“El amor fingido del comandante Antúnez”, de P. G. de la Cruz
Saltar al contenido

Del Bierzo hacia Boeza

miércoles 3 de agosto de 2022

Para Alba Inmaculada Hernández Frey

I

Del Bierzo hacia Boeza, la llama de la aurora nos dice lo que somos nuevamente. Decir que la mañana nos trae esa hermosura sugiere que amanece en el otoño. Y siento que amanece la voz de los otoños en estas tierras mágicas y oscuras: las voces de los duendes se duermen lentamente, si llegan esas luces.

Y miro al Sil, que corre dichoso su camino, buscando al Miño hermano, por sus cauces. Y siento al Sil que corre dichoso su camino, buscando las espumas del Atlántico. Y siento al Sil, que sabe, dichoso como siempre, que va por tierra adentro su camino. Y el Sil se hace palabra, corriendo en un murmullo, mirando el alba clara de esta tierra.

Y el alba se hace fuego y el oro se derrama, dejando sus overos al capricho. Dejando sus overos, las yeguas de la aurora recorren los espacios azulados. Y muere ya la noche, se apaga ya la noche, se esconde donde no quedan cortinas. Y es Alba la que brilla gloriosa con el alba, rozando las alturas y horizontes.

Y, entonces, cuando nace la voz de la mañana, supongo la mañana y su belleza. Y el Bierzo se hace bello, se muestra más hermoso, quizás en el otoño o en verano. Y llegan primaveras que cuentan las leyendas de celtas y romanos enfrentados. Y llegan los sanjuanes que dicen lo que sienten de todos los templarios conocidos.

 

II

Y sigue en Ponferrada mostrándose preciosa la piedra del castillo que se exhibe. El alba con el Alba se mezclan en el alba que miran en la altura la alborada. Y el alba con el Alba se mezclan en el Alba que corre los espacios y la tierra. Y todo es la belleza que mira en el paisaje la voz del Sil callado en un reflejo.

 

III

Del Bierzo hacia Boeza, la llama de la aurora y el alba con el Alba, como siempre.

 

IV

Y, entonces, todo ríe, y, entonces, todo llora: la voz de la mañana se despierta. Y, entonces, todo llora, la lluvia repentina desciende con calladas bendiciones. Y todo se emociona con esa lluvia suave que quiere la poesía con el Alba. Del Bierzo hacia Boeza, la llama de la aurora conjuga con la lluvia sus colores.

José Ramón Muñiz Álvarez
Últimas entradas de José Ramón Muñiz Álvarez (ver todo)