Saltar al contenido
Uno o dos de tus gestos, el más reciente libro de cuentos de Jorge Gómez Jiménez, editor de Letralia

El canto a la ternura de Roque Dalton

• Lunes 26 de febrero de 2018

“Mi amor por ti es mucho más que amor”

Roque Dalton
El poema de Dalton “Mi amor por ti es mucho más que amor” es un canto al amor, pero a un amor inmerso en un contexto político, en una sociedad clasista e injusta que desde las canteras de izquierda se intenta cambiar.

El más famoso poeta salvadoreño, Roque Dalton (1933-1975), nació en la capital salvadoreña, San Salvador, en 1933. Su formación académica fue en Derecho y Antropología. La extensa obra literaria ensayística y poética producida por Dalton, no obstante su corta vida, recibió un gran y meritorio reconocimiento nacional e internacional. De hecho, obtuvo en tres oportunidades el Premio Centroamericano de Poesía, también el Premio Casa de las Américas, y muchos otros en concursos literarios naciones e internacionales.

La poesía de Dalton, si bien valiente, directa, incluso coloquial y hasta podría decirse irreverente, y además muy comprometida políticamente, posee también registros diferentes cuando el tema es el amor.

Cabe destacar que Roque Dalton fue militante comunista y que su ideología política impregnó su producción artística. De hecho, la gran mayoría de sus ensayos y poemas refleja su radical compromiso sociopolítico con las causas que él consideraba justas, y por tanto necesarias y urgentes para el pueblo oprimido. Entre su vasta obra literaria conviene resaltar Mía junto a los pájaros (1957), La ventana del rostro (1961), El mar (1962), El turno del ofendido (1963), Los testimonios (1964), Poemas (1968), Taberna y otros lugares (1969), y Los pequeños infiernos (1970). Roque Dalton, este poeta totalmente vinculado con el contexto político-social de su época, fue asesinado en 1975.

La poesía de Dalton, si bien valiente, directa, incluso coloquial y hasta podría decirse irreverente, y además muy comprometida políticamente, posee también registros diferentes cuando el tema es el amor. Analizaremos en este sucinto ensayo el poema “Mi amor por ti es mucho más que amor”. Este hermoso poema nos trae a la memoria acaso dos célebres poemas del poeta uruguayo Mario Benedetti: “Táctica y estrategia” y “Te quiero”. En efecto, uno de los versos del poema “Te quiero” resume de alguna manera el tema central del poema de Roque Dalton que ahora nos ocupa. Veamos:

si te quiero es porque sos
mi amor mi cómplice y todo
y en la calle codo a codo
somos mucho más que dos.

Los versos de Benedetti trasuntan solidaridad e incluso equiparan este valor humano con el sentimiento amoroso; se trata de un amor responsable. El poema de Dalton, asimismo, es un canto al amor, pero a un amor inmerso en un contexto político, en una sociedad clasista e injusta que desde las canteras de izquierda se intenta cambiar. Esta analogía de hecho va de la mano con la visión del hombre nuevo y de la nueva sociedad que propone el proyecto político de izquierda, la utopía socialista a la que Dalton se adhería ferviente y disciplinadamente.

Comentemos ahora en más detalle este poema amoroso de Dalton:

Mi amor por ti es mucho más que amor

Mi amor por ti es mucho más que amor,
es algo que se amasa día a día,
es proyectar tu sombra junto a mí,
hacer con ellas una sola vida.

Las miradas que ya al conocer
se hablan entre sí en la distancia,
no hacen falta palabras… ¡qué más da!
si ya interpretamos lo que claman.

Los mil detalles que tienes tú por mí,
mi descaro al advertir en lo que fallas,
el sincerarme cuando hay que decir
lo que sinceramente no se calla.

Mi amor por ti es mucho más que amor.
Mi amor por ti es como una nevada,
un torrente de luz, algo tan bello…
como ponerse el sol o amanecer el alba.

Dalton nos habla en su poema de un amor que es “mucho más que amor”, un amor que se va formando cotidianamente, vale decir en la lucha diaria, en la construcción de ese proyecto de sociedad más justa y digna que es la entraña de la utopía socialista. Dalton no se refiere a un amor romantizado y comercializado e incluso desconectado de la realidad, a un amor egoísta que sólo se interesa por sí mismo y la persona amada. Dalton, por el contrario, nos canta a un amor enclavado en la vida cotidiana, al amor que vislumbra la construcción de un mundo más justo y que desea hacerlo de la mano del ser amado. En efecto, la voz poética en el poema de Dalton nos comunica su intención de convertir la vida de la amada en una sola con la suya y juntos insertarse en la sociedad para participar en la lucha por las causas justas.

Cotejemos este poema de Dalton con uno muy significativo y emblemático de Alejandro Pushkin (1799-1837), escrito muchísimos años antes y en otras latitudes geográficas:

Yo la amé…

Yo la amé,
y ese amor tal vez,
está en mi alma todavía, quema mi pecho.
Pero confundirla más, no quiero.
Que no le traiga pena este amor mío.
Yo la amé. Sin esperanza, con locura.
Sin voz, por los celos consumido;
la amé, sin engaño, con ternura,
tanto, que ojalá lo quiera Dios,
y que otro, amor le tenga como el mío.

1829 (traducción de Rubén Flores Arcila).

El tipo de amor al que el poeta ruso se refiere en su famoso poema es un sentimiento teñido por la melancolía. La voz poética sabe que su amor no es correspondido y sufre por esa verdad que lo destruye, que mina sus entrañas. Sin embargo, su amor no es egoísta y el profundo dolor que siente no le impele tampoco a destruir el futuro amoroso de su bienamada. Renuncia a una vida con su amada porque sabe que no existe la menor esperanza de reciprocidad para sus sentimientos; pero sabe bien que su amor es infinito y siempre formará parte de su vida. Recurre a Dios para rogarle le otorgue felicidad a su amada aun cuando ésta no sea en sus brazos enamorados.

En este punto, nos parece pertinente traer a colación otro poema amoroso del gran Borges en el que también nos presenta la historia de un amor sin esperanza, un amor unilateral y sufriente. Nos referimos al poema dos, escrito en inglés y titulado: “Two English Poems”. Este poema empieza con una pregunta apremiante: “What can I hold you with?” (“¿Cómo puedo detenerte?”) y termina con versos impregnados de desesperación y tormento:

I can give you my loneliness, my darkness, the
hunger of my heart; I am trying to bribe you
with uncertainty, with danger, with defeat.

En castellano sería: “Puedo darte mi soledad, mi oscuridad, el hambre de mi corazón; estoy tratando de sobornarte con incertidumbre, con peligro, con derrota”.

El poema de Dalton es una definición del amor como un caminar juntos para construir un mundo mejor y disfrutar en ese sendero de vida de las cosas simples y bellas del mundo.

La voz poética en el poema de Borges está rota de congoja, angustia y exasperación. No tiene más cartas que jugar en el cruel juego de la vida y tampoco le queda el más mínimo espíritu lúdico para jugar pues lo ha perdido todo. Por tanto, la voz poética abre su corazón desesperado para mostrar que aun cuando sólo posee sentimientos y circunstancias embebidas de negatividad, se los ofrece todos con la esperanza remota y alucinada de retener a la amada o acaso producir en ella un atisbo de conmiseración y tal vez misericordia. A lo largo del poema se sabe que este amor profundo que detenta la voz poética nunca fue un amor correspondido.

Los últimos versos del poema de Dalton describen la naturaleza del amor que siente que, desde luego, y a diferencia de los poemas de Borges y de Pushkin, sí es un amor recíproco, una fuente de felicidad existencial, un espacio de paz y sosiego. Los últimos versos del poema: “Mi amor por ti es mucho más que amor”, nos describen un amor felizmente correspondido, como lo son también los poemas amorosos de Benedetti “Te quiero” y “Táctica y estrategia”.

Estos últimos versos se refieren a un amor que abarca y abraza elementos tan dispares como hermosos de la naturaleza: una tormenta de nieve, un aluvión de luz, algo bello y simple como “ponerse el sol o amanecer el alba”. En resumidas cuentas, el poema de Dalton es una definición del amor como un caminar juntos para construir un mundo mejor y disfrutar en ese sendero de vida de las cosas simples y bellas del mundo, de los infinitos regalos que nos ofrece la naturaleza.

María-Elvira Luna-Escudero-Alie

María-Elvira Luna-Escudero-Alie

Investigadora peruana (Lima). Reside en Virginia (EUA). Tiene licenciaturas en filosofía, literatura, y lingüística de la Pontificia Universidad Católica del Perú, y un doctorado de literatura contemporánea latinoamericana en la Universidad de Georgetown, en Washington, DC, con la tesis Estructura temporal en el teatro de Mario Vargas Llosa. Ha publicado ensayos de literatura y cultura en revistas especializadas. Enseña francés y castellano en Montgomery College, en Takoma Park-Silver Spring Campus, Maryland. En 2002 recibió un premio de excelencia pedagógica de la Universidad de Harvard, en Massachusetts.

Sus textos publicados antes de 2015
146188262
María-Elvira Luna-Escudero-Alie

Textos recientes de María-Elvira Luna-Escudero-Alie (ver todo)