Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
Ocho millones. "Problemas presupuestarios" obligan el cierre de 18 bibliotecas en Venezuela.

Noticias
Las 11 apuestas de Monte Ávila. La editorial del Estado venezolano publicará once libros de autores inéditos.
Vargas Llosa reeditado. Alfaguara volvió a publicar dos novelas del autor peruano y agregó una antología de cuentos.
Murió Maria Àngels Anglada. La autora de El violín de Auschwitz murió a los 69 años a causa del cáncer.
Hierro recibe el Cervantes Para el poeta español, "el Quijote se ha fundido con la humanidad".
Música para Casa. Casa de las Américas celebró su 40º aniversario con un concierto de altura.
Saludo a la bandera. Juan Loyola, el artista venezolano que utilizaba el tricolor nacional para expresarse, dio su último performance.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
Deabruak. Lea un libro y pague después: la primera editorial shareware de habla hispana.

Artículos y reportajes
La pluma rebelde de Espejo. El escritor ecuatoriano Michael Vicuña Botto esboza una semblanza sobre Luis Espejo.
Vivimos tiempos de cambio. Desde España, Manuel Sueiro Santamaría invoca la necesidad de adelantarnos al tiempo.
La gaya ciencia. El académico puertorriqueño José Luis Vega recuerda que la escritura, si no es respiración, es basura.

Sala de ensayo
The Mixquiahuala Letters. La española Natalia Menéndez Rodríguez expone, mediante el análisis de esta novela chicana, diversos aspectos de la literatura femenina.

Letras de la
Tierra de Letras

¿Qué recuerdas? (entre memorias).
Daniel Murillo Licea.
Dos relatos.
Jorge L. de la Paz.
Perdónalos.
Ivanóskar Silén-Acevedo.
Un bosque instantáneo para John Miranda.
Rodolfo García Quiroga.
La parca, enfrente (extractos).
Luisa Futoransky.
Interno 56.
Gustavo Raimondo.
Suspiros del ornitorrinco dormido.
Luis Vásquez Coronel.
El reverso de Edipo.
Rafael Grillo Hernández.
Antología de las fases de la luna.
Marc Sil.
Una mirada en el espejo.
José Miguel Pallarés.

El buzón de la
Tierra de Letras


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ®1996, 1999

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 69
3 de mayo
de 1999
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Sala de Ensayo

Comparte este contenido con tus amigos
The Mixquiahuala letters, de Ana Castillo The Mixquiahuala Letters: la mujer chicana en busca de su identidad

Natalia Menéndez Rodríguez

A caballo entre la cultura hispanoamericana y la sajona está la cultura chicana. Su literatura constituye un claro ejemplo de sus preocupaciones, problemas e inquietudes. Para explorar los conflictos de identidad de mujer chicana he elegido la novela de Ana Castillo The Mixquiahuala letters, una novela con una estructura realmente original que refleja el sentir de las mujeres de su cultura.

Ana Castillo ha estructurado esta novela de tal modo que ha de ser el lector el que elija su propio camino. La novela está compuesta por cuarenta cartas numeradas. Sin embargo, la autora ha decidido presentar tres posibles opciones, la primera para el lector "conformist", la segunda para el "cynic" y la tercera para el "quixotic". En la primera opción el lector conformista se encontrará con un total de 29 cartas empezando en la carta número 2 y finalizando en la carta 34. En la segunda opción el lector leerá un total de 32 cartas, empezando en la 3 y terminando en la 38, mientras que el lector que decida aventurarse a leer la opción última tendrá que leer 34 cartas, desde la número 2 y finalizando con la 1. Esto supone que en ninguna de las tres opciones leeremos la obra completa. El hecho de que la autora ofrezca estas tres opciones hace que el lector pueda ser partícipe de la historia a través de su propia subjetividad. Será el propio lector el que escoja el camino que desee seguir en su interpretación del texto (Quintana, 1996: 91).

Para Yvonne Yarbo-Bejarano a través de esta estructura de diversas alternativas Ana Castillo propone tres finales distintos de acuerdo con las tres actitudes antes mencionadas. De este modo el lector conformista, que terminará su lectura en la carta número 34, se encontrará con que Teresa, la protagonista, asume la tradicional idea de la familia a través de su intención de irse a vivir con su hijo Vittorio y su marido junto a sus padres a Cuernavaca. Lo que parecía un viaje subversivo en busca de la propia determinación de la mujer para librarse de los fuertes lazos de la sociedad patriarcal terminaría con una decisión conformista por parte de Teresa asumiendo ese rol socialmente impuesto de madre y esposa. Por otro lado la lectura del cínico que termina en la carta número 38 representaría para Yarbo-Bejarano la confirmación de la traición de la mujer para con la mujer a través de la imagen que ofrece una Alicia traidora en esa carta en la que Teresa comenta que su amiga ha estado viviendo con su novio, Vicente das Mortes. La última visión, la del "quixotic", ofrece una posibilidad mucho más esperanzadora. La carta número uno deja una puerta abierta a una nueva lucha por sus ideales por medio de la preparación de un posible nuevo viaje por el territorio mexicano (The American review, vol. 20, Nº 1: 65).

Teresa muestra con su relato un discurso femenino fragmentado, con continuos movimientos en el tiempo de la narración. La fragmentación parte ya del hecho de que Ana Castillo nos presente su obra con tres posibles lecturas. Como ya habíamos visto, si seguimos una de esas tres posibilidades, no leeremos todas las cartas que forman la novela completa, por lo que la obra aparecerá para nosotros fragmentada. Por otro lado la autora ha elegido el género epistolar, género que favorece la fragmentación del texto. Antes de iniciar la novela Ana Castillo nos explica que para aquellos lectores que lo deseen todas las cartas podrán ser leídas como piezas narrativas independientes, con lo que no sólo aparece el texto fragmentado, sino que trata de presentarlo como inconexo. El uso del modelo epistolar favorecería a la combinación de distintos géneros literarios como la narración y la poesía, aunque según mi punto de vista la autora mantiene un tono poético a lo largo de toda la novela.

La propia Ana Castillo habla acerca de la génesis de su novela, cuando la autora contaba veintitrés años de edad. La idea de presentar la narración con tres alternativas de lectura entraba dentro de sus planes desde el comienzo. La constatación de que otro autor, Julio Cortázar, había hecho algo similar con anterioridad en su obra Rayuela, fue lo que le impulsó a incluir una dedicatoria al escritor: To the master of the game, ante la seguridad de que tarde o temprano se le iba a relacionar con esta obra (Saeta, E: A Melus interview: Ana Castillo. Melus, vol. 22, Nr 3, fall 1997).

Las cuarenta cartas son escritas por una mujer de origen chicano afincada en Estados Unidos, Teresa, a su amiga Alicia, a la que conoció en México. Las cartas no siguen un orden cronológico aunque muchas de ellas continúen con lo escrito en la anterior. A través de la lectura de estas cartas vemos cómo se define la posición de estas dos mujeres que rompiendo al mismo tiempo con su pasado, con su vida rutinaria y con los cánones sociales, se aventuran a realizar un viaje por México, donde tendrán diversas experiencias.


Búsqueda de la identidad como chicana

La mujer de origen chicano se encuentra en una situación de múltiple discriminación. Su origen chicano la hará permanecer en un plano secundario y marginal en la sociedad norteamericana. Al tratarse de una mujer de origen también americano, nunca estará totalmente integrada en la sociedad latina, es decir, en los países latinoamericanos; aunque se trate de su país de origen, será vista como "norteamericana". Por último la mujer como tal ha de sufrir discriminación por su sexo dentro de sociedades patriarcales. La mujer chicana permanece en su estado "apátrida" y lucha por encontrar su propia identidad. Por otro lado, nuestras protagonistas sufren discriminación cuando rompen los cánones establecidos, entre ellos el matrimonio, es decir, permanecen solteras o terminan sus relaciones con el divorcio. La situación de la mujer de origen chicano es bastante difícil. Su vida está marcada por la colonización, la del español, después la del anglo y finalmente por el hombre de su propia etnia. La mujer chicana tiene su vida socialmente determinada a ser esposa y madre. El acceso a la educación está muy restringido, aunque la situación haya mejorado en los últimos años. Gloria Anzaldúa, en su obra Borderlands. La Frontera, considera que la mujer de su cultura sólo tenía tres salidas posibles: ser monja, ama de casa o prostituta. Actualmente la educación universitaria es otra posibilidad, pero a la que todavía muy pocas mujeres pueden acceder. La mujer chicana no puede romper lo establecido, es decir, debe renunciar a sí misma en favor del hombre, y llegar virgen al matrimonio (Anzaldúa, G.: 1987: 17).

Teresa decide abandonar Estados Unidos tras fracasar en su matrimonio. Viaja a México, cuna de sus antepasados, en un deseo por encontrar su identidad, por un lado su identidad como chicana y por otro lado su identidad como mujer. Esta búsqueda la llevará por el territorio mexicano. Sin embargo, bajo mi punto de vista, tampoco en México encontrará el lugar que le corresponde.

Teresa explica a lo largo de la novela cómo su condición cultural ha sido determinante dentro de la sociedad norteamericana. Su color de piel y su nombre hacen que no acabe de asimilarse completamente dentro de la sociedad de Estados Unidos.

El pueblo chicano debe parte de su discriminación dentro del sistema estadounidense a su humilde condición económica. A pesar de la pluralidad de culturas que convergen dentro de Estados Unidos, nos encontramos con que dentro de estas minorías los chicanos constituyen el grupo económicamente más pobre. En la carta número 19, Teresa habla acerca de sus orígenes latinos y de lo que esto supuso en su infancia en Estados Unidos, "donde su color de piel y su condición humilde la había sometido a atrocidades" (I thought of the city i'd been brought up in, where dark skin and a humble background had subjected me to atrocities. P. 62. L. 19).

Pero en su viaje descubrirá que las cosas no son mejores en la tierra de sus antepasados. Ambas han sido educadas en Estados Unidos, y a pesar de que sus orígenes sean latinos, su comportamiento sigue las costumbres más liberales de la sociedad que conocen. Por este motivo tampoco en México serán aceptadas por la sociedad, una sociedad donde las mujeres con su nivel cultural, su forma de vestir y su actitud no serán bien vistas.

La falta de auto-identidad que manifiesta el pueblo chicano se debería, según Portes y Truelove, a su gran diversidad. Los grupos que responden al término "chicano" no forman una unidad, sino que muestran dentro de él una gran variedad (Portes, A. y Truelove, C. 1988: 31). La mayor parte de los chicanos son de procedencia mexicana, seguidos en número por la población procedente de Puerto Rico, sin embargo Estados Unidos cuenta con un elevado número de habitantes de origen cubano, colombiano, etc.

Teresa y Alicia se deciden a emprender un viaje por México, dejando en Estados Unidos a su marido y compañero respectivamente. Con esta huida de la vida rutinaria y la búsqueda de su identidad como mujeres y como latinas, ambas rompen los esquemas creados para las mujeres, aparecen ante el mundo como transgresoras de los cánones socialmente establecidos:

    What was our transgression? We travelled alone. P. 59. L. 19.
    (¿Cuál era nuestra trasgresión? Viajábamos solas).
Realizan su viaje por México viviendo diversas experiencias. El hecho de que viajen solas pone de manifiesto el clima de libertad que la sociedad americana les ha inculcado, pero que no es considerado de igual modo dentro de la cultura hispana. Teresa y Alicia no sólo viajan solas, sino que además abandonan a sus respectivas parejas. Por este hecho sufrirán el rechazo de su familia y amigos, quienes consideran que las "malas esposas" son malas personas.

Con esto Teresa muestra una clara visión de las diferencias existentes entre ambas culturas, la norteamericana y la mexicana, especialmente en lo que al papel de la mujer se refiere. Teresa parece querer denunciar esa arraigada sociedad patriarcal hispana donde la mujer es un mero objeto para el hombre, como luego veremos, donde no puede alzar su voz y permanece alejada de la educación. Esa sociedad que permanece fiel a sus principios de dominación del hombre frente a la subordinación de la mujer y que se niega a progresar hacia unas ideas más liberales e igualitarias.

A lo largo de todo el viaje y a través de los diversos encuentros con hombres Teresa va a ser consciente de que su actitud y aspecto americano va a ser malinterpretado dentro de la cultura mexicana:

    I anticipated something disagreeable had already been arranged for us. I regretted my casual willingness earlier to drink and smoke, became aware of the low cut blouse I wore, realised that we had been staying in a house full of single men. What else could these two conservative, middle-age types deduce? P. 89. L. 25.
    (Adiviné que algo desagradable había sido preparado para nosotras. Me arrepentí de mi espontánea disposición inicial a beber y fumar, me percaté de la corta blusa que llevaba, me di cuenta de que habíamos estado en una casa llena de hombres solteros. ¿Qué otra cosa podían deducir aquellos dos tipos conservadores de mediana edad?).
Es evidente el contraste que existe entre Teresa, una mujer criada en su entorno americano, aunque no por ello satisfecha, y su familia. Aquí aparece el choque generacional entre los padres y tíos, inmigrantes afincados en Estados Unidos, y los hijos de éstos, los cuales han nacido en Estados Unidos pero han vivido sus relaciones familiares dentro de un entorno hispano. Teresa explica de este modo a su amiga Alicia los prejuicios de sus familiares acerca de la mujer y el matrimonio:
    Don't be surprised at how scandalised my relatives will react to know you've never been married. (Jilted would be more understandable than never having been married). P. 15. L1.
    (No te sorprendas de lo escandalizados que mis familiares reaccionarán al saber que nunca has estado casada [abandonada sería más comprensible que nunca haber estado casada]).
La mezcla de ambas culturas sólo logra la confusión de Teresa, la imposibilidad de crearse una identidad propia. Por su parte Alicia cuenta con antepasados de origen español. Su abuela había sido una andaluza medio gitana, pero sus padres habían intentando borrar de sus vidas la influencia de la cultura hispana, en un intento por integrarse dentro de la sociedad americana. Ana Castillo plantea aquí el hecho de que algunos inmigrantes de origen hispano renieguen de sus orígenes tratando de convertirse en estadounidenses, para ser considerados como blancos, algo que está relacionado con la percepción personal más que con la raza. El hecho de que sus padres luchen por ideales que les son ajenos aparece presentando con ironía cuando ambas se cuestionan los beneficios de esta decisión.

Teresa viaja a la tierra que sus padres abandonaron para ir en busca de unas condiciones de vida mejores. En la carta número veintiséis Teresa narra su compromiso con un hombre latino, Sergio, con quien espera casarse cuando solucione su divorcio con su actual marido. Teresa contrasta entonces la realidad de México a través su experiencia y la de su madre:

    I thought of my mother, thousands of miles and a country away. She must've been thinking of me too, fantasizing how I would celebrate that night with my millionaire fiancé in the Yucatán, how fate had been so much kinder to me in her country than it had been to her, the irony that her prodigy could go to her homeland and be readily received by those who shunned so many of their own so that they left their beloved nation to find refuge elsewhere. P. 93. L. 26.
    (Pensé en mi madre, a miles de millas y en un país lejano. Ella debía estar pensando en mí también, fantaseando sobre cómo celebraría yo aquella noche con mi prometido millonario en el Yucatán, sobre cómo el destino había sido mucho más benévolo conmigo en su país de lo que lo había sido con ella, sobre la ironía de que su hija pudiese ir a su país de origen y ser inmediatamente recibida por aquellos que rechazaron a tantos de los suyos de modo que dejasen su adorada nación para buscar refugio en otro sitio).
Sin embargo Teresa es consciente de que ésta no es la realidad. En su búsqueda por hallar una identidad ha descubierto que México tampoco es el lugar que le corresponde.

La influencia de la cultura hispana se puede ver en Teresa en varios puntos. En primer lugar el tema de la religión es muy importante. La religión basada en la superstición en contraste con el escepticismo de Alicia aparece claramente representada en el episodio en el que ambas pasan la noche con Ponce y sus amigos. También su educación religiosa podría haber influido en su concepción de la institución del matrimonio, como luego veremos.

Por otro lado tenemos el uso del idioma castellano como reflejo de su educación hispana. Generalmente las familias de inmigrantes hispanos que se instalaban en Estados Unidos mantenían la lengua castellana al menos durante la primera generación. Los hijos de estos inmigrantes, sin embargo, eran educados en escuelas norteamericanas, por lo que fuera de sus hogares era habitual que hablasen inglés. Desde mi punto de vista resulta bastante extraño que Ana Castillo a la hora de presentar a su personaje principal, Teresa, utilice tan pocos términos en castellano, sobre todo me sorprende que en la carta en la que ella reza el Padre Nuestro lo haga en inglés y no en español, ya que considero bastante probable que esta oración fuera aprendida en el hogar a través de sus padres o la figura de la abuela, más que en alguna institución estadounidense.

El uso de la lengua española es bastante escaso, por lo que podría considerarse que se trata de un hecho bastante significativo. Su asimilación a la cultura americana está reflejada en la aceptación casi total de la lengua de Estados Unidos. Según mi punto de vista la realidad personal de la autora se traspasa aquí a su protagonista, la cual utiliza términos españoles solamente cuando se refiere a expresiones dichas por otras personas hispanas, pero que no las utiliza ella misma para comunicarse. Los términos castellanos que aparecen en la novela corresponden a nombres de comidas como tortilla, hongos de maíz, nachos, etc. Expresiones que, como he dicho, Teresa oye decir a otras personas en México, como: Oye, chula. ¡Caliente! o ¡Qué jodienda! En dos ocasiones Teresa nos recita en un primer caso un verso y en otro una nana, pero a continuación nos da la traducción al inglés, por lo que parece una novela dirigida a unos lectores más bien americanos.

    ¡Oh juventud! ¡Divino tesoro! My mother quotes from a favourite poem. Oh, youth! Divine treasure! P. 68. L. 21.
    Este niño no tiene cuna. Su papá es carpintero. Él le hará una (This child has no cradle. His father is a carpenter. He will make him one). P. 25. L. 4.
A lo largo de la obra vemos términos españoles para designar relaciones familiares: tío, tía, hermana... En la primera carta vemos expresiones como "Y tráeme una para mí y el niño, hija", que son puestas en boca de sus familiares inmigrantes, los cuales sí utilizan la lengua castellana. Con ello se muestra una vez más el contraste entre los inmigrantes y sus hijos, esta vez a través de su uso de la lengua de su país de origen.


Búsqueda de la identidad como mujer

Ambas mujeres luchan por unos ideales que no son comprendidos por los que las rodean. Han roto las reglas supuestamente correctas del comportamiento femenino, la figura estereotipada de la mujer creada por el hombre:

    I was marked by something good or evil, but that would never leave me. P. 22. L. 3.
    (Estaba marcada por algo bueno o malo, pero que nunca me abandonaría).
A lo largo de todas las cartas Teresa nos muestra cómo en varias ocasiones se ha armado de valor, se ha hecho oír, ha tomado por propia determinación la decisión de acabar con todo abandonando a su marido:
    Monday, while Melvin and Libra were getting that old horse, I packed my duffel bag with jeans, books, and poems and moved on my own. P. 35. L. 9.
    (El lunes, cuando Melvin y Libra estaban haciéndose con aquel viejo caballo, hice mi maleta con jeans, libros y poemas y me largué yo sola).
Sin embargo nos vamos a encontrar con que Teresa en varias ocasiones cree haber fracasado, por lo que abandonará su viaje para volver junto a su marido, sintiendo entonces un sentimiento de culpa por haber abandonado sus ideales, por haber traicionado sus propias convicciones y haber vuelto a aceptar los cánones impuestos. Se define entonces a sí misma como una desertora en esa búsqueda de la libertad y propia determinación de la mujer. Es aquí donde Teresa presenta claramente con estas palabras Woman's quest for freedom and self determination, lo que la ha impulsado a realizar ese viaje y cuál es el objetivo de su búsqueda.

A lo largo de toda la obra nos encontramos con una denuncia hacia la situación de la mujer en las sociedades patriarcales, hacia la violación de los derechos de las mujeres y de lo que la institución del matrimonio supone para ellas. En la carta número treinta y dos Teresa denuncia la situación de la mujer en otros países, como en Arabia, donde la circuncisión femenina aún es practicada para que las jóvenes no cometan actos que "pudiesen deshonrar a su familia".

En la sociedad latinoamericana a través del matrimonio la mujer pierde por completo su identidad propia. A partir de ese momento es su marido el que asume todo el poder. Si hasta aquel momento la mujer había tenido pocas oportunidades para hacerse oír dentro de su sociedad, después de casarse la mujer debe permanecer en silencio para siempre. Entre otras cosas la mujer chicana cesa de tener compañía femenina. Sin embargo Teresa no acepta esta situación de silencio que la sociedad hispana impone.

Encontramos una clara diferenciación entre la concepción que Alicia tiene del matrimonio y la que tiene Teresa. Por su parte Alicia no sólo no se plantea casarse, sino que le parece sorprendente que alguien pueda desear semejante condición, como vemos por ejemplo en la carta número nueve, donde califica al matrimonio como "slavery" (esclavitud) (P. 32).

A Teresa, sin embargo, el matrimonio parece importante. Ella se ha casado, y ha fracasado en ese matrimonio. En Estados Unidos ha fracasado sentimentalmente, y con frecuencia denuncia su descontento con respecto a las relaciones que allí se establecen entre hombres y mujeres, "enredadas por la mentira". En muchas ocasiones va a referirse a esa relación infructuosa, pero con ello lo que hará será mostrar su descontento hacia el hombre al que estuvo unida, a la situación en sí, pero no a la institución del matrimonio. Esto lo vemos en el hecho de que aún no se ha divorciado de su primer marido cuando acepta casarse de nuevo con Sergio. Lo que sí podemos observar es que en Teresa ha habido un cambio de mentalidad con respecto a este tema. Para ella el matrimonio ha perdido el romanticismo, la parte destinada al amor, y se ha creado una idea mucho más materialista:

    What did love have to do with the order of things? A woman didn't marry for love in that part of the world. She married out of necessity.
    In the modern U.S., I married a poor man out of love. Poverty had won out and separated us.
    P. 62. L. 19.
    (¿Qué tenía que ver el amor con el orden de las cosas? Una mujer no se casaba por amor en aquella parte del mundo. Se casaba por necesidad.
    En los modernos Estados Unidos yo me había casado con un hombre pobre por amor. La pobreza había ganado y nos había separado).
Teresa y Alicia se unen en hermandad, rompiendo las leyes sociales establecidas. Ambas mantienen una relación de amistad muy estrecha. El hecho de ser mujeres hace que exista un vínculo especial entre ellas. Teresa lo define del siguiente modo:
    ...uterine comprehension. In sisterhood. In solidarity. P. 18. L. 3.
    (...comprensión uterina. En hermandad. En solidaridad).
En otro momento Teresa se refiere a la relación existente entre ellas como Our "love affair" (P. 46-7. L. 16).

Con este viaje ambas mujeres se unen por un objetivo común. En la carta número siete Teresa cuenta cómo en una ocasión esa unión entre mujeres va a llevarlas a formar una alianza de amistad con otra mujer más en su misma situación. Sin embargo una vez más Teresa manifiesta su sentimiento de fracaso y su decisión de regresar al lado de su marido. El peso de la sociedad va a ser demasiado fuerte e influyente para ellas:

    She was enthusiastic about all our suggestions because for the first time in her life she had a choice, expressed an opinion and was able to decide what she wanted to do on a Saturday night.
    What we could not offer my sister was acceptance into society, her raison d'être. At the end of the summer, she went back to her husband. I packed a duffel bag with jeans, poems, and a few books, and went to follow mine too.
    P. 28. L. 7.
    (Estaba entusiasmada con todas nuestras sugerencias porque, por primera vez en su vida, tenía la posibilidad de elegir, expresaba una opinión y era capaz de decidir lo que quería hacer un sábado por la noche.
    Lo que no le pudimos ofrecer a mi hermana fue aceptación en la sociedad. Al final del verano ella volvió con su marido. Yo hice la maleta con jeans, poemas y algunos libros y me fui a seguir al mío también).
Más adelante Teresa vuelve sobre el mismo tema, mostrándonos sus miedos hacia el poder de los hombres, a los cuales describe a través de una imagen simbólica, la imagen fálica de la serpiente, una serpiente que aparece como dominadora de sus propios sentimientos:
    There were three of us then, remember?
    You me the childhood friend from back home
    Whose husband called every morning at 7.00 a.m.
    Hating that she left
    "to find herself" as was the order of the day
    We were obsessed
    With visions of snakes that threatened
    To wind themselves around our yearning hearts...

    P. 38. L. 10.
    (Éramos tres, ¿recuerdas?
    Tú, yo, la amiga de la infancia
    cuyo marido llamaba todas las mañanas a las 7.00
    lleno de odio porque ella se marchó
    "a encontrarse a sí misma" como era la orden del día.
    Estábamos obsesionadas
    con visiones de serpientes que amenazaban
    con enredarse en nuestros corazones ansiosos...).
El objetivo del viaje es la búsqueda de la propia identidad. Al mismo tiempo vemos cómo ambas mujeres, cuya voz ha sido enmudecida dentro de la sociedad en la que viven, expresan sus sentimientos a través del arte. Alicia lo hace a través de la pintura, Teresa por medio de la poesía. A través del arte y la poesía, las dos mujeres alzan su voz, demuestran sus sentimientos, lo que la sociedad no les ha permitido hacer.
    At a pier, I read poems and passages of books aloud while you painted and commented that the lake seemed immense enough to take us as far as China. P. 29. L.7.
    (En el embarcadero yo leía poemas y pasajes de libros en voz alta mientras tú pintabas y comentabas que el lago parecía lo suficientemente inmenso como para llevarnos hasta China).
Teresa y Alicia muestran su fuerte determinación a la hora de tomar sus propias decisiones, lo cual sorprende a los hombres en ocasiones. Ambas mujeres tratan de demostrarse a sí mismas y a los demás que la mujer puede ser independiente y es capaz de llevar a cabo sus propios proyectos y vivir su vida sin tener un hombre a su lado.

Lo que en principio era una estancia de dos meses en México para realizar un curso sobre cultura hispana, se convierte en una huida de una realidad hostil y una búsqueda de su propio "yo" después de conocer a Alicia. Durante su viaje por México Teresa y Alicia experimentan diversos encuentros con el sexo opuesto que nos van a ofrecer una clara visión de la perspectiva masculina con respecto a la mujer. En casi todos los encuentros entre las protagonistas y estos hombres, ellos tratarán de llevar la situación por medio de diferentes estratagemas, hacia un fin último y común, que es tener una relación sexual con ellas.

    He wanted me to stay so that we could be together always. His father would find employment for me, if that was what I wanted. He loved me. He had a right to spend a night with me.
    I told him to forget it.
    P. 52. L. 16.
    (Él quería que yo me quedase para que estuviésemos juntos siempre. Su padre me encontraría un empleo, si eso era lo que yo quería. Él me amaba. Tenía derecho a pasar la noche conmigo.
    Le dije que lo olvidase).
A lo largo de la novela nos encontramos con numerosos ejemplos similares, hechos de los que ambas mujeres son conscientes:
    What was an hour of general discussion if it meant he'd have his way ultimately? P. 74. L. 22.
    (¿Qué era una hora de discusión general si esto significaba que iba a conseguir finalmente su propósito?).
Para Alvina Quintana (Quintana, 1996: 90) el género epistolar le ofrece a Ana Castillo "flexibility" para contrastar el modo en el que las mujeres son vistas en México y en Estados Unidos. Quintana menciona la carta veintidós, en la que Ponce, un ingeniero de Veracruz, le pregunta si ella es una mujer liberal, una "liberal woman", acerca de lo que ella comenta:
    In that country, the term "liberated woman" meant something other than we had strived for back in the United States. In this case it simply meant a woman who would sleep nondiscriminately with any man who came along. P. 73. L. 22.
    (En aquel país el término "mujer liberada" significaba algo distinto que en Estados Unidos. En este caso describía simplemente a una mujer que se acostaría indiscriminadamente con cualquier hombre que se encontrase).
En esta ocasión Teresa manifiesta su propia determinación y su libertad a la hora de escoger y tomar sus propias decisiones:
    "What you perceive as "liberal" is my independence to choose what I do, with whom, and when. Moreover, it also means that I may choose not to do it, with anyone, ever. P. 73. L. 22.
    (Lo que tú percibes como "liberal" es mi independencia para elegir lo que hago, con quién y cuándo. Lo que es más, también significa que puedo elegir no hacerlo con nadie nunca).
Son muchas las ocasiones en las que Ana Castillo trata de presentar las ideas estereotipadas que existen acerca de la mujer. Mujer que la tradición mexicana considera pasiva y sumisa. En la carta número treinta y dos Teresa describe la imagen estereotipada que los hombres tienen de la mujer, una imagen que no concuerda con su propia realidad, con su imagen o con la de Alicia:
    You weren't the desirable, soft, uncomplicated, maternal/child, buxom, ever-enduring lap and embrace, blonde, vivacious, cherry red puckered-lipped, plastic starlet of Hollywood movies, the saintly madonna, any image, illusion, delusion, hallucination, glossy, celluloid reproduction, stereotype, cliched man's definition of what a woman is and has to be. Therefore, you would not be loved. P. 113. L. 32.
    (Tú no eras la deseable, suave, poco complicada, maternal/infantil, rolliza, regazo y abrazo siempre dispuesto, rubia, vivaz, con fruncidos labios de rojo cereza, una estrella de plástico de las películas de Hollywood, la santa madonna, cualquier imagen, ilusión, desilusión, alucinación, brillante, reproducción en celuloide, estereotipo, definición preconcebida que el hombre tiene de lo que una mujer es y debe ser. Por lo tanto, tú no serías amada).
Como había señalado anteriormente Teresa muestra en su narración una de las características más señaladas del discurso femenino que es la fragmentación, la discontinuidad temporal, los continuos movimientos en el tiempo de la narración. Esta fragmentación se ve en el orden que sigue en el relato de los hechos, y en el uso del género epistolar. Como ya habíamos visto, si seguimos una de esas tres posibilidades de lectura que Ana Castillo nos presenta, no leeremos todas las cartas que forman la novela completa, por lo que la obra aparecerá para nosotros fragmentada. Por otro lado la autora ha elegido el género epistolar, el cual constituye un género fragmentario. La fragmentación se acentúa con el hecho de que todas las cartas, como sugiere la autora, puedan ser leídas como piezas narrativas independientes. La propia Teresa habla también de la fragmentación de su propia personalidad, de su propio "yo" femenino. Así se nos muestra la fragmentación de la mujer chicana. En la carta número treinta y dos habla de sí misma, en tercera persona, de este modo:
    She begins the methodic process of gathering the pieces of that woman, like jagged pieces of a broken china vase, and glues them together, patiently, as neatly as she is able. P. 112. L. 32.
    (Ella comienza el metódico proceso de recoger los fragmentos de aquella mujer, como dentadas piezas de un roto jarrón de porcelana china, y las pega, con paciencia, tan hábilmente como le es posible).
El elemento simbólico y mítico de la figura femenina aparece reflejado en la carta número veinte, en la que Teresa menciona a la diosa azteca Coatlicue, cuando con una rama dibuja en la arena:
    She drew a snake. S. She draws another snake. S. Two snakes. She was obsessed with snakes. The snake woman, Coatlicue. P. 66. L. 20.
    (Ella didujó una serpiente. S. Dibujó otra serpiente. S. Dos serpientes. Estaba obsesionada con las serpientes. La mujer serpiente, Coatlicue).
Según la leyenda Coatlicue fue una piadosa viuda y madre de una tribu de indios que fue fecundada por una bola de plumas que le cayó encima mientras rezaba en el templo. De este encuentro nació Huitzlopochtli, dios de la guerra. Tras la noticia del nuevo embarazo de su madre, los hijos de Coatlicue, considerándolo un insulto para su raza, se dispusieron a asesinar a su madre. Tras dar muerte a Coatlicue los asesinos fueron derrotados por su nuevo hermano, Huitzlopochtli.

