Publica tu libro con Letralia y FBLibros Saltar al contenido

Una historia galáctica de La Movida

martes 27 de febrero de 2024
¡Comparte esto en tus redes sociales!

Año 1982 de la Era de La Movida. El rey Carburo tiene un pájaro pero no cualquier pájaro sino uno metálico adquirido en la galaxia de Andrómeda (tardó 800.000 años luz en llegar). Luego llega un barón gorrón y petardo, el barón Nosequé, su enemigo ancestral del planeta Zambombia de la constelación de Lavapiés, se para frente a una pensión y se lleva al pájaro, en ese momento programado para funciones de batidora. Cuando se materializa el rey Carburo (se había desmaterializado para ir al baño) se encuentra con que el pájaro multiusos ha desaparecido y su puré de patatas venusianas con él. Decide, pues, llamar a su ministro punk de asuntos interplanetarios y declarar el estado de sitio tras reunirse con sus asesores en el supermercado, pero antes habla con su prima Celesta, la del biscúter, y le cuenta lo de las patatas. Está famélico y no deja de chupar una roca marciana. Hay una bruja llamada Yeah, “la flipante”, del planeta Roock, que se entera de lo del pájaro del rey Carburo tras leer un fanzine. Planea que el barón Nosequé se lo venda a cambio de la posibilidad de mimetizarse en balón de fútbol durante la gran final intergaláctica. El barón accede ilusionado con tal de recibir una monumental patada de su celebridad favorita. La bruja Yeah se hace con el pájaro aunque lo que le interesa realmente es el puré de patatas pues sólo lo ha visto en diapositivas que le prestó la tía Juliana, la del estanco, aquella que presume de conocer a Almodóvar. Montada en un artilugio antigravitatorio con forma de ornitorrinco alado repleto de anuncios de neón, se dirige al palacio de Roock-ola. Su copiloto es un tal Naranjito, un tío simpático. La bruja no es consciente de que se ha dejado abierta la trampilla del sótano de la nave tras la llegada del butanero. Carburo, mientras tanto, se consuela en los brazos de su ex mujer, Farfullia (ambos todavía carburan), quien le plantea la imperiosa urgencia de que su hija pedorra, que acaba de romper con su novio pedorro, se case con un marciano solista de un grupo telonero que acaba de presentar una maqueta en la emisora local. A cambio le ayudará a encontrar el pájaro y de paso se hará una siesta de 3.000 años en la máquina de hibernación, lo máximo que permite la ley fuera de Vernerovia. Mientras tanto un anciano melenudo llamado Gaseoductum que se dirige a comprar el pan deshidratado observa que el pájaro de Carburo sobrevuela en esos momentos el cielo de su planeta, el planeta Calpurniuum de la galaxia Puf, tras haberse escapado de la nave de Yeah. Ni corto ni perezoso Gaseoductum se saca de la manga el rayo láser termocaloricoespectroboreal de perdigones que compró en el rastro y lanza un disparo certero. Caput. El pájaro cae a plomo sobre su paella de arroz en el momento idóneo para la cocción y de paso se descubre la verdad de todo este lío galáctico: el pájaro no era en realidad tal pájaro sino el pene metálico de última generación del rey Enrique, señor del sistema de la bujía flotante, que vuelve a ser eunuco.

Aarón Andrés
Últimas entradas de Aarón Andrés (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio