“El amor fingido del comandante Antúnez”, de P. G. de la Cruz
Saltar al contenido

Azul

sábado 28 de diciembre de 2019

Recuerdas en la silla mientras esperas tu turno. Oyes los pasos de las mujeres que caminan por el pasillo y escuchas el ruido fastidioso del secador de cabello. La memoria invade tu cabeza y tu nostalgia el corazón. Todo habrá cambiado. Sientes tristeza porque tienes la convicción de que nadie te preguntará qué te sucede, por qué has estado tan extraña.

Azul, el color de la nostalgia… Pensamientos absurdos mientras las mujeres caminan por el pasillo y el secador de cabello escupe aire caliente. Te has desilusionado de la poca empatía. No te has percatado de que yo sí te entiendo.

Recuerdas en la silla mientras esperas tu turno. Azul y gris, el libro que no te obsequiaron, ropa que te hace falta, esperas tontas… Tú sólo quieres la inmediatez. A pesar de eso estás sentada, pensando para pasar el tiempo. Decepción. Te sientes mal, te gustaría que llegaran buenas noticias… Cabello que cae, observas a la señora que atienden. Imaginas cómo serías a los sesenta.

Azul como el cielo decembrino y la nostalgia. Plenitud y tristeza.

Y sigue la mente con su repertorio de recuerdos. Dinero que hace falta, necesitas el tratamiento… Dudas, has dudado siempre. Estás harta de todo, de las malditas sorpresas.

Te atienden al fin después de una hora de espera, porque parece que siempre tienes que aguardar… Piensas que no habrá empatía, pero en el fondo deseas creer… El cabello cae, te preguntarás quién habrá sido el personaje que comentó que cortarse el pelo era para cerrar ciclos.

Entonces seguirás recordando cuando sales del local. El cielo estará muy azul. Las mariposas vuelan sobre la hierba mientras los niños juegan en el mismo parque donde alguna vez te dijeron que eras una retrasada. Ahora irás a casa intranquila por los trabajos que debes elaborar, la incertidumbre por las buenas noticias que no llegan y las estúpidas burlas que has tenido que enfrentar por el malestar que has sentido desde hace meses en el colon.

Azul como el cielo decembrino y la nostalgia. Plenitud y tristeza. El juego de la mente y del corazón te ha “iluminado”. Otra vez me escribirás. Te anunciarán que te han comprado los medicamentos más tarde. Parte de la sorpresa, aunque las detestes.

Ivanna Zambrano Ayala
Últimas entradas de Ivanna Zambrano Ayala (ver todo)