No simpatizo para nada con ese tipo de investigaciones. No alcanzo a comprender en qué beneficia al poeta o a su poesía el determinar con exactitud la causa de su muerte. Me queda la impresión que se persigue un fin último mezquino: Hacer que el estado pague por atrocidades que se cometieron durante el período Pinochet.
Tiene más que ver con política que con poesía.

Responder