En honor a la verdad conozco poco de este espléndido caballero de las letras venezolanas. Sé más de su hijo Boris, tal vez la Web es un factor de influencia decisiva cosa que en años anteriores a los 70s., no conocíamos y hoy nos inunda, afortunadamente, de buena información en nuestra selecta búsqueda personal y asociación de grupos virtuales. Los estudios del bachillerato tan solo nos referencian a los clásicos venezolanos de la Literatura e hispanoamericanos, obviando otros valores de las letras no menos importantes, como al Sr. Izaguirre; pero lo fundamental de esta tecnología digital es lo que ahora disfruto en este momento con tan especial entrevista, que nuestro amigo Pulido nos entrega para darnos conocer estos valores ocultos de nuestras letras, para mí, que conforman un abanico desplegado del quehacer literario nacional. Por lo demás, entiendo a Izaguirre en esa pasión de cuidar helechos. Es una pasión que, junto al esmero dedicado a todo un jardín, conforman el ejercicio de un determinado arte como complemento de lo bello de este. Excelente, gracias amigo Pulido.

0
0
Responder