Servicio de promoción de autores de Letralia

Saltar al contenido

Diez poemas inéditos de Ricardo Jesús Mejías Hernández

viernes 16 de octubre de 2015

Ofrenda

Hoy sólo puedo ofrecer
mi rostro
mi sombra
mi cuerpo ausente
mi talento para traducir
el silencio
el rezo de un barco
o tal vez
saber lo que piensas
cuando todos duermen.

 

Pan

Floto sobre todos los naufragios

Una puerta es mi nave

Toco
y pido pan

Pan de soles
Pan de islas
Pan de sales

Rezo como un barco

Me astillo con la madera
de esta cruz

Una puerta es mi nave

Toco
y pido pan.

 

Renuncia

Mi renuncia a ser rebaño
dócil comensal de pasto
me ha entregado un pincel de sol
que gira y traza
veredas montes sendas
entretejidas a mis pies
con destino siempre
al ángel
al nuberío.

 

Una cruz, una cicatriz, una ventana

Una cruz
una cicatriz
una ventana
todas duelen
todas se sellan
todas permanecen abiertas
o cerradas
en el tiempo.

 

Mapa herido

Mapa herido
te dejo mis raíces
mis antiguas fronteras
mis pies descalzos en el aire.
No puedo seguir en tu única casa
la que no huye
la que selló las ventanas.
Vuelvo al animal
a ese
que tiembla en la sombra
que se desnuda en las calles
que reza.

 

Disparo o palabra

De vez en cuando
me hago realidad
en el disparo
o la palabra
y mato
lo que siempre ha parecido
una nube
o quizás
un sueño.

 

Bipolar

Viajo sobre un cuchillo
o sobre un poema
vehículos de placer
o dolor
siempre en los bordes
del cielo o del abismo.
Recuerda que Dios
es bipolar
y forma parte
del juego.

 

Tu boca

Tu boca es un desierto;
en ella se borran las huellas.
No existe el pasado
en tu boca.
Soy un espejismo
en este poema
o más bien lo eres.
Soy el presente en tu boca
la palabra que pende
que tiembla
que humedece.

 

Transeúnte anónimo

Transeúnte anónimo
sobre adoquines con hilos de sangre
de viejas justas
rodeado por techos y jardines
que leen sus historias
entre estatuas de poetas
que hicieron caminos y ríos de palabras
me pregunto quién soy
y cuál herencia dejaré.

 

Me pregunto

Esta burbuja que flota
o rueda
que nos respira
o respiramos
quién la echó a rodar
qué hálito le dio vida.

Ricardo Jesús Mejías Hernández
Últimas entradas de Ricardo Jesús Mejías Hernández (ver todo)