XXXVII Premio Internacional de Poesía FUNDACIÓN LOEWE 2024 Saltar al contenido

Aida Mendoza Rivera:
“Años atrás veía imposible publicar libros; hoy es una realidad”

domingo 7 de abril de 2024
¡Comparte esto en tus redes sociales!
Aida Mendoza Rivera
Aida Mendoza Rivera: “En esta generación son varias las personas que están trabajando y cada día que pasa me encuentro con más microhistoriadores y con historiadores municipales”. José Rabelo

Aida Mendoza Rivera (Cayey, Puerto Rico, 1965) es educadora e historiadora. Fue educadora del Departamento de Educación del Estado Libre Asociado, y ha sido la historiadora oficial del municipio de Cayey. Estudió Educación Elemental y Secundaria con especialidad en Historia en la Universidad de Puerto Rico. Obtuvo una Maestría en Administración y Supervisión de la Universidad de Phoenix. Completó su doctorado en Historia de Puerto Rico y el Caribe en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe. Ella ha contestado todas nuestras preguntas. Todas sus respuestas son para ser compartidas con todos vosotros.

 


 

Recientemente publicó su libro Sonó el timbre: Cayey, de la azada a la máquina (2023). ¿De qué trata este libro? ¿Cómo surgió la oportunidad de trabajarlo?

El libro trata sobre el proceso de transformación de Cayey de un pueblo agrícola a uno industrial. El período de estudio fue de 1952 a 1973. Es una microhistoria en donde se presentan las fábricas que se establecieron en Cayey y cómo la administración municipal colaboró en la implementación de las mismas. Por otro lado, este texto originalmente fue mi tesis doctoral en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe en 2020.

 

Desde 2019 me han clasificado como microhistoriadora y en este trabajo lo sigo laborando con mayor énfasis y amplitud.

¿Qué relación tiene su trabajo creativo-investigativo previo a este libro y su trabajo creativo-investigativo entonces y hoy? ¿Cómo lo hilvana con su experiencia de puertorriqueña-caribeña y su memoria personal o no de lo caribeño dentro de Puerto Rico y el Caribe?

Este trabajo se relaciona con mis investigaciones previas, ya que continuamos con la microhistoria. Desde 2019 me han clasificado como microhistoriadora y en este trabajo lo sigo laborando con mayor énfasis y amplitud.

Lo hilvano con mis experiencias de vida como puertorriqueña-caribeña, ya que mi familia representa el cambio del campo al pueblo. Mi madre es hija de tabacalero y mi padre es hijo de comerciante y trabajó en la industria del mueble y la de los seguros. En mi casa se sembraba y a la vez se vendía de todo. Desde pequeña tuve la oportunidad de conocer a personas involucradas con el proceso de industrialización, entre ellos grandes constructores y arquitectos. Las experiencias que tuve en mi infancia, que siempre decía cuándo inventarán una máquina para desgranar gandules, influyeron en la redacción de Sonó el timbre: Cayey, de la azada a la máquina.

 

Si compara su crecimiento y madurez como persona, escritora, investigadora y educadora, con su época actual en Puerto Rico, ¿qué diferencias observa en su trabajo creativo-investigativo? ¿Cómo ha madurado su obra? ¿Cómo ha madurado usted?

Bueno, esa pregunta es sumamente compleja; trataré de resumir para no aburrir a los lectores. En mi caso, primero fui maestra embelequera; siempre estaba organizando actividades para darles experiencias diversas a los estudiantes. Entre todas las actividades que organicé, la que mis estudiantes recuerdan y me lo mencionan constantemente fue una feria cultural dentro de las Fiestas de San Sebastián; la realizamos durante diez años corridos. Ver las caritas de ellos era mi mayor felicidad. Siempre respaldé y respaldo las organizaciones estudiantiles; a través de ellas realicé múltiples proyectos. Hay uno de ellos que sobrevive con unas variantes, pero seguimos, que son las presentaciones de libros; primero lo hice con estudiantes desde 2015 hasta 2017. Hoy lo titulo “Diarios de Lectura”, en donde de manera virtual por Facebook recomiendo libros y realizo reseñas de los textos. En resumen, el maestro y los directores son los jardineros de los pueblos. Hoy entiendo que los jardineros están un tanto frustrados por las exigencias del sistema. Los tiempos han cambiado, pero el maestro sabe que es artífice de cambio, por tanto hay que hacer; mi consigna siempre ha sido “con poco podemos hacer mucho”.

En términos de escritora, esa faceta la estoy cultivando día a día y por supuesto que he madurado. Años atrás veía imposible publicar libros; hoy es una realidad. Asistir a presentaciones de libros y conversar con diversos escritores han sido claves para que en 2023 lograra publicar dos textos: Sonó el timbre: Cayey, de la azada a la máquina, y Desde mi ventana.

 

“Sonó el timbre: Cayey, de la azada a la máquina”, de Aida Mendoza Rivera
Sonó el timbre: Cayey, de la azada a la máquina, de Aida Mendoza Rivera (Con Pluma Papel LLC, 2023). Disponible en Amazon

¿Cómo visualiza su trabajo creativo con el de su núcleo generacional de escritores con los que comparte o ha compartido en Puerto Rico y fuera? ¿Cómo ha integrado su trabajo creativo-investigativo a su quehacer historiográfico y literario?

El trabajo creativo es el fruto de la investigación y de múltiples lecturas. En esta generación son varias las personas que están trabajando y cada día que pasa me encuentro con más microhistoriadores y con historiadores municipales. Veo un grupo de personas que de manera independiente están realizando diversas investigaciones y la dan a conocer al público mediante simposios, conferencias. La ventaja de estos tiempos es que casi todos los encuentros quedan grabados y eso ayuda a la posteridad de los trabajos de esta generación.

Mis trabajos creativos tanto literarios como historiográficos en 2023 dieron frutos mediante los dos textos, ya que uno es de historia (Sonó el timbre…) y el otro es literario (Desde mi ventana), con poemas, cuentos y reflexiones.

 

Ha logrado mantener una línea de creación historiográfica. ¿Cómo concibe la recepción a su trabajo creativo-investigativo dentro de Puerto Rico, y la de sus pares?

Mis pares, en especial los maestros, me invitan constantemente a dar charlas de diversos temas y de esa manera doy a conocer mis investigaciones. Igualmente, diversos periódicos y líderes creadores de podcasts nos han entrevistado al ver una mujer dedicada a la historia y a la literatura cayeyana.

 

Sé que es usted de Puerto Rico. ¿Se considera una escritora puertorriqueña o no? O, más bien, una escritora de historia, sea ésta puertorriqueña o no. ¿Por qué? José Luis González se sentía ser un universitario mexicano. ¿Cómo se siente usted?

En mi caso me siento una ciudadana del mundo entero. Aunque muchos me ven como una escritora sumamente regional y municipal, como escritora de cuentos, poemas y reflexiones, en esos géneros literarios abro mi abanico de oportunidades como escritora.

 

Abundan más historiadores masculinos que femeninos, y es una lucha constante, ya que casi siempre me toca compartir mesas de estudio en donde soy la única mujer.

¿Cómo integra su identidad étnica y de género y su ideología política con o en su trabajo creativo-investigativo y su formación de origen puertorriqueño?

Aunque parezca mentira, todavía en el siglo XXI abundan más historiadores masculinos que femeninos, y es una lucha constante, ya que casi siempre me toca compartir mesas de estudio en donde soy la única mujer. Aunque no me quejo —siempre mis compañeros han sido sumamente respetuosos—, pero me encantaría ver una mesa de mujeres solamente. Sé que ha pasado, pero a mí todavía no. En términos políticos nunca he tenido problemas, ya que la gran mayoría de la gente no sabe mi sentir, no lo dejo ver. En cuanto a ser puertorriqueña mi eterna pelea es que los sanjuaneros piensan que yo vivo en una aldea, y para mí vivo en una isla, donde todo es cerca y nadie es más que nadie. Es decir, hay peleas de procedencia de parte de los capitalinos ante los de la montaña. Antes me molestaba mucho; hoy me he empoderado y me siento sumamente orgullosa de ser una escritora de la montaña.

 

¿Cómo se integra su trabajo creativo a su experiencia de vida como estudiante antes y después de su formación y desarrollo profesional? ¿Cómo integra esas experiencias de vida en su propio quehacer de escritora en Puerto Rico hoy?

Mi trabajo creativo como escritora nace prácticamente después de retirada como maestra. Así que integro mis conocimientos pedagógicos a mis trabajos investigativos. En el Puerto Rico de hoy se están dando movimientos en donde se está entusiasmado y apoyando a los escritores novatos.

 

¿Qué diferencia observa, al transcurrir del tiempo, con la recepción del público a su trabajo creativo y a la temática ficcional o no del mismo? ¿Cómo ha variado?

Mi trabajo creativo como escritora de libros nació en 2023, pero sí puedo decir que la aceptación del público ha sido buenísima, mejor de lo que yo podía esperar.

 

¿Qué otros proyectos creativos tiene usted recientes y pendientes?

Sobre la mesa hay varios temas que estamos trabajando que a su momento compartiré. Por ahora sólo diré que seguimos trabajando microhistorias y que esperamos seguir publicando. Gracias por esta oportunidad y gracias por su labor literaria.

Wilkins Román Samot

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio