“El amor fingido del comandante Antúnez”, de P. G. de la Cruz
Saltar al contenido

Poemas de Ana Romano

viernes 10 de junio de 2022

Señales

La jauría
ayuna en los portones

En la claraboya
la hojarasca se acordona
y hasta simula un cerrojo

El silencio es desangrado
por la animada versión de las ranas

Y levita esta poeta
en la pesadilla.

 

Las acacias

Las acacias
intuyen lo acodado
del crepúsculo inminente
y una alcantarilla
recrea la hojarasca

Joaquín borronea
………………………..mientras
el englobe del refugio.

 

De un circo

En los trapecios
la peregrinación de los ácaros

La pandereta
que amuralla secretos
retrocede frente al tamboril

Los equilibristas
guarecen sus cuerpos

Las garras
amedrentan la voracidad
del látigo
que abroquelándose
humilla al domador.

 

Tamborileo

Investigada
por las secuelas
y así expuesta
dilata la resolución

Réplica de su espera
en sus horas cruciales
la semana es desmenuzada
por el tamborileo
que oculta la verdad.

 

En el hastío

Calados los huesos por el hastío
sujetan ese cuerpo
que clama enmudecido
Creencias que se deslizan
aguijonean oscuridades
que se acomodan en los cajones
Los recuerdos descubren
a la mujer que flaquea.

 

Volatinero

Piratas
enturbian begonias
Trompetas lujuriosas
destronan zarzamoras
y las afiebradas palomas
merodean el plenilunio
El titiritero
hurguetea en el tinglado
mientras los ojos sepia
ojean la mandolina.

 

Hoguera

Soberbia deambula
Descree conversiones
Los temores alborozados
se enroscan en la omnipotencia
y engendran

Mientras la plegaria
pulsa las puertas del infierno
La abstinencia
atiza la hoguera.

 

Engatusado día

Acallan
los cuerpos desiertos
La llovizna
quema las voces
El domingo
cosecha los caprichos
y en las paredes
languidecen las súplicas

Mientras los gusanos
cierran el ciclo
un piolín
anuda la caída.

Ana Romano
Últimas entradas de Ana Romano (ver todo)