Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Poemas

viernes 23 de septiembre de 2016
¡Compártelo en tus redes!

Justo ahí, después del discurso por un nuevo país
cansados de la espera para la llegada de los filtros
los catéteres la heparina los reactivos
la camilla para la niña, para el anciano,
para el sin nombre, para el indocumentado.

Justo ahí, después de un porro
aquejados porque la comida no alcanza
el sueldo no alcanza
la luz no alcanza no llega se tarda
porque no se consigue la pegaspargasa ni la mercaptopurina.

Justo ahí, después de las galletitas de subway
después del show sin tarima de la tarde pasada
entre la falta de inmunosupresores
ante la falta de agua
en búsqueda de cardioxane o rituximab.

Justo ahí, donde las cloacas llegan a nuestras vaginas
y hace falta un corresponsal
con alguna enfermedad hepática
o con un toque de leucemia linfocítica.

Justo ahí, donde los pájaros dan el último baile de la tarde
se despiden dos amantes confundidos de tazas
porque, justo aquí
también se padece de trancas
……..indefinidas.


Ya no me queda verbo para los piecitos del Amazonas
para el Jhonny que pide pan y cien bolívares
para la coca, lo papelitos y el crack
para la señora del terminal a las 6:30 am y sus ojos aguarapados.

Muda. Ante la escasez. La ausencia.
Miro. El sí y el no. El humo del café a 3.150 bolívares.
Observo el pegoste de la cola con 611 mujeres y 44 hombres
no cuentan los niños, pierdo la cuenta
1
2
3.

Tampoco me queda verbo para el azúcar la harina el pan el papel toilet
el arroz la pasta los huevos el popurrí la leche el papelón los trogloditas.

Pausa. No hay catéteres, nuevamente. No hay inmunidad. La libertad
anda escapándose y trepa apamates, robles, samanes.

Ya no me queda verbo para mis niños con drepanocitosis
para la infraestructura de este hospital
que llora por las paredes y gotea desde el piso hasta el techo
hasta la grieta hasta la noche hasta los huesos.


Hay lodo
tinta sobre el papel

y rezan las golondrinas en el tejado

déjame entrar en tu aliento
silencia las voces de Coetzee

búscame en el timo
que ensanchaste

hay lodo a los bordes
y tinta en la comisura de tus labios
la piel aún está caliente

escríbeme

pues se acaban las plegarias

y se aproxima el vuelo.


Después de la lluvia
nos queda el río

bordea la sala
la cocina y los cuartos

estas aguas traen cosas “nuevas”
vasos
pipotes
cuerdas
serpientes

después de la lluvia
llegan los regalos

aún hay esperanzas
porque las aguas traen bondades

así decía la abuela.


Hermana

soñé que lloraba desde tu vientre
y no pude alcanzarte

ya no cabe la ternura entre nosotras

ya no somos una
te fuiste —para bien— hacia tus hijos

me diste descanso

pero ahora deambulo en pena

fría y desnuda
sin ti.


a Mary

Prendo el incienso
cuento la quincena
y ya sé que no es suficiente

para este mes —otra vez— no habrá donaciones
pues la sangre se estancó en mis huesos
y el dinero queda allí al ras del piso

el coco se instala en la papilas
arropando todo el techo de la casa

vámonos a Cuyagua
pediremos cola

ahí va el aire

respira

fingers crossed

Astrid Salazar
Últimas entradas de Astrid Salazar (ver todo)

Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo