Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

Poemas de Transcurso de un retrato cortado, de Alejandro Rejón Huchin

miércoles 10 de junio de 2020
¡Compártelo en tus redes!

Alejandro Rejón Huchin
Alejandro Rejón Huchin (Mérida, Yucatán, 1997).

Fernando Salazar Torres
Responsable de la selección

De la serie Voces actuales de México

 

“Transcurso de un retrato cortado”, de Alejandro Rejón Huchin
Transcurso de un retrato cortado, de Alejandro Rejón Huchin (Buenos Aires Poetry, 2019). Disponible en la web de la editorial

Transcurso de un retrato cortado
Alejandro Rejón Huchin
Poesía
Buenos Aires Poetry
Buenos Aires (Argentina), 2019
ISBN: 9789874197566
50 páginas

Xelajú

Un beso abierto en el centro de la noche
que es la luna tocada por la identidad de una imagen
condensa el azul de un astro apoyado en el enigma:
cuerpos imantados hacia el borde del árbol
detenido a la mitad de su silencio.

 


 

Todos los cabellos del cielo
Son como pájaros hambrientos,
Y sobre el mármol de la hiedra
Descansa un mar más oscuro que los ojos del tiempo.

Alejandra,
Hoy que tu ombligo llovizna la nieve,
Las mariposas parecen retratar la identidad de las imágenes.
¿en qué momento el páramo de piel
Se fue a perder sobre el río de tus sombras?

 


 

El último barco imantado por la noche
Viaja de los cabellos lunares de una estrella
Soñada entre los labios de la nieve
hasta el jilguero fugaz de los espejos,
nadie se encuentra ya en la intemperie
de unas cruces que disuelven los nervios del estero
y el ombligo azulado de un árbol
Brincado por la imagen
que atravesó las puntas del tiempo
es ya el último reflejo
de unos párpados abiertos por el agua de los dioses.

 


 

El mar es una larga estela en el fondo de la memoria,
un cuerpo destrozado que duerme en las orillas del tiempo,
su carne junta la sal donde la noche moja con su ombligo de luna
el sueño más puro de los ahogados,
y en su vientre,
un olor de mujer dormida es el sonido del reflejo
en el que cae como alfiler el peso de la vida
y de los astros imantados.

 


 

La imagen se distiende en el reflejo de la noche,
un sonido plateado y unos pliegues marinos cubren
la emboscada del vuelo al que se pegan
los fragmentos de la luz,
del otro lado de la memoria
el agua rota de los sueños es una carne
exteriorizada en cuyos bordes va naciendo
el espejo de los astros.

 


 

La lluvia entreabierta en una esquina de parís
cruza los álamos del reflejo,
inerte,
desquiciada voz de un semáforo
que reposa los oídos del viento
en cuyas estelas se acrecienta
una piel fugaz que ha dejado en el halo del abismo
la ruptura para guardar la noche y sus deseos.

 


 

Una muchacha desnuda en la plazuela
y la tarde hierve entre los lagos de los techos,
las hojas azules del agua han cortado el incesto fugaz
en las esquinas
y las mujeres caminan el incendio voraz
de un ombligo de luna en un
fragmento de sueño.

 


 

El viento es un hilo plateado
En el fondo del alma,
duele como el corazón
de la llovizna que decrece en el estero.
nos hemos quedado huérfanos ante el azul
de nuestros sueños
y hemos sido un espejo que sangra en el fondo de la carne,
un enigma que se astilla en el relámpago de la sed.

Alejandro Rejón Huchin
Últimas entradas de Alejandro Rejón Huchin (ver todo)