Publica tu libro con Letralia y FBLibros Saltar al contenido

Cinco sonetos para María del Carmen Álvarez Menéndez

miércoles 13 de marzo de 2024
¡Comparte esto en tus redes sociales!

Soneto I

Te busco en cada parte, en los rincones
Callados del paisaje y en las playas
Que saben tu destino mientras callas,
Si llamo ante los viejos caserones.

Sus pórticos son bellos, las mansiones
Del mundo del recuerdo, a cuyas fallas
Acudo, como quien, entre las hayas,
Te busca con sus versos y canciones.

Y pierdo, por un valle tan oscuro
Los pasos, escuchando al viejo río,
que canta siempre amable su reposo.

Me hiere ese cuchillo con el frío
De tanta soledad y tanto apuro,
Perdido en cada bosque silencioso.

 

Soneto II

Dejando la esperanza en los caminos,
Pues hube de cruzar un mar helado,
La luz de la alborada he condenado,
Sus brillos, sus colores cristalinos.

Los vientos del enero repentinos
Al sol que muere triste y desterrado
Culparon, con su látigo dorado,
De llamas y destellos mortecinos.

Las cárceles daré yo a la mañana
Que vino con la helada y su bostezo,
Sabiendo así asestar el arañazo.

El beso de la muerte, con su rezo,
No quiso demorarse, fue temprana,
Mintiendo con lo dulce de su abrazo.

 

Soneto III

Te siento con la llama que, brumosa,
Nos muestra, en su grandeza y señorío,
Mostrándonos el cielo con el brío
Del alba en la invernada caprichosa.

Te siento en la blancura de la rosa,
Si el pétalo, cuajado del rocío,
Respira la humedad, respira el frío
Que dice la mañana perezosa.

Te siento y no te siento, pero en vano,
Buscándote en el aire, y, decidido,
Te llamo y no hallo un eco a mi llamada.

Te siento como el verso repetido
Del aire, si amanece en lo lejano,
Mirando en cada cumbre la nevada.

 

Soneto IV

Manchó el hermoso lienzo con el trazo
La luz de la alborada en que, más duro,
El brazo de la helada, muy seguro,
El cielo fue rasgando en su arañazo.

Y un sueño fue tenerte en el abrazo
Del alba, cuando el alba, sin apuro,
Trazaba, con un trazo limpio y puro,
La línea, dibujando un fogonazo.

El hielo fue poblando esa maleza
Tomada por el beso de los hielos,
Vencida, derrotada y malherida.

Extraño mensajero de tristeza,
Te dijo en las alturas de los cielos,
Tan lejos de las briznas de la vida.

 

Soneto V

Y quiero alzarme más, y, sobre el suelo,
Buscar respuesta, hallar, en el destino,
Alguna explicación por la que vino
Fraguándose el dolor, el desconsuelo.

Y quiero ser el mar y el arroyuelo,
Que corre, transparente y cristalino,
Que sigue, sin más penas, el camino,
Jugando a reflejar el ancho cielo.

De pronto, soy raitán en el paraje,
El ave que se esconde, perezosa,
En la mañana triste de la helada.

Y queda desolado este paisaje,
Marchita la blancura de la rosa,
Dejada en los jardines de la nada…

(del libro Los puñales de la helada)

José Ramón Muñiz Álvarez
Últimas entradas de José Ramón Muñiz Álvarez (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio