Servicio de promoción de autores de Letralia Saltar al contenido

Poemas de Maikel Santiesteban Velázquez

miércoles 21 de junio de 2023
¡Comparte esto en tus redes sociales!

Función de semidiós

Glosando a J. L. Serrano

Al menos tú comprendes el dibujo.
Al menos somos pocos. No hay oficio
que pudiera salvar del maleficio.
Al menos no es a ti a quien sedujo
el óleo inmaterial ni te condujo
a frágiles orillas de estos mares.
Al menos tú regresas. Otros lares
quedarán incitando tu presencia.
Jamás comprenderán cuál es la esencia.
Al menos eres uno entre millares.

De las constelaciones y la alquimia
me quedo con la noche y el deseo.
No ser el malhechor, no ser el reo
que ha dejado en el campo su vendimia.
Desecha de una vez la ciclotimia
de suplicar regresen estaciones.
El cielo no nos debe explicaciones,
condescender de Dios no es el oficio.
Al menos hallarás el artificio
de saber calcular tus dimensiones.

 

Los ojos para el llanto de mi muerte

Glosando a Jesús Orta Ruiz

Vendrá mi muerte ciega para el llanto.
Diluvio arrasador donde me pierdo
(será al final del día). Estaré cuerdo
para aún susurrar en esperanto
(razón de mi inocencia). El Viernes Santo
supera los senderos que escogiste
y la muerte dirá que yo estoy triste
de olvidar. La casa, el héroe, el amigo,
un árbol y hasta el sol irá contigo
hacia íntimos espacios que escribiste.
Me llevará, y el mundo en que he vivido
disipa lo que fuera de mis bienes,
de mis manos y de mis piernas. ¿Quiénes
se marcharon detrás de tu silbido,
así de angosto, así de arrepentido
y manso de esperar bajo la sombra?
Vendrá mi muerte ciega sobre alfombra.
Yo seguiré ultimando las señales.
Mis días traen las brisas eternales
y aquella lucidez que aún me nombra
se olvidará de mí, pero no tanto.
Soy el texto que emana en tu presencia.
Procuro traspasar la subsistencia.
Un destierro insospechable. Este llanto
que aún espero no me basta. ¿Cuánto
duran estos días, cuánto el paisaje
que existe confinado en su bagaje?
Instinto abrazador será al final,
esperanza, deseo estacional.
Será punto desecho por mi viaje
como yo mismo, que seré el olvido.
Una racha inmadura me despoja
de pretérito argumento. Congoja,
demencia de este lapso suspendido,
torpeza y algún tiempo resentido
rehusando lo que queda de mi suerte.
Es mejor de una vez quedar inerte,
es mejor no me quieran recordar.
Dispuesto viviré por entregar
los ojos para el llanto de mi muerte.

 

Mutación frente al espejo

Glosando a Jesús Orta Ruiz

Yo no sé qué especial malabarismo
tendrán tus manos fijas al madero.
Si ayer fuera un absurdo derrotero,
otra excusa me lleva hacia ti mismo.
Pretendo no ser reo del mutismo,
no es el plan ocultar tales canciones.
Siempre fue la mejor de mis opciones
Ingresar al taller de tus pericias.
He dejado esas máscaras ficticias
que ocultan la verdad de mis facciones.

Para cambiar el rostro hay en mi espejo
incuestionable cauce de los años,
una muerte sin costos aledaños
y el brillo redentor de su reflejo.
Me atraes hacia ti, pero me alejo.
Desestimo el pretérito y sus días.
No existen todas esas melodías
pertinaces después de las ventanas.
He mirado algún rostro cuando emanas
en sublime dolor tus agonías.

Sólo unos días de mirarme dejo
y Dios me nombrará metamorfosis.
Somos una porción. Escueta dosis
descarriada entre líneas de un bosquejo.
Suspiro en alta voz mi canto añejo
para enmendar la ruta que escogí.
El cristal desconoce dónde fui,
Ignora mis vestigios desusados.
Nadie es exento. No hay exonerados
de mutaciones. Cómo escapar si
vuelvo a mirarme… y ya no soy el mismo.
La imagen que vislumbro ha sido enfática.
El pasado es una figura errática
donde nunca hubo alianza ni atavismo,
calzadas imparciales ni eufemismo.
Otra vez reconozco mi sendero,
tan efímero y tan perecedero,
capaz de conservar toda promesa.
Descubro mientras tanto la destreza
de tus manos pegadas al madero.

 

Quisiera ser feliz

*César Vallejo

Quisiera hoy ser feliz de buena gana.
A veces la felicidad estorba.
Quisiera ser feliz si Dios convoca,
hermanos, y nos elige para el drama
de la felicidad. Pero demanda
tan sólo subsistir. Suministrarnos
la embriaguez que nos dure por un rato.
Quisiera hoy ser feliz con apetito.
Pensar que ser feliz es un capricho
a veces tan incierto y tan extraño.

Maikel Santiesteban Velázquez
Últimas entradas de Maikel Santiesteban Velázquez (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio