Saltar al contenido
Hablemos, de Octavio Santana Suarez

La Secreta: la metáfora de los delhirantes (habitantes del delirio)

• Domingo 8 de octubre de 2017

“La Secreta”, de José Nodier Solórzano Castaño“La vida se compone de verdades efímeras y provisionales,
porque en cada ciclo somos un ser
con identidad distinta y propia para la época”.
La Secreta
. J. N. Solórzano Castaño

Volver a leer La Secreta, novela corta del escritor calarqueño José Nodier Solórzano Castaño, significa no sólo reencontrarme con una prosa elaborada que configura un caleidoscopio de sensaciones oníricas y surrealistas de límites indefinidos sino también recuperar una narrativa vital que me hermana con la historia del narrador y el intelectual quien entiende y asume al escritor como summa de voluntades (la voluntad de sentir, la voluntad de pensar, la voluntad de obrar y la voluntad de persistir.)

Pero, sobre todo, La Secreta revela el logro de su autor en la tarea de brindarle continuidad a un auténtico deseo y a una verdadera voluntad de ser a través de la literatura.

Ya en las primeros años de la década del 80, el joven estudiante del Colegio Robledo en Calarcá (Quindío, Colombia) nos señalaba su camino al conquistar en 1982 el Premio Nacional Círculo de Lectores con el cuento “Advenedizo en su residencia”, y se vinculaba efectivamente al grupo que conformó en la Universidad del Quindío la revista Termita, publicación paradigmática en la literatura del Eje Cafetero bajo la orientación del profesor Álvaro Nieto Córdoba y el poeta Javier Moscarella.

Desde sus primeras colaboraciones: “El cadáver” y “Un perro, sur; dos perros, sur”, Solórzano Castaño evidenciaba su voluntad de obrar y su voluntad de persistir marcando, a su vez, un nuevo sendero a la cuentística del Gran Caldas, que la alejaba de los trillados caminos del canon literario de entonces tan encerrado en los límites del costumbrismo. En su propuesta Solórzano Castaño abandonaba la ruralidad para instaurar una mirada urbana en la literatura regional, propuesta que fue reconocida por el Premio Nacional de Literatura Ciudad de Barrancabermeja (2003) con su cuento “El prologuista”, narración vertebral de su libro de cuentos Historias del prologuista (2005).

Cuando el prolífico escritor español Vicente Molina Foix presidió el jurado de la Diputación de Cáceres, La Secreta recibió en 2011 un premio iberoamericano que la señalaba como una propuesta estética con capacidad de trascender los límites de la literatura regional y entronizarse en el escenario internacional como una gran metáfora del pueblo colombiano, esta nación de delhirantes (habitantes del delirio, subrayo, para que no se crea que existe error ortotipográfico) donde son posibles todas las grandezas y todas las bajezas imaginables, desde la presencia ominosa de los hombres de Acuario (metáfora del paramilitarismo), la manía destructiva y fatal de un paisajómano como Raigoza o Pez Pluma de Cristal, hasta la existencia asfixiante de una pareja incestuosa que encuentra en las banderitas patrioteras una posibilidad de subsistencia de la cual es imposible escapar por culpa de un tigre amarillo que nutre los delirios de uno de sus protagonistas. En ese submundo de límites imprecisos la presencia delicuescente de Manuelita Sáenz y Simón Rodríguez, sin acercarnos a las orillas de la novela histórica, ni a la novela negra. Y en toda la obra la persistencia de las toponimias que hacen parte de la narrativa vital de J. N. Solórzano Castaño desde el ambiente tóxico de la capital de la república, donde fuera asesor de comunicaciones de la Alcaldía Mayor de Bogotá, hasta los verdes interminables de su Quindío natal donde instauró el Encuentro Nacional de Escritores Luis Vidales (toponimias traducidas que sintetizan su voluntad de sentir hasta convertirlas en recurso literario de la voluntad de obrar).

Contada a través de una polifonía de narradores que incrementa la atmósfera delhirante, donde el autor se incluye en un ejercicio metalingüístico en la mejor línea de Italo Calvino, La Secreta constituye el triunfo del escritor J. N. Solórzano Castaño como summa de voluntades.

Carlos Alberto Villegas Uribe

Carlos Alberto Villegas Uribe

Escritor y artista colombiano (Calarcá, Quindío, 1961). Ph.D. en lengua, literatura y medios de comunicación por la Universidad Complutense de Madrid, UCM (España). Tiene estudios de Maestría en Escritura Creativa en University of Texas at El Pas, Utep (Estados Unidos). Fue profesor universitario. Creó la cátedra Psicogénesis de la Risa en la Facultad de Psicología de la Universidad Javeriana. Director de la revista Termita Caribe y del Boletín de la Red de Estudios Interdisciplinarios sobre la Risa —Reir—, T.A. en la Revista de Literatura Mexicana Contemporánea en la Utep. Ha publicado los poemarios Bitácora de Ulises, Cartas a Pandora y Desde Ítaca; el poemario para niños Cantos y cuentos de Kantú Konto; los ensayos La caricatografía en Colombia: propuesta teórica y taxonómica y Caricatografía y periodismo, y el libro de relatos Cuento contigo. Ha publicado en revistas de Colombia e internacionales. Fue becario del programa Becas de Alto Nivel para Profesionales de América Latina (Alban) de la Unión Europea. Como artista plástico ha recibido premios y menciones en los salones regionales del Quindío. Además, fue distinguido con la Orden al Mérito Literario Ciudad de Calarcá 128 años, con el Escudo del Departamento del Quindío y con el Premio Will Eisner (2017) en la modalidad Vida y Obra del Colectivo Cultural Comic Sin Fronteras (Pereira, Colombia).
Carlos Alberto Villegas Uribe

Textos recientes de Carlos Alberto Villegas Uribe (ver todo)