Publica tu libro con Letralia y FBLibros Saltar al contenido

Tres poemas de María Gabriela Abeal

viernes 22 de marzo de 2024
¡Comparte esto en tus redes sociales!
“Y cuando nadie te despierta por la mañana, y cuando nadie te espera en la noche…”.
Charles Bukowski

Cuando nadie acuda a tus gritos, ni sostenga tu estertor palpable.
Cuando sientes el silencio crudo y el aire denso como fumarada.
Cuando mires hacia el infinito y el espejo no devuelva nada.
Cuando te creas animal herido, un mártir doliente, como rechazado.
Cuando agotes toda estrategia, víctima encubierta, manipulación sectaria.
Cuando anides sobre tu excremento, camines en disco sobre la explanada…
habrás descubierto a tiempo que es sólo tu cuerpo quien logra ausentarse o darte los bríos en cada alborada.

 


 

“Tu ausencia me traspasó
como un hilo a una aguja…”

Soy ese hilo rojo
que se adhirió al destierro
cambió su color y forma
para fingir tu desprecio.
Tu ausencia
pesa en mi espalda
como el Atlas Farnesio
El mundo rueda a futuro
y yo me muero de tiempo.
Soy harapo de entusiasmo
tumor de pena en el vientre
mi nombre suena a fantasma
mi vida gira en pendiente.
Soy ese hilo rojo
que enrosca los pensamientos
anula cada vocablo
despojados son mis labios
de la ambrosía en tu cuerpo.

 


 

Soy el pensamiento minúsculo
que logra erosionar al desgano.
Que se enrosca como tuerca
entorpeciendo la calma.
Soy la repetición
de lo que intenta guardarse
que busca afanosamente
que no olvides las heridas
que provocan con el tiempo
al dolor que no se vaya.
Soy frase marchita
el verbo que une y clama
el fantasma en el ropero
el cuchillo que cercena
a la garganta que calla.
Soy ese hilo fino
con la fuerza de la tanza
que puede ahogar sin fuerza
al desvelo que revela
el martirio en las mañanas.

María Gabriela Abeal
Últimas entradas de María Gabriela Abeal (ver todo)

¡Comparte esto en tus redes sociales!
correcciondetextos.org: el mejor servicio de corrección de textos y corrección de estilo al mejor precio