Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
El tiempo pasa. Llega el polémico año 2000 y Letralia aprovecha para pasar revista a los últimos doce meses. Además, un obsequio para nuestros lectores.

Noticias
Continuará. Así tituló su discurso de aceptación el escritor Günter Grass, premio Nobel de Literatura, para quien la historia no ha terminado aún.
Severo completo. Una editorial española acaba de publicar las obras completas del autor cubano Severo Sarduy, muerto en 1993.
Los inéditos de Romero. El escritor venezolano Luis Barrera Linares reveló que quedan al menos ocho libros por publicar en la obra de Denzil Romero, muerto en marzo.
Edwards, ganador del Cervantes. El escritor Jorge Edwards desestimó la especie según la cual le otorgaron el premio Cervantes como disculpa diplomática con Chile por el caso Pinochet.
Caballero Bonald rechazado por un voto. La Real Academia Española rechazó la postulación de José Manuel Caballero Bonald como miembro de número, por un solo voto.
La lengua se reúne. El II Congreso Internacional de la Lengua Española se realizará en Valladolid en octubre de 2001.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
Dramateatro. Nace en Venezuela una importante plataforma comunicacional sobre dramaturgia.

Artículos y reportajes
Xanana Gusmao, el Che de la jungla. Una especie de Robin Hood de la modernidad, Xanana Gusmao, el líder timorense, es retratado por la escritora argentina Luisa Futoransky.
Rafael Alberti, marca registrada. La disputa por la herencia de Rafael Alberti apenas comienza. Nuestro editor, Jorge Gómez Jiménez, comenta los entretelones del litigio que de seguro protagonizarán la hija y la viuda del poeta gaditano.

Sala de ensayo
Doctrina pueril. La escritora cubana Lourdes Rensoli Laliga establece puntos de comparación entre El principito, de Antoine de Saint Exupéry, y la historia de Hayy, del árabe del medioevo Ibn Tufaíl.

Letras de la
Tierra de Letras

Tres relatos
Luis Martínez
Poemas
Jordi Climent Botella
Fuck you
Hernán A. Brignani
La furia de la piel delicada
Javier Flores
Sueños en el Orinoco
Rafael Rattia
Cuatro poemas
Luis Daniel Fernández García
Cazadores de sueños
Édgar Allan García
Poemas
Paul Dassori Artigas
El encuentro
Juan Antonio Moya Sáez
Poemas
Miriam Ventura
Tiempo
Matías Gastaldi
Dos poemas
Álvaro Ancona

El buzón de la
Tierra de Letras

Solicitud de material bibliográfico
Sobre Roa Bastos
Dudas sobre poesía


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ®1996, 1999

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 84
20 de diciembre
de 1999
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
Poemas

Paul Dassori Artigas


Verde

Verde, verde, verde haciéndose en mi sangre.
Soy hoja entrando por una ventana,
también un grillo cantando al sol.
Verde por dentro y por fuera y desde adentro hacia fuera.
Totalmente árbol jugando ser adulto.
Miro hacia ti y yo sigo clorofílico.
Miras hacia mí y escondo mis hematomas verdes.
S. Hawking se asusta al ver mis "agujeros verdes".
He extraído lo verde, lo aspiro, lo bebo y no me alcanza
Para acercarme a tu cintura ajustada por ese pantalón azul e inyectarte
    [mi bacilo feliz.


Pasos

A un paso de una ciudad perdida, con calles intestinales encuentras aire
   [por primera vez.
A un paso de ser otro, andando al alba, otro que marcha en torno a una
   [esfera elástica.
A un paso de entrar en lugares que nunca estarás puedes... —no puedo
   [decirlo, vulgaridades secretas.
A un paso yo no conozco a nadie ni nada, advierto un país extraño, de
   [puro frío tengo calor.
A un paso tan largo como tren se desprende humo de tu cara que baila a
   [medida que respiro.
A un paso de distancia él quiere estar con ella, ella quiere estar por él
A un paso llego a la bahía de tus olores, con el naufragio nadando a mi
   [lado.
A un paso beso tu boca colgada, tus senos de 666 gramos, tu lengua flor de
   [carne.
A un paso estás de estos labios avaros que caen, caen en un triángulo
   [muy negro.
A un paso de anunciarte que traigo un contagiante caos en los bordes de
   [mi piel.
A un paso estamos de transfigurarnos mezclando religiones, códigos,
   [manuales.
A un paso de llevarte al límite, al infinito para conocer tu propia
   [naturaleza.
A un paso tan solo a un paso nuestras conexiones ya no encajan.
A un paso de lo nuevo no lograste saber dónde estabas tú, pero lo más
   [importante aun, no saber quién susurraba a un paso de tu oído.
Un paso, un paso, un paso, un paso, un paso y otro paso...
                                              iré a susurrar algunas cosas en algunos oídos.


Y dije un nombre femenino

Lo llamé a tajo abierto, a monte desnudo / subí las ondas del sonido, corrí tras las siluetas de mis ecos / buscando la manera de penetrar en tus oídos / porque ya no es tan simple como mordértelos y anclar mis dientes en tu carne.
Y murmuré varias veces bajo tus miradas:
Como si fueran los últimos suspiros de un moribundo abrazándose a la visión de la vida / como una flor entre las páginas de un libro me entierro en el fondo de tus pupilas / He que tus ojos entibiaban los helados y musgosos pétalos de un cuerpo florecido / me hacen cabalgar sobre los campos de tu cintura / aunque no sea ya tan simple partir el día en dos y posarme de cinco en cinco a tu cadera.
Y desplegué tácitos gritos entre tus senos:
Tarareabas que entre dos todo era mejor / y la brisa de tu voz mutilaba la veleta de mis más agudos sentidos / y perdido entre tus paisajes como cumpliendo una ley universal asciendo a las montañas de tu piel.
¡Llamadla! Allí donde pasa, por los cuatros vientos y todos sus costados ¡Atrapadla! Sólo por ver si quieren... Sólo por ver si quieren, un punto del infinito.


Y si intento

Y si levanto mis ojos ahora frente a ti
Y si levanto mis manos para alcanzar la sal salvaje de tu cuerpo
Y si levanto la tapa de mis sueños
Y si intento poner a hervir mi razón en el hielo de tus senos
Igualar mi desnudez al galope de una manada de búfalos
Y si intento lanzarme a tus labios catedrales causando cataratas y saltos
Estrellando mi acuática lengua en la fuente de tu sonrisa
Me mantengo llenando un pozo con piedras perdiéndose en su pupila
No será posible llenar tu olvido con polvos de hojarascas
Se oye apenas un ruido cuando te llamo de montaña a montaña
Arde la grasa y veo caer al cielo desde un cordel
Recojo azules, amarillos, verdes en el calor de verte
Lleno los bolsillos y mis órbitas de todos tus destellos, ¡es natural!
Soñar, soñar con la diosa que está en el más oscuro y húmedo sitio de mi pecho
Soñar que harás incursiones nocturnas y escucharé temblando tus pasos
De agua sobre mi pecho
Mi pecho de ayer se siente más hombre bajo las siluetas de tus pies
Para ver esto tengo que respirarte sólo una vez más.


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras