Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Cuatro poemas de J. M. Guilarte

lunes 21 de junio de 2021
¡Compártelo en tus redes!

Hundertwasser,1 técnica mixta, 59 x 84 cm

[lado A] La acuarela disimula
su descaro en techos,
parabrisas, retrovisores.
La encrucijada acumula charcos rojos
de los que sólo brotan los automóviles,
como jeroglíficos.
Deben leerse de afuera hacia dentro,
pero no pueden avanzar.
De momento logran escurrir
la lluvia hacia retazos
del bosque desaliñado e inerme.

 

Tamara de Lempicka,2 óleo sobre madera, 35 x 26 cm

La garçonné no reparó en la huelga
de tranvías porque siempre
que acudía al teatro lo hacía en automóvil,
un modelo de carreras para la portada
de Die Dame: así resultará más hermoso
que la Victoria de Samotracia.
Encima del volante, Tamara despliega
el guante izquierdo y controlador.
De la rúbrica TJL, surge Tadeusz Łempicki
—prendado de Tamara Junosza—
al igual que la huella de otra mano zurda,
con anillo marital y boceto descolorido,
como el que recogerá sus cenizas
en el cráter del Popocatépetl.

 

Hundertwasser,3 serigrafía, 49,5 x 67 cm

[lado B] La expropiación frustrada
de los Cadillacs en la Textilera
Ariguanabo se sostiene,
contrariando al Che Guevara,
en las razones de la “aristocracia obrera”.
El sinuoso arsenal de carros deviene
sellos preformados sobre el asfalto,
un silabario anterior al alfabeto
que los marca y petrifica,
placas de letras y cifras blancas
reflectantes sobre fondo negro.
A lo largo del espiral sendero,
proliferan signos de la savia urgente, refractaria.

 

Chicago Fire, “One hundred”, temporada 5, episodio 8

Se piensa que los accidentes de tránsito
provienen del descuido exclusivo,
la ebriedad, drogas, anomalías mecánicas
y errores de cálculo con escasísimos
márgenes para el fallo. Todo ello es mentira.
O digamos, una media verdad.

Los cientos de miles de muertos cada año,
los millones de heridos y mutilados
en las carreteras y avenidas se hilvanan
como vástagos del modelo de desarrollo
basado en la preponderancia del motor,
cuya velocidad no deja cabida
a la equivocación
o a la mala fortuna de la piedrita
que rebota impenitente contra el parabrisas.

Hace más de dos siglos las cabezas nobles
rodaban predecesoras de sus verdugos.
Llegados al futurismo de Isadora Duncan,
la tarea se acentuó en una estola glamorosa.
Entre los restos de un choque múltiple
bomberos del siglo XXI escudriñan
oráculos en un capullo de cristal.
El cráneo rapado emerge hasta los hombros
porque alguien ha obviado
el uso del cinturón de seguridad.
Desde la ofrenda de un dron la escena
se esfuerza en decorar una postal de Chicago
aunque el chofer entiende
que vienen a liberarlo de una guillotina.
Gruesos tajos delimitan el cuello lacerado
y enganchado a un plato
ausente de Roy Batty, lágrimas,
Salomé y el deseo cabelludo.
La víctima debe relajarse y soltar los brazos
pero ha contado con suerte:
los rescatistas culminarán la operación
con prontitud. Dentro de pocos minutos
el bar Molly’s celebrará su aniversario
y el cuerpo de bomberos se dispondrá
a emular los brindis con los que Al Capone,
frecuente y flagrante, pretendió alargarse
en la notoriedad de una centuria.

J. M. Guilarte
Últimas entradas de J. M. Guilarte (ver todo)

Notas

  1. Basado en Encrucijada (1995; incluye Automóvil con gotas de lluvia rojas, 1953, y Una gota de agua que cae en la ciudad, 1955), de Friedensreich Hundertwasser.
  2. Basado en el Autorretrato [Tamara en el Bugatti verde] (1929; incluye Retrato de un hombre inacabado, 1928), de Tamara de Lempicka.
  3. Basado en La glorieta (1995; incluye Automóvil con gotas de lluvia II, 1957, y El jardín de los muertos felices, 1953), de Friedensreich Hundertwasser.