Publica tu libro con Letralia y FBLibros Saltar al contenido

Roberto Net Carlo:
“La poesía debe inundar las calles”

domingo 25 de febrero de 2024
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Roberto Net Carlo
Roberto Net Carlo: “Todo lo que he hecho parte de que soy puertorriqueño y caribeño”.

Roberto Net Carlo (Mayagüez, Puerto Rico, 1954) es poeta. Por Joserramón Melendes, en Postemporáneos (1994), sabemos que realizó estudios hispánicos en la Universidad de Puerto Rico. Es autor de al menos los siguientes poemarios: Al borde de un silencio (1990), Arte en vivo y en todo color (2010), Voz sin mundo (2018), Libro NCarista (2020), Loop (2021) y Cuaderno Sonori Vi (2021). También tiene varios álbumes de poesía sonora en línea, tales como Nunca lo he hecho en un motel (1986-1997, 2021 y 2022), El aprendiz ardiente (2022), Los dioses muertos del capitalismo (2022), La poesía se hace con la boca (2022) y Bienvenido a la República de Puerto Rico (2023). Net Carlo ha contestado todas nuestras preguntas. Todas sus respuestas son para ser compartidas con todos vosotros.

 


 

—En 2020 publicó usted su poemario Libro NCarista. ¿De qué trata este libro? ¿Cómo surgió la oportunidad de trabajarlo?

Libro NCarista se materializó gracias a uno de los grandes pioneros de la poesía experimental, John Bennett y su legendaria editorial Luna Bisonte. Esta obra o desobra tiene dos vertientes, la primera mis reacciones a la pandemia y la segunda un registro de mis trabajos publicados en Facebook a través de los años. Se incluyen también poemas visuales y textos asémicos. El desmadre Ncarista intenta una subversión del Lenguaje / hallar mi propia lengua dentro de ese Lenguaje que pretende ordenarnos y regir nuestra existencia / clasificarnos/ crucificarnos / convertirnos en estadísticas lingüísticas / gramáticos sin tacha / galardonados por la Burguesía / quien realmente es quien decide lo que entra o no al Canon… mi deseo era proponer una poética / alternativa / o universo paralelo de perreo combativo a lo que se entiende es Poesía tradicionalmente o el buen versar de la gente bien. Como diría el bardo hípico Cosi Momosi: “Ahora me encantan los rusos porque todo el mundo los odia”… Eso él siempre responde cuando le preguntan por el Libro Ncarista… yo, RNC, me amparo en la Quinta de Beethoven.

“Libro NCarista”, de Roberto Net Carlo
Libro NCarista, de Roberto Net Carlo (Luna Bisonte, 2020). Disponible en Amazon

—¿Qué relación tiene su trabajo creativo previo a Libro NCarista y su trabajo creativo-experimental entonces y hoy? ¿Cómo lo hilvana con su experiencia de puertorriqueño-caribeño y su memoria personal de lo caribeño dentro de Puerto Rico y el Caribe?

—Mi trabajo previo ya tenía las semillas de lo que vino después. Lo más que trazó un rumbo inesperado fue la práctica de la poesía sonora y fonética. Las diferencias que observo son más desfachatez y radicalización composicional que antes. Cada vez más libertad para salir del grillete del lenguaje. Todo lo que he hecho parte de que soy puertorriqueño y caribeño. Lo curioso es que soy más apreciado fuera de mi país / yo he llevado información de lo que sucede aquí a lugares donde apenas se conocía sobre Puerto Rico / en los círculos de poesía experimental a nivel internacional / con el tiempo se unió Esteban Valdés a quien introduje en esos ámbitos con gran éxito.

—Si compara su crecimiento y madurez como persona, poeta-escritor, con su época actual de poeta-escritor en Puerto Rico, ¿qué diferencias observa en su trabajo creativo? ¿Cómo ha madurado su obra? ¿Cómo ha madurado usted?

—Bueno, a mí eso de madurar me suena a fruta podrida. Prefiero la inmadurez y descreo en las categorías empleadas por la academia y sus secuaces. Lo primero es que no me considero un escritor / soy un poeta / yo practico una vocación o un tic nervioso del que no me he podido sanar que llaman poesía / lo mío no es una profesión / es como si ser poeta fuera ser dentista / y tampoco considero la poesía un género literario. Poesía para mí es algo que va más allá / de libros / es un modo de ser y relacionarse con el mundo / Poesía es lo que se inscribe dentro de ti sin tú poder hacer nada para evitarlo / luego le das la forma que más convenga para plasmarlo / sea un grito una revolución o una puñeta. Yo cada vez me desmaduro más y maravillo de lo poco que entiendo de la vida. Aprendo más de algunos jóvenes que de gente de mi generación / de mis amigos no queda ninguno respirando.

Usualmente me he mantenido alejado del mundo literario y los ambientes culturales.

—¿Cómo visualiza su trabajo creativo con el de su núcleo generacional de escritores con los que comparte o ha compartido en Puerto Rico y fuera? ¿Cómo ha integrado su trabajo creativo y experimental a su quehacer literario?

