Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Siete poemas

viernes 2 de septiembre de 2016
¡Compártelo en tus redes!

John Dodge pregunta a Thomas J. Mahon en Schneider’s Bar hacia 1911

Habrá que hacer que John Dodge se haga la misma pregunta:
¿Seré un hombre o una máquina?
Habrá que hacer que Thomas J. Mahon conteste la misma pregunta
e incluso se acerque un tanto más a la barra del bar
para que el funcionamiento adecuado de las piezas que forman el cuerpo sea el correcto.

¿Seré un hombre o una máquina?

Entonces habrá que hacer que John Dodge
compruebe tanto movimiento apagado en las piernas.
Entonces habrá que hacer que Thomas J. Mahon piense:
Ha sido un gran día,
e incluso haga un brindis por la arquitectura de Detroit
para que el funcionamiento de cada pieza que forma el cuerpo sea el correcto.

¿Seré un hombre o una máquina?

Entonces habrá que constatar que no hay respuesta para los nudillos
de John Dodge:

¿Seré un hombre o una máquina?

 

Kiichiro Toyoda muestra el modelo A1 a Sakichi Toyoda hacia 1935

La estructuración de los metales y sus bielas. Lo que
saben, lo que dicen.
El modelo A1 espera
junto al butsudan: No reconoce ese lenguaje
con el cual Kiichiro ordena los elementos: Kamidana, bambú, incienso,
calabacines y berenjenas con palillos semejantes a las patas de un caballo.

Ajeno a todo sentido, para Sakichi no existe el Tiempo: Jamás
verá Ciudad Toyota y su bosque de pinos rojos.

Decir del telar y sus posibilidades, lo que
genera la combustión interna de la imaginación.

El modelo A1 espera
junto al butsudan: Hoy tenemos un metal moderno y fuerte:
No reconoce ese lenguaje
con el cual Kiichiro combina los componentes de su conversación.

Ajeno a todo sentido, para Sakichi Toyoda no existe el Tiempo.
El vacío no existe. Guarda el okuribi para luego.

 

El poeta habla a Walter Percy Chrysler hacia 1938

Ahora hablamos de la modernidad.
Ahora se habla de la modernidad como una idea.
Ahora esa idea busca una grieta por donde escapar y dejar su quemadura.
Ahora hablamos de la modernidad.
Ahora se habla de reventar las venas para que fluya esa idea.
Ahora se habla irremediablemente.

Walter,
………..¿Oyes cómo se detiene la máquina de tu cabeza?

 

Edsel Bryant Ford se cuestiona acerca del tiempo hacia 1943

De oscuras versiones se construye el Tiempo.
Si
de oscuras versiones se construye el Tiempo,
¿qué son las oscuras versiones? ¿Qué son
las células anormales, tejidos y órganos?
Un espacio apenas
construido, un engranaje en masa.

Edsel Bryant Ford jura.

De oscuras versiones se construye el Tiempo.
Si
de oscuras versiones se construye el Tiempo,
¿qué son las oscuras versiones? ¿Qué es Detroit y el lago Santa Clara? ¿Qué
significa ser el nombre de una escuela?
Un vacío apenas
construido, el beneficio público en masa.

Edsel Bryant Ford abre sus puertas al público.

 

Louis Renault visita la clínica Saint-Jean-de-Dieu en 1944

El nombrar venidero de las construcciones:
Esa secuencia que, a fuerza de progresar, permanece quieta.
¿Quién anunciará la pátina de los oficios mecánicos?
………..La multiplicación entre decir o mantener oscuridades.
Alguien recupera en la cabeza de Louis Renault una pregunta
que no puede ser formulada:
Louis, ¿puede ver un Juvaquatre en la calle?
¿Nombrar bajo qué apariencias?
………………….Las manos guardan la crónica de los arduos trabajos,
………………….su fricción recuerda que existe el desgaste.
Alguien confunde las palabras y sus significados.
Alguien confunde una fractura con el chispazo de una idea,
………..la humedad urémica con la oscuridad.

La planta de un pie se aleja del gran silencio de la clínica Saint-Jean-de-Dieu.

 

Enzo Ferrari se explica cosas de la vida hacia 1956

Si solo es real lo que toco,
………..es que son ciertas las formas,
………..si las formas necesariamente significan algo.
Cada palabra sugiere un árido funcionamiento de la existencia,
………..un punto de llegada indefinible
………..y al cabo todo escapa en el nuevo mundo que crece frente a nuestros ojos,
………..si nuestros ojos crean los objetos que nos pertenecen.

………………….El Comendador desaparece detrás de una cortina.

Esto es un decir
………..si decir es igual a hablar,
………..si hablar es igual a articular sonidos de bielas extraviándose por los
………..músculos y sus movimientos involuntarios.

………………….El Caballero de la obra permanece detrás de la cortina.
……………………………—¿Le sirvo de nuevo el té?

Errar y comenzar de nuevo bajo la amenaza de que por fin los músculos se atrofien de
tanta perfección en esta máquina nombrada cuerpo,
…………si nuestro cuerpo aún insiste en llevarnos una vez cancelado el discurso de la vida.

Alguien
………..guarda un silencio metálico,
………..agota las posibilidades de nombrar la referencia.

………………….Enzo Ferrari mira la competencia detrás de la cortina.

 

Ferdinand Anton Ernst cree oír pasos en su casa hacia 1998

Contrario al ritmo
el ruido de metales golpea, busca, avanza por Zell am See,
apenas audible cuando todo permanece inmóvil.
Tan nítidos, tan diáfanos esos metales como tizones arrebatados del incendio.
Alguien rodea la casa, sobre el ropaje que el sol construye diariamente.

Ferdinand Anton Ernst se asoma por la persiana
……………………………………..y cree ver una carreta tirada por una cabra.

El ritmo de afuera trae la distancia, la muerte imprevista de una mujer sin dientes que ha abandonado un zapato al caminar.
………..—¿Quién golpeará a esta hora inoportuna esos metales?

Ferdinand Anton Ernst, cansado, saca un viejo marco alemán
…………confundiéndolo con la suerte, ese lugar seguro en el mundo.

El ritmo de adentro termina
por confundir a esa otra máquina purísima nombrada corazón.
¿Quién golpeará a esta hora inoportuna esos metales?
………..Luego Ferdinand Anton Ernst recula
……………………………………..y cierra la persiana
para hacer más creíble aquello de la felicidad: Fuerza por la Alegría.

No vayas muy lejos, Judío, vivirás con ello para siempre.

Manuel Parra Aguilar
Últimas entradas de Manuel Parra Aguilar (ver todo)

Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo