Servicio de promoción de autores de Letralia Saltar al contenido

Derribando el imperio de las bestias
—vencer el bestiario del mal de acuerdo a la profecía bíblica y a la literatura venezolana—

lunes 27 de noviembre de 2023
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Derribando el imperio de las bestias, por Salvador Montoya
Así como se derribaban los mamuts, podemos derribar ideologías de muerte y de distorsión que dañan lo que somos.
Para Vero
Si como hombre batallé en Éfeso contra fieras, ¿qué me aprovecha? Si los muertos no resucitan, comamos y bebamos, porque mañana moriremos.
1 Corintios 15.32

1

De acuerdo a los informes científicos se ha demostrado que los hombres en la época de los mamuts le daban caza a esas enormes bestias azuzándolas; entre veinte o treinta hombres cazadores las llevaban con antorchas y ramas a un lugar de trampas, separaban algún mamut y en las trampas era atacado hasta la muerte desde afuera para luego aprovechar su piel, su carne y sus huesos. Por consiguiente, el hombre desde la prehistoria es un cazador de bestias, un derribador de bestias. Así que el hombre está dotado para derribar fieras y bestias.

 

2

Hoy en día estas bestias no son físicas, pero tienen una estructura de poder y de control mental y social que afectan todos los órdenes de la civilización. Con razón afirman los expertos que para dominar a las masas de las naciones sólo tienen que azuzar su parte animalesca. Sostiene el modelo del cerebro triuno que éste estaría formado por el cerebro reptiliano (responsable del sentido de supervivencia, la agresividad, la dominación, los rituales), el cerebro límbico (el responsable de las emociones y las sensaciones) y por último el neocórtex (responsable de la razón, del pensamiento avanzado, el habla, la planificación). Este modelo triuno ha sido puesto en duda, pero nos identifica unas coordenadas claras hacia donde quieren dirigir a los hombres y mujeres de la sociedad contemporánea. Quien fomenta el cerebro reptiliano busca mantener a las masas en su instinto más primitivo. Hay una serie francesa llamada Primal (2019) donde se une a un hombre primitivo junto a un dinosaurio en una cacería, matanza y supervivencia entre bestias de todo tipo. En otras palabras: tu forma de ser bestia la determina tu forma de sobrevivencia.

 

Quien quiera ser de verdad humano debe aniquilar los sistemas que los arrastren a las pulsiones más bestiales.

3

Ahora bien, estas verdades se manifiestan en mitos y en la literatura universal más poderosa. Porque un mito es una metáfora hecha verdad. Por ello, no es descabellado notar que en la Biblia, cuando Dios habla de los imperios, los denomina “bestias”: así lo expresa el profeta Daniel (Daniel 7). Cuando habla de un poder desmedido y a menudo corrupto y despiadado los identifica como fieras o bestias. Así lo expresa el libro de Apocalipsis (Apocalipsis 13). Porque quien quiera ser de verdad humano debe aniquilar los sistemas que los arrastren a las pulsiones más bestiales. Por tanto, estamos en guerra contra las bestias.

 

4

En la literatura venezolana tenemos cinco referencias a estos sistemas psíquicos de dominación a través de bestias. Primero, el escritor venezolano Rómulo Gallegos, en Doña Bárbara (1929), sugiere que hay que matar al centauro que llevamos por dentro. Significando centauro la barbarie que llevamos los mestizos. Ahora bien, el centauro como mito griego simboliza el caos, el fárrago, el desorden. Segundo, el filósofo venezolano José Manuel Briceño Guerrero, en su libro El laberinto de los tres minotauros (1981), propone que nuestras tres raíces históricas/culturales son minotauros. Y el minotauro como mito griego simboliza la violencia, la destrucción, la catástrofe, lo que no tiene salida. Tercero, el novelista Israel Centeno, en su libro Criaturas de la noche (2000), expone cómo la psique venezolana podría estar dominada por perras amarillas, licántropos, vampiros y acechos de las tinieblas. ¿Qué simbolizan estas criaturas? Nuestros egos distorsionados, nuestras pulsiones de rencor, amargura y resentimientos. Cuarto, el filósofo Erik del Búfalo, en su novela Polifemo (2019), narra los avatares de un hombre consumido en su subjetividad, su único ojo mira sus propias falencias y credulidades. Es la muerte de la visión periférica y global. Es abrazar la visión del individualismo infecundo. Y bajo este mismo prisma mitológico, la novelista Sol Linares, en su novela No todos los cíclopes nacen ciegos (2022), establece la búsqueda de una lucidez que rompa linajes oscuros dentro de nuestra historia personal y colectiva. Hay que derribar entonces el imperio de estas cinco bestias en cada uno de nosotros. Allí está la verdadera batalla.

 

5

Por eso, el apóstol Pablo decía que él había batallado en Éfeso contra fieras. Y lo hacía con la convicción de la resurrección. Enfrentar fieras y bestias es estar seguro de tu trascendencia. Dime cuáles son las fieras que enfrentas y te diré cuál será la recompensa de tu resurrección. Hoy en día están las bestias del transhumanismo, las bestias de la destrucción de los países, las bestias de la dictadura del pensamiento unidimensional. Pero es la hora de los cazadores de bestias y de fieras en equipos de veinte o treinta, y así como se derribaban los mamuts, podemos derribar ideologías de muerte y de distorsión que dañan lo que somos. Porque derribar bestias es el acto máximo de fe y de amor en todos y para todos.

Salvador Montoya

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio