Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
Venezuela negra. Tras la tragedia de diciembre, la tierra de la Tierra de Letras está de luto.

2000: el futuro presente
Letralia lanza una convocatoria para su próximo libro colectivo. Esta vez nos enfocaremos en la ciencia ficción.

Noticias
El último beat. Paul Bowles falleció en su amada y exótica ciudad de Tánger.
Sábato postal. Ahora en una estampilla, el autor de El túnel, de 88 años de edad, dice que "queda Sábato para rato".
Sergio Pitol recibe el Rulfo. El escritor mexicano dijo sentirse "nervioso, pero feliz", al recibir tan honrosa distinción.
Los 75.000 libros de Guadalajara. La Feria Internacional del Libro de Guadalajara sirvió para impulsar 75.000 nuevos títulos.
Murió Arciniegas. El escritor colombiano murió a seis días de lograr su sueño íntimo: alcanzar el siglo.
García Lorca robado. Un ejemplar de la primera edición de Canciones 1921-1924, de Federico García Lorca, fue hurtado de la Residencia de Estudiantes.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
The Sor Juana Inés de la Cruz Project. Un invaluable recurso para quienes necesitan realizar trabajos de investigación sobre Sor Juana Inés de la Cruz.

Artículos y reportajes
Nuevamente Mejía. En esta edición presentamos una vez más las interesantes Crónicas desde Lima, del peruano José Luis Mejía.
El libro adolescente de Daína Chaviano. La escritora cubana acaba de publicar Casa de juegos, de la que habla en esta interesante entrevista de Megalibros.

Sala de ensayo
Borges forever. El escritor venezolano Harry Almela analiza las razones de la inmortalidad borgiana.
Lingua latina non mortua est in interneto. El escritor mexicano Pedro Martínez Figueroa esboza una defensa del latín y nos alcanza un peculiar vocabulario informático en esa lengua, nada muerta.

Letras de la
Tierra de Letras

Río de ventanas
Javier Etchemendi
El origen de la vida
Alan Meller Rosenblut
Yo era un dios infalible...
Helmer Hernández Rosales
La moneda y la luna
Luis Manuel Claps
Tres poemas
Gustavo Aréchiga Gómez
La gata y la rata
Frank Bonilla
La coupe ennivrée
Frederic Pouchol
Parte octava, cuarta docena: de donde se habla de casos aislados
Daniel Noseda
Poemas
Agustín Calvo
Acerca de la construcción de la Realidad o Augusto Vampiro empalado por su propio deseo
Sergio Holas
Cuatro relatos
Yvette Guevara-Dedaj

El buzón de la
Tierra de Letras

Libro de Luis R. Sánchez.
Sobre Enrique Banchs.


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ®1996, 1999

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 83
6 de diciembre
de 1999
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
Yo era un dios infalible...

Helmer Hernández Rosales

    (Nota del editor: Hoy presentamos a nuestros lectores este poema, que forma parte de su libro inédito El párpado del grillo).

Yo era un dios infalible
Y para no sentirme solo
Creé dentro de mí un fantasma.
Le di nombre, sonrisa, manos limpias
Y un corazón abismal para la lujuria.

Pronto adquirió excusas para vivir
Resabios para matar
Y complicidades que compartió furtivamente
Con otros fantasmas.

Fuimos confidentes
Y felices por un tiempo.
De cada paso y huella
Me entregaba un vestigio
Y en sus entrañas encubría
Un rincón cálido para la alabanza.

Adquirió las virtudes
De un guerrero audaz e infatigable
Y su armadura derrotó enemigos encarnizados.
Fué próspero, admirado y codiciado
Por las legiones de otras comarcas.

Un día se embriagó
Con el triunfo de su mejor batalla
Y quiso asesinarme
Para usurpar mi reino.

Lo entreví en la impaciencia lacerante
De su mirada
y lo dijo a viva voz su sangre galopante.
Nada hice; tampoco pronuncié palabra.

Esperé sin aflicción
Y creí que había llegado el momento
De dejar en manos dignas
El dominio de mi feudo.

Una madrugada lo presentí
Escabullirse por mi cuarto revuelto.
Avanzaba a tientas y en sigilo
Evitando tropezar con las cosas inútiles
Que me han rodeado siempre.

Cerca de mi rostro
Percibí su aliento cálido y urgente;
Nada hice que pudiera desalentarlo.
Dispuesto a morir, cerré los ojos
...y esperé el golpe de gracia.
Tuve compasión y le deseé la mejor suerte.

Pero no sentí el filo de su espada
Atravesando mi corazón y aburrimiento.
En cambio cayó a mi lado
Débil, asustado, indeciso
Con el rostro bañado en lágrimas
Y gimiendo como un niño abandonado.

Solo entonces me reconocí
Como un dios imperfecto
Porque había sembrado en él
La misma cobardía
Que me ha impedido tantas veces
Clavar un puñal
En mi corazón viejo y perverso.


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras