“El amor fingido del comandante Antúnez”, de P. G. de la Cruz
Saltar al contenido

La española Inés Martín Rodrigo, premio Nadal con una obra sobre la memoria familiar

viernes 7 de enero de 2022
Inés Martín Rodrigo y Toni Cruanyes
Inés Martín Rodrigo recogió el galardón por Las formas del querer, mientras que Toni Cruanyes obtuvo el Josep Pla de peosa en catalán con La Vall de la Llum.

La periodista española Inés Martín Rodrigo (Madrid, 1983) obtuvo el 78º Premio Nadal de novela con Las formas del querer, una obra sobre la memoria familiar y el “poder terapéutico y reparador de la literatura” que presentó a concurso bajo el título La vida que se fue y el seudónimo Candela Vázquez Soto, según se anunció el jueves 6 de enero.

El 78º Premio Nadal de novela y el 54º Premi Josep Pla de prosa en lengua catalana, convocados por la editorial Destino, se fallaron en un acto únicamente para medios de comunicación en el Hotel Palace de Barcelona, sin la tradicional cena literaria por segundo año consecutivo por la pandemia.

Tras recoger el galardón, dotado con 18.000 euros, Martín Rodrigo explicó que Las formas del querer, que saldrá a la venta el 2 de febrero, narra la historia de Noray, una chica que ante una crisis emocional recurre a las palabras. “Como he hecho yo tantas veces”, recordó la autora.

Para gestionar su duelo, Noray volverá a sus orígenes, “donde ha sido feliz”, y se enfrenta a sus propios miedos cuando empieza a escribir una novela. Para ello, recurrirá a los recuerdos de su abuela Carmen, que a su vez explican la historia de España desde la Guerra Civil hasta el siglo XXI, y también experimentará “el refugio, el alivio de las palabras que la cobijan cuando todo va mal”.

Será entonces cuando descubra que la mejor manera de amar es siendo fiel a uno mismo y reflexione sobre las múltiples formas de querer, “que son tan infinitas como el propio amor” y que según la autora van más allá del amor romántico y también se hallan en la familia, la amistad y la naturaleza.

Aunque aseguró que no es una novela autobiográfica, Martín Rodrigo dijo que, como ella, la protagonista fue una niña que se crio entre libros y a quien la pérdida de seres queridos le enseñó a “afrontar el futuro y el presente”.

La autora dedicó el galardón a la que fue su editora y amiga, Belén Bermejo, fallecida en 2020, a quien reivindicó como su guía literaria que le recordaba que “la alegría es un deber diario”, así como a su madre, que murió cuando ella tenía catorce años.

Periodista cultural en el diario ABC, Martín Rodrigo ha sido jurado del Premio Ojo Crítico de Novela y organizadora de coloquios en el Hay Festival de Segovia, y debutó en 2016 con la novela histórica Azules son las horas.

En 2020 recopiló en Una habitación compartida (Debate) sus crónicas y entrevistas, donde profundizaba en el significado de ser escritora y mujer a partir de sus conversaciones con Jeanette Winterson, Lorrie Moore, Siri Hustvedt, Rosa Montero, Svetlana Alexiévich, Isabel Allende o Margaret Atwood.

El jurado estuvo compuesto por Alicia Giménez Bartlett, Care Santos, Lorenzo Silva, Andrés Trapiello y Emili Rosales, que escogió como finalistas El pasado invisible, y sucede en el Premio Nadal a Najat el Hachmi, que se llevó el galardón del año pasado con El lunes nos querrán.

Por su parte, el Josep Pla, dotado con 6.000 euros, fue para el también periodista Toni Cruanyes (Canet de Mar, 1974) con La Vall de la Llum, en la que evoca la vida de su abuelo y un homenaje a una generación que “sobrevivió a una guerra como niños y han tenido que hacer frente a una pandemia”.

El jurado compuesto por Laia Aguilar, Antoni Pladevall, Marc Artigau, Montse Barderi y Glòria Gasch, seleccionó por mayoría la obra de Cruanyes entre las cinco finalistas de los 44 originales presentados y que se había presentado como El llibre de l’avi y el seudónimo Maria Becana.

Fuentes: El MundoEuropa Press
Letralia
Últimas entradas de Letralia (ver todo)