—Yo usualmente me he mantenido alejado del mundo literario y los ambientes culturales. Aun así, me relacioné con una gran cantidad de poetas y artistas. La mayoría de los que aún viven me conocen / según me comentó uno de mis pocos amigos poetas / él lo que ve que la etapa experimentalista se extinguió rápidamente y que sólo la continuamos Esteban Valdés, Néstor Barreto y yo. Para mí yo no tengo un quehacer literario sino vivencial. También he publicado varios álbumes de poesía sonora y Ruido, que es lo más que interesa… Sólo escribir libros es muy limitante. Creo que la poesía debe inundar las calles, tomar a la Fortaleza por asalto y el Capitolio… Cagarnos en los padres de esos que han destruido nuestro país. Creo en ese tipo de deseo, he integrado mi obra con la realidad que todos padecemos.

—Ha logrado mantener una línea de creación literaria enfocada en la poesía experimental. ¿Cómo concibe la recepción a su trabajo creativo dentro de Puerto Rico y fuera, y la de sus pares?

—Fuera de Puerto Rico me ha ido a pedir de boca. He podido publicar otro libro que ha sido muy bien recibido, Cuaderno Sonori Vi. Dentro de mi país es como si no existiera. Lo que a fin de cuentas no me molesta, ya que he recibido el apoyo de personas admirables como Roque Raquel Rivera, a quien deberían otorgarle el Premio Nobel de Literatura, y Petra Bravo ha presentado mi poesía en sus creaciones realmente excepcionales, la más recién: Simulacro. Mi compañera es una artista de verdad. Eso compensa el ninguneo nativo.

—Sé que es usted de Mayagüez, Puerto Rico. ¿Se considera un escritor puertorriqueño o no? O, más bien, un escritor, sea éste puertorriqueño o no. ¿Por qué? José Luis González se sentía ser un universitario mexicano. ¿Cómo se siente usted?

—Soy de Guanajibo. Soy puertorriqueño y descendiente de catalanes y judíos. Gran parte de mis ancestros judíos fueron exterminados en los campos de concentración nazis. Ser puertorriqueño es mi realidad. Lo único que quiero es poder ver a un Puerto Rico libre y soberano antes de dejar de respirar. Si no fuera puertorriqueño no haría mi obra del modo que la hago. Creo que lo más determinante de mi vida ha sido nacer en Puerto Rico, para bien o para mal. A la vez mi formación desde un inicio rompió los parámetros… Artaud… Lautréamont… Rimbaud… Y luego Vallejo, y otros autores que aquí no se conocen mucho, fueron mi llave para romper el grillete del condicionamiento cultural.

En Puerto Rico vivimos en una sociedad sin ningún tipo de legalidad producto de una invasión armada.

—¿Cómo integra su identidad étnica y de género y su ideología política con o en su trabajo creativo y su formación de origen puertorriqueño?

—Mi modo de ver es este: en Puerto Rico vivimos en una sociedad sin ningún tipo de legalidad producto de una invasión armada, la cual han naturalizado como aquí no ha pasado nada, pero todo es una farsa profunda, una democracia de pacotilla… Creo que la juventud debe rebelarse y tomar el poder porque van a ser los más perjudicados por toda esta porquería que llaman gobierno, y creo que sería lírico en un sentido real que los poetas ayuden a que el país esté en manos de la juventud. Eso también es poesía, mejor que en un libro.

—¿Cómo se integra su trabajo creativo a su experiencia de vida como estudiante antes y después de su paso por la Universidad de Puerto Rico? ¿Cómo integra esas experiencias de vida en su propio quehacer de escritor en Puerto Rico hoy?

—Siendo sincero, a mí nunca me gustó la escuela y me di cuenta rapidito de que los adultos no eran personas confiables ni nobles. Mi paso por la Universidad de Río Piedras fue para complacer a mis padres / el beneficio mayor es que Che Melendes me publicó en la Antología de la Sospecha.

—¿Qué diferencia observa, al transcurrir del tiempo, con la recepción del público a su trabajo creativo y a la temática ficcional o no del mismo? ¿Cómo ha variado?

—La verdad no veo gran diferencia. La gente en Facebook prefiere los poemas visuales a los textos escritos. Mi obra interesa a unos pocos y ellos la disfrutan y algunos son mis amigos y buenos amigos. Yo sigo trabajando porque es como respirar. El mundo literario es mierdosísimo.

—¿Qué otros proyectos creativos tienes recientes y pendientes?

—Publicar mis obras inéditas con Editorial La Criba. Y reeditar otras. Recién me editaron Loop. Quedó espectacular. Un libro de arte. Y publicar álbumes de poesía sonora. La poesía sonora es lo que más me gusta hacer y seguir jodiendo el parto y colaborar con Petra Bravo… El SIMULACRO de la realidad [la colonia] no podrá con nosotros y diré siempre VIVA PUERTO RICO LIBRE. Por último, para dejar clara mi postura… Hallo nauseabundo que un poeta puertorriqueño reciba premios de un rey Borbón o del presidente de Estados Unidos… Y me solidarizo cien por ciento con Bad Bunny cuando romántico canta “A mí me gusta la chocha de Puerto Rico”.

Wilkins Román Samot

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio