correcciondetextos.org: el mejor servicio de correccin de textos y correccin de estilo al mejor precio

Saltar al contenido

Vuelta a Roma, de Santiago Montobbio (selección)

viernes 25 de marzo de 2022
“Vuelta a Roma”, de Santiago Montobbio
Vuelta a Roma, de Santiago Montobbio (Los Libros de la Frontera, 2020). Disponible en Amazon

Vuelta a Roma
Santiago Montobbio
Poesía
Los Libros de la Frontera
Colección El Bardo de Poesía
Villanueva de Córdoba (España), 2020
ISBN: 978-8482551883
380 páginas

No pensé que volvería, y menos
que volvería a tiempo. Roma aparece
y desaparece, y además desde
una imprevista sorpresa te dice y te encuentra.
Como a mí en esta taberna que me
recordó y recuerda a las que había
en mi ciudad y casi ya no quedan
y aquí aún está. En Roma. Roma
también calles de todos los días,
costumbres sencillas, cariño viejo. Roma
guarda también, como un corazón
que así sin esfuerzo lo logra, este
amor pequeño, diario, de cada momento,
intenso. Lo siento y escribo sobre
una mesa de esta taberna.

 

Lo recordaba —más o menos— y por esto
no puedo resistirlo y pido de ir al baño.
Sí, hay que atravesar el cortile, un
modesto pero cálido patio de casa romana
lleno de plantas. Ha caído
la noche. Un hule estampado
con flores que es de otro tiempo,
como el teléfono antiguo y la
máquina de moler café. Todo.
Todo sigue igual. No sirve de
nada, o no sé de qué sirve,
pero de un modo si se quiere
quizá infantil a mí me alegra.
Me alegra aún estar, como esta
taberna, ser fundamentalmente
el mismo como ella, haber quedado
con Carmelita y verla dentro de un rato.
Me alegra sentir que vivir aún puede ser abrazo.

 

Qué habrá para no morir, o para morir,
pero que nos deje sentir limpios,
puros como cuando niños. Qué
habrá en este mundo sordo, en
esta vida ciega. No lo sé, pero
yo lo busco. Ya lo vemos. Lo busco
de extraños e impensados modos.
Por esto a escribir poemas aún continúo.

 

Se escucha en este momento la voz del papa Francisco
en la radio que escucha la señora de esta taberna.
Dice Roma, iglesia católica, estar
al servizio del bene. Le ayude
Dios. Nos ayude a todos. Me
guíe en los poemas.

 

A Piazza Navona. A la noche
en Roma. Piazza dell’Orologio.
La vida que aún es y puede ser,
como la noche, verdadera y profunda.

 

Ya de pie veo un cartel de Toto
que está sobre la frase “L’improvisazione
non si improvisa”. Toto, que le
gustaba a mi padre, y dio
por ello nombre al primer perro
que toleraron que tuviéramos en casa
cuando niños. La vida es un misterio.
Aún soy un niño. Puedo, pese
a todo, serlo. Aún serlo. Habla
el papa por la radio. Yo
escribo. Se dice y escucho de Roma,
de la belleza y del arte. Aquí,
esta noche, tanto misterio,
tanta verdad, tanta
antigua pureza rescatada
que desde mi corazón de niño
aflora, y puede verse
está intacta.

 

Palazzo della Cancelleria. En su claustro
sigue un invento de Leonardo.
El hombre sigue también siendo
un invento raro, que precisa
aire, vuelo y canto. Lo sabe
Roma, y no lo olvida. Otra
vez me lo dice esta noche.

 

Piazza Navona. En la noche.
M’illumino d’immenso. Ha señalado
este verso de Ungaretti Carmelita,
y las iluminaciones y el lirismo,
ahora lo recuerdo, porque siento
la necesidad de otra vez decirlo.
Luz de la noche, luz del mundo,
Roma, en tu noche la poesía.
En tu noche m’illumino d’immenso.

 

Frío. En la noche frío. Para
el hombre frío. Lo pienso y siento
mientras me encamino hacia
la fuente principal de Bernini.
Me siento en un banco de piedra
para decirlo. También frío. En
la noche frío. En Piazza
Navona. En Roma. Para
el hombre luz y también
noche y frío.

 

La luz sobre el agua. El agua
desde la piedra, desde las espléndidas
estatuas de Bernini. El agua
desde el arte. La vida
desde el arte. En la luz y la noche fría.

 

El hombre es del agua, el canto es del agua.
La poesía es del agua. Roma
es de la noche, de la luz y del agua.

 

Ando por la noche en Piazza Navona.
Los pasos que da el hombre son a veces arte,
como lo son al darlos por la noche en Roma.

Santiago Montobbio
Últimas entradas de Santiago Montobbio (ver todo)