Gracias, Don Antonio, por tan culto, fundamentado, amable paseo por el París mitificado, querido y constantemente recordado. Un lujo leerle.

0
0
Responder