XXXIV Premio Internacional de Poesía Fundación LOEWE • Hasta el 24 de junio de 2021
Saltar al contenido

Los sonetos del alba

domingo 11 de abril de 2021
¡Compártelo en tus redes!
Para María del Carmen Álvarez Menéndez

Soneto I

La voz de la mañana alzó en los cielos
los brillos con el alba desatados,
los verdes, los azules, los dorados,
los pardos, los rojizos y los hielos.

Su luz corrió los llanos con sus vuelos,
los montes, el arroyo, los collados,
los viejos castañares deshojados,
las hojas esparcidas por los suelos.

El brillo que en el alba se encendía
los campos hechizó con su belleza,
dejando ver el rostro de la suerte:

la aurora regaló la luz del día,
su llama fue reflejo en la maleza,
su beso fue preludio de la muerte.

 

Soneto II

La muerte quiso ser como el espejo
que trajo al cielo mismo la alborada,
que todo fue cobrar la madrugada,
robándole a la helada aquel reflejo.

La espuma, la mañana, el oro viejo
que luce por la altura a la invernada
nos hablan de la vida y de la nada,
mojando su pincel en lo bermejo.

Y el oro, el sol, el brillo que lucía
el brillo, el sol, el oro en las alturas,
dijeron la verdad sin más demora,

si el oro, el sol, el brillo que traía
su luz a las quebradas más oscuras,
la muerte disfrazaba con la aurora.

 

Soneto III

La muerte robó un ángel a la vida,
la luz, el sol, el oro a la alborada,
sabiéndose de sobra disfrazada
y en sus colores bellos encendida.

Voló la madrugada a su guarida
y el brillo, reflejándose en la helada,
supuso que apagaba tu mirada
la falta de tu aliento malherida.

Y quise de la escarcha los cristales
como un tesoro lleno de tristezas,
de paz, resignación, melancolía.

Morían los paisajes invernales
en un enero falto de malezas
que hiere su caricia triste y fría.

José Ramón Muñiz Álvarez
Últimas entradas de José Ramón Muñiz Álvarez (ver todo)

El mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio