Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
¿Por qué Letralia es gratuita? Detrás de la gratuidad de nuestra revista está un planteamiento relacionado con el valor de la información.

Editorial Letralia publica Simulacros
El nuevo título de nuestra editorial electrónica es un compendio de cinco cuentos del escritor colombiano Carlos Luis Torres Gutiérrez.

I Concurso de Cuentos Interactivos
Acompañada del CID y el Laberinto de Letras, estamos convocando un pequeño certamen literario.

Noticias
Ganadores del Juan Rulfo. Escritores de Chile, Colombia, Argentina, Cuba, Estados Unidos, Francia, El Salvador y Venezuela se llevaron los premios del concurso Juan Rulfo.
Rigoberta Menchú Galeano en defensa de Rigoberta. Para el autor de Las venas abiertas de América Latina, la investigación de The New York Times contra Rigoberta Menchú intenta demeritar su lucha indigenista.
Artistas españoles ayudan a Centroamérica. La Fundación Rodríguez-Acosta realizó una subasta paa llevar recursos a los pueblos afectados por el huracán Mitch.
El doctor García Márquez. La Sorbona otorga doctorado honoris causa al Gabo esperando que éste apuntale la actividad de su área de estudios hispánicos literarios. Letralia reproduce el artículo sobre Clinton con el que el Gabo regresa al periodismo.
Gonzalo Torrente Ballester Muere Torrente Ballester, un escritor de cuerpo entero. A los 88 años, murió en Salamanca uno de los más grandes novelistas españoles del siglo.
El regreso de Pablo Milanés. El autor de Para vivir ejecutó un concierto ante cinco mil espectadores en el Carlos Marx de La Habana. En marzo viajará a España.
Los cincuenta de Condorito. La revista de historietas Condorito llega al medio siglo cargada de vida.

Literatura en Internet
¿Ángeles... o Demonios? Una revista bimestral que se edita desde 1997 en Valladolid y que funda su éxito sobre una acertada selección de textos.

Artículos y reportajes
Violeta en sus propias palabras. El 6 de febrero de 1967 murió Violeta Parra. Hoy la seguimos recordando por canciones como Gracias a la vida.

Sala de Ensayo
Diego Velázquez La instantaneidad de Velázquez. El escritor español Francisco Arias Solís descubre cómo Velázquez convirtió en eternos los momentos únicos.
¿Qué problemas entraña el idioma español? Suprimir la ñ sería un alivio para el defecto de conformación física de los no hispanoparlantes, según el ensayista español Miguel Horn.

Letras de la
Tierra de Letras

De piedra al canto (nuevos extractos)
Susana Artal
Escuela de teatro
Pedro de Isla
Poemas
Marta Juárez
Cuentos
Alejandra Ulloa
Dos poemas
María Neder
Don Alejandro. En las orillas del tiempo cuento con un querido profesor de matemáticas
Octavio Santana Suárez
Poemas frugálicos 3 (extractos)
Hebert Abimorad
El vagón de los recuerdos
José Mijares
Poemas
Judith Rozo Suárez
Paisaje antes del alba
Yamil Rodríguez Montaña

El buzón de la
Tierra de Letras


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ®1996, 1999

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 63
1 de febrero
de 1999
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
De piedra al canto
(nuevos extractos)

Susana Artal


Prólogo

                Tengo que decir todo esto,
                   el silencio inclusive.
             O fundamentalmente el silencio.


Roncesvalles

que malvaise cançun de nus chantet ne seit.
Chanson de Roland,
v. 1014.

El campo quedó vacío.
Vacío de cabezas —digo.
El loco se metió el cuerno en una oreja,
lo sacó por la otra. No llamaba.
El loco no pensaba —esta es una característica—
pero más allá —lejos, digamos,
en un puerto— las banderas.

Y podemos seguir discutiendo el verso cuarenta y nueve,
si soñaba,
           si hubo presagios...
Podemos seguir discutiendo
pero el loco se metió el cuerno en una oreja,
lo sacó por la otra,
revoleó la espada como un molinete ciego,
como la hélice de un submarino,
y quedaron las cabezas.
Y el campo desierto de cabezas.
Y las cabezas en el campo
tendidas.

Y debajo de un pino
o quizás de un peñasco
o según otra versión...

El ruido o los que quedaron bajo la tierra
o el gemir de la trompeta
                                o la trompeta que era un cuerno
o los últimos sonidos de los muertos.

Pero el campo se quedó vacío.
                                Las banderas no llegaban.

Y el loco hendiendo la espada.
                                La espada en el agua,
la espada bajo el tronco,
y nadie sabe dónde quedó la espada.

Por eso el campo quedó vacío.
Entonces el cuerno no sonaba.

Por eso los locos seguían discutiendo
                si el verso cuarenta y nueve
                          o el cincuenta y cinco.


Homenaje

       Entre todas sólo ella exhibía la autoridad del junco,
                flexible y fuerte, delgado y esbelto,
        bamboleándose en el aire como una cuerda encantada
                       entre los dedos de un faquir.


En el horizonte de los gritos

Es dos más tres menos cinco: la cifra del viento que parte montañas. La gran hacha invisible con color de estrella y olor de algas. Esto es: la astucia animal de los objetos familiares. Un hechizo que se apodera de la retina y la retuerce como un trapo.

Fuera de aquí no es pertinente indicar las pistas. Los mojones del camino no son piedras. Sus corazones laten, su sangre entra en ebullición al salir el sol tras el curvo horizonte que nos separa de los gritos.

Por las tardes, la mano de seda negra viene a tratar de apoderarse de mis párpados y se entabla el combate eterno (martillos contra sien contra un cráneo donde circulan discursos que promueven el remolino de mis dedos contra el vidrio).

No queda duda alguna. La certeza es absoluta. Se trata de un animal que se alimenta con palabras astilladas y filosas que se depositan en su vientre y permiten reconstruir el mundo desde la ausencia.


In my end is my beginning

Lo mejor que un niño puede hacer con sus
juguetes es romperlos.
G. F. Hegel.

Camina hacia la nave.
Lleve el torso desnudo o no
eso no tendrá la más mínima importancia.

Hablo de muertos que nunca están
del todo muertos.
De sinos trágicos como el sol omnipotente
                                                      del desierto.
De dinastías enteras que se suicidaron
al comprobar que era imposible atraer
la más elemental de las hilanderías de la luz
a sus reinos predestinados por la ceguera.

             Repaso el cuadro absurdo donde el mismo personaje
             encerrado en el cuarto de mil puertas, sale
             y desemboca en el eterno
                                               polígono de mosaicos.

Un idéntico cansancio animal me trae siempre de vuelta
                    a estas costas.

La vida puede seguir suspendida
en este arco apretado de sudores.
                     Una escala de cristal que no termina
                            en ninguna parte.
Parajes donde el beso
                    es un aullido de perros
                                               olfateando la muerte
o la ordenada agregación de las sales sobre una superficie
                    de piedra.

Pero es inútil: la piedra no late.
El mármol es una carroza mercenaria
que se embarca en geometrías diseñadas
para engatusar idiotas.
Y yo no digo nada. Absolutamente nada.

Se recuerdan años como hipnotismos de alcohol.
Se siguen amasando trapos para no haber querido nunca
a ninguna muñeca.
Se fabrican tiesas, almidonadas perífrasis de hormigón
donde ocultar la vida ¿dónde?
Y se confiesa. Y yo confieso.
Y todo esto no es más que otra bella mentira.

Distanciamiento, decía Brecht.
Escrito en rojo: no puedo saber dónde estás.
Estos desiertos campos donde bailó la batalla
contorsiones magníficas como el cuerpo
de los condenados a la hoguera,
estos campos —digo—
hermosos como una espalda desnuda
no son ni más ni menos reales
que el xilofón delicado de tus huesos,
que el viento que los obliga a vibrar
entretejiendo la música elemental de tus leyendas.

Una catedral en medio del Sahara
Sin paredes.    Sin ruidos.    Sin puertas
Una catedral entera de silencio.

Y el día huyendo como una tropilla
Y la tropilla que busca inútilmente el mar
Y el mar lejano, increpando el orgullo de los dioses.

Nos despertamos llorando, la cara contra la piedra.
La humedad de nuestros gritos no alcanza.
                                               Nunca alcanza.

Las ceremonias, frialdad de espejos
       destrozando la luna.
Bisturíes desgajando delicadamente
       la piel de una cebolla.

Seguimos pidiendo más,
                            clavando las uñas en los escalones.

Los secuaces usan sombreros negros.
Se liman prolijamente las uñas.

El desengaño es un oficio de titanes
Dictar sentencias es el trabajo de quienes no tenemos
otra cosa qué hacer

Lejos, el viento hincha las velas
hasta convertirlas en globos anaranjados

Los héroes —los mil veces derrotados—
echan por la borda el primer contingente de peces
destacado para la invasión.
Telegramas azules vienen a recordarnos
que efectivamente has muerto hace ya tanto tiempo.

Hielo en las ramas superiores de los árboles.
Hielo en lo más alto del mástil.

Milagrosamente se ha perdido el itinerario de este viaje.
Bendecimos mil veces nuestra suerte
y enterramos el cuaderno de bitácora.
Amorosamente, como orfebres o criaturas,
grabamos sobre el casco la sentencia sublime:

                                                               "......


Profecía

                  I

    Quizás esperando un sol,
           una mirada.
La austera silueta de un navío
     que la luz de la luna
       rescató de la nada.


                  II

        Palabras sin brillo.
        Escuetas y rotundas.
      La verdadera suavidad
         carece de tersura.


                  III

        Son huellas diminutas.
        Esquirlas del espacio
           en que subsiste
      la voz de los ausentes.


                  IV

        Pero tiendo mi arco
        y me prometo viento.
           Tenso sonidos
con dedos pacientes de anhelo.


                  V

"No lo dejes crecer antes que la luna
        haya enjaezado el filo
        de mis hachas" —dijo.
        Y se alejó sonriendo.


Nadir

Soles occidere et redire possunt.
Catulo.

Escucho decir que las tumbas
de los reyes
deben mirar eternamente al sol.

En este espacio siempre cíclico,
siempre continuo tránsito hacia sí,
un animal azul viene a morderme
el cerebro
cada vez que intento
tu nombre
como un estallido independiente
de mi lengua,
como un fragmento erosionado
de mi boca que se abre
inmensa como un remolino
hasta tragar toda la luz.

En esta latitud
—me dicen—
no es necesario creer en Dios:
basta llevarse las manos al cuello
para morir.


Invocación

       O quizás invocarte a tientas,
            como en sueños.
              Como un sueño.

              Para recordar
       que aunque tus ojos sean
              tan hermosos,

          los sueños no existen.


Epílogo

            Y hay un círculo de hierro
       donde la suma de todas las respuestas
             equivale a una pregunta.



       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras