XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

El fuego que sostiene la mano, de María Negro
(selección)

lunes 22 de abril de 2024
¡Comparte esto en tus redes sociales!

Digo,
y el sonido es distante.
Pero sé que digo,
sé que hay lenguaje
en el caos
donde los brazos abiertos
tocan el borde del decir.
De rodillas,
digo,
de pie
ante el misterio.
Amanecerá,
como otra forma
de quedarse
la vida
sin detención.
Mi voz insiste.
El amor es un verbo.
Insiste.
El amor es un animal
salvaje y herido.
Pero sé que digo
y su dolor
ya no está solo.

 

*

 

La puerta
no se hace sola.
Todo lo que rompiste
abre un camino.
Besa la tierra nueva
y da las gracias.
En las manos llevas
la lámpara y el agua.
Sacia tu sombra
que sin oscuridad
la luz sólo es ceguera.

 

*

 

Este pedazo de alma
es el pez
que busca el aire
tan huérfano de agua.

 

*

 

Se acabó
el tiempo de borrar
la sombra con el codo.
Debajo y arriba
ha sido lo mismo
—sabías.
Titiritero de tu tragedia,
¿de qué tamaño es el hambre?
¿la traición? ¿la lumbalgia?
¿las precauciones?
¿por qué temer
la noche mansa?
¿qué pavor aguardas
por detrás de la tierra?
Respira.
Deja que el viento alcance
la frágil medida de tus pulmones.
Río de aire que revela
el temple, la forma real.
Nada es pequeño.
Otra vez has nacido
por la eficacia
de una perspectiva convulsa.
Te espera el día, la noche,
la deliciosa caída del tiempo.
Levanta tu casa,
en el alma de esos pies
se despereza un verbo.

 

*

 

He sanado
de la mujer
que me mira,
he servido el agua ligera
de los partos;
Debajo de la batalla
escondíamos el terror,
la malicia ingenua,
pretendidamente laxa.
He devuelto el puñal
por el inverso.
Aliviar la sangre
como quien limpia un río,
maleza y palabra,
arrancar y arrasar,
la turba a salvo.
La fecundidad es el después
sembrado en barro.

 

*

 

Coloca la mano
en el agua muerta
y tira.
Esa es su fe.
La forma laxa
de lo que ignora
de lo que no sabe ver,
reclama
el sudor laborioso
reclama
la atenta disciplina.
Es difícil
destruir lo correcto.
La certeza del golpe
talla
la escultura.
Esa es su fe
—se dice.
Tendrás
el monstruo
que seas capaz
de buscar
—se dice.
Coloca la mano
en el agua muerta
y tira.

 

*

 

He bebido vino
Hasta sentir
El sabor del agua.
Tu ausencia me devuelve
El revés de los milagros.

María Negro
Últimas entradas de María Negro (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio