáneas de España
Con selección de Fernando Salazar Torres

 

Una sensación de angustia, de escalofrío

Una sensación de angustia, de escalofrío
atormenta mi mente finita al querer entender,
dónde empieza y dónde acaba el Todo.
La verdad, la Vida.

Por la noche, el espectáculo del resplandor de las estrellas es maravilloso,
si lo imagino como parte de un escenario donde se representa una obra inconclusa
donde al fondo del foro hay un talón negro.
Lo disfruto sabiendo que nunca averiguaré el desenlace de la obra,
ni el nombre del autor.

Cuando mi mente quiere traspasar el telón
y profundizar, imaginar, viajar hacia el infinito
esto me produce confusión, angustia.

Sé que mi respuesta a pesar de estar escrita,
yo gusano cubierto de barro y tierra
que me revuelco en el fango, satisfecho de mi ignorancia
nunca nunca la podré entender.

Soy finito.
Mi mente es finita
y cuando quiere viajar a mundos y realidades
que no tienen de fondo el talón negro del escenario,
al no haber palabras, aunque el argumento esté repetido una y otra vez,
ella desea, busca la luz del día donde el sol al deslumbrarme
hace que mi vista y mi mente no vuelen a nuevos parajes
y se queden anclados en mi realidad finita.

¿Qué soy y quién soy?,
cuando me pueda contestar y a la vez entender
quizás empiece a poder contar las estrellas del cielo
y cuántos caminos ignotos hay
para poderlos transitar.

 

Todo empezó como un juego

Y todo empezó como un juego…
nos cogimos de las manos,
entrelazamos los dedos
tú me miraste a los ojos
yo acaricié tu cabello…
tú me dijiste te amo
yo te dije te quiero.

Y seguimos jugando…
como dos niños pequeños

Tú me ofreciste un suspiro
yo me atreví con un beso.

Nos cogimos de las manos,
entrelazamos los dedos
tú me miraste a los ojos
yo acaricié tu cabello…
tú me dijiste te amo
yo te dije te quiero.

Yo me acordé del karaoke…
de tierras lejanas …de aquella noche

 

Muriendo

Aunque esté muriendo un poco cada día,
aunque despacio vaya exhalando mis últimos suspiros
hasta el día que muera quiero vivir.
Quiero disfrutar del aroma de las flores,
pisar los rastrojos de los campo de trigo
y sentir bajo mis pies desnudos
la aridez de la tierra
que me hace sentirla como hermana,
y acostumbrarme a su proximidad,
que a no tardar me tiene que envolver.
Quiero que el viento disipe de mi mente turbios pensamientos
que la brisa me reconforte con suspiros suaves,
que la lluvia me empape el rostro y limpie mis ojos
y que el sol deslumbrante me oriente en el camino.
Quiero que la luna me acompañe en mis sueños
y que las estrellas iluminen mis noches tristes.
Porque hasta el día que muera en esta vida, quiero vivir.

 

Me adentro

Me adentro en la confusión de mi laberinto de preguntas hechas y no contestadas.
Agito el poso del olvido más negro que gris que me tiene atemorizado
y de vez en cuando me paro a escucharme.
Me reencuentro y me reconozco.
Es corto tiempo porque vuelvo a mi olvido de siempre.
No quiero averiguar de dónde vengo, a dónde voy o quién soy
tengo miedo de preguntarme.
Pues soy cobarde, no quiero vencer mi desazón.

Últimas entradas de Josep Lleixá Fernández (ver todo)