“El amor fingido del comandante Antúnez”, de P. G. de la Cruz
Saltar al contenido

La Poeteca arriba a su segundo aniversario

miércoles 6 de mayo de 2020

 

Una de las instituciones culturales más jóvenes pero al mismo tiempo de las más pujantes de Caracas, la Fundación La Poeteca, arriba el miércoles 6 de mayo a su segundo aniversario luciendo una vasta y variada muestra de logros en el ámbito de la promoción de la lectura y escritura de poesía.

La Poeteca es la biblioteca caraqueña especializada en poesía, pero sus actividades rebasan las que se podrían suponer de esta definición, siendo hoy en día punto de encuentro para el desarrollo de tertulias, homenajes, lecturas, y también clases, investigaciones y reflexiones.

El proyecto tomó forma a partir de varias conversaciones sostenidas en 2017 y con base en el trabajo de difusión de Team Poetero en redes sociales, así como la organización del Concurso Nacional de Poesía Joven Rafael Cadenas que esta iniciativa motorizó desde sus comienzos en 2016 junto a Autores Venezolanos, desde 2018 con Fundación La Poeteca y desde 2019, acompañados por Banesco Banco Universal.

Desde 2018 se estableció en su primera sede en la urbanización Las Mercedes, que dio paso, en marzo de 2019, a su emplazamiento actual en la Torre Mene Grande II, en Los Palos Grandes, gracias a un convenio de cooperación con la Fundación para la Cultura Urbana. La Poeteca pasaría así de tres salones a un espacio múltiple, y su sala de lectura, de mil ejemplares a más de seis mil, en su gran mayoría provenientes de las bibliotecas de los poetas Alfredo Chacón, Luis Pastori y José Ramón Medina.

La institución ha publicado hasta ahora ocho libros en formato impreso y digital, todos accesibles de manera libre y gratuita en su web. Mantiene además un proyecto de visitas a colegios que ha llevado poesía a más de trescientos estudiantes de Caracas, y sus redes sociales suman ya más de 15.000 seguidores en Twitter e Instagram. Asimismo, su sala de lectura cuenta con un espacio expositivo en el que el público ha podido apreciar obras de Rafael Castillo Zapata, Yolanda Pantin, Pamela Rahn, Blanca Strepponi y ABV Taller de Diseño.

A La Poeteca acuden muchos jóvenes a cumplir pasantías profesionales y programas de labor social; además, su proyecto de abrir un diplomado avanza firmemente con miras a convertirse en una propuesta internacional. Este año el Concurso Nacional de Poesía Joven Rafael Cadenas arriba a su quinta edición, y de cada una se ha publicado una antología con los treinta poetas finalistas y ganadores.

Desde su nacimiento en 2018, la institución ha realizado homenajes a grandes poetas venezolanos como Eugenio Montejo, Rafael Cadenas, Juan Sánchez Peláez, José Ramón Medina y Guillermo Sucre. Asimismo, en un convenio con la embajada de la República de Polonia, organizó un ciclo de homenajes a poetas polacos como Wislawa Szymborska, Zbigniew Herbert, Czesław Miłosz y Adam Zagajewski, y en colaboración con la embajada de México acogió la visita de la escritora Sara Uribe. La institución ha desarrollado también actividades en conjunto con Banesco Banco Universal, las embajadas de Argentina, Francia y España, y el Instituto Goethe.

Capitaneada por el escritor e investigador Ricardo Ramírez Requena, La Poeteca cuenta con el apoyo de un comité consultivo en el que participan Yolanda Pantin, Gabriela Kizer, Alfredo Chacón, Rafael Castillo Zapata, Santos López, Arturo Gutiérrez Plaza y Jacqueline Goldberg. Su plantilla de profesores está compuesta por Gabriela Rosas, Miguel Marcotrigiano, Rafael Arráiz Lucca, Luis Miguel Isava, Armando Rojas Guardia y Cecilia Ortiz.

Especial participación en las actividades de La Poeteca ha tenido igualmente la poeta María Antonieta Flores y, en sus inicios, el poeta Igor Barreto. Decenas de lectores han donado libros para su biblioteca. También el poeta y arquitecto Hernán Zamora ha brindado su asesoría en el acondicionamiento y amueblamiento de los espacios, y la Fundación para la Cultura Urbana y el Archivo de la Fotografía Urbana, en especial en las personas de Herman Sifontes y Vasco Szinetar, han brindado su apoyo y consejos.

“Lo que buscamos es poner en las manos de la gente una enorme cantidad de libros de poesía que no vas a conseguir en el mercado bien sea porque están agotados o porque son ediciones extranjeras que no llegan al país”, dijo Ramírez Requena en la entrevista que le hiciéramos en ocasión de la apertura de la primera sede de la institución. Hoy La Poeteca puede ostentar el cumplimiento de ese y muchos otros objetivos, y su vocación de crecimiento augura un futuro brillante para esta institución.

Letralia