Otra autora chicana, Gloria Anzaldúa, retoma también este mito en su obra Borderlands. La Frontera. En el cuarto capítulo de esta obra, que ella titula "La herencia de Coatlicue", Gloria Anzaldúa explica su visión de esta figura mítica. Para ella Coatlicue es la montaña, la Madre Tierra, la diosa del nacimiento y de la muerte. La autora considera que Coatlicue representa la contradicción, la figura en la que todas los símbolos de la religión de los aztecas estarían integrados: vida y muerte, cielo e infierno, la belleza y el horror, el águila y la serpiente. Coatlicue es una mujer marcada, una mujer traicionada por su cuerpo.

La autora insiste en la idea de que Coatlicue representa la dualidad (Alzandúa, 1997: 41-50). La novela de Ana Castillo está marcada por esa dualidad, una dualidad entre lo hispano y lo norteamericano, entre la mujer y el hombre, entre la generación de los inmigrantes y la de los hijos de éstos.

Como había adelantado, considero que la búsqueda de identidad ha quedado inconclusa. Sus expectativas no se verán cumplidas. Teresa dice en la carta número uno:

    Alicia, I don't know why so many of our ideals were stamped out like cigarette butts when we believed in them so furiously. Perhaps we were not furious enough. P. 16. L. 1.
    (Alicia, no sé por qué tantos de nuestros ideales fueron apagados como colillas de cigarrillos cuando creíamos en ellos tan furiosamente. Quizás no fuimos lo suficientemente furiosas).
De este modo la novela queda abierta a diversas interpretaciones. Cada lector habrá terminado de leer la novela en una carta diferente, bien en la cuarenta o en la treinta y ocho. La interpretación subjetiva dará lugar a muy diversas visiones de la obra. En la última carta, carta que el lector conformista no tendría ocasión de leer, Teresa nos muestra su intención de cambiar la situación entre el hombre y la mujer del único modo que parece posible, que es educando a su hijo Vittorio según sus propios ideales. Teresa dice en esa última carta:
    Next to you went a man you tried to teach all the things I had just told you Vittorio must learn if he was to grow up to be a decent companion to a woman. P. 130. L. 40.
    (Junto a ti iba un hombre al que intentaste enseñar todas las cosas que acababa de contarte que Vittorio debía aprender si iba a crecer para ser un compañero decente de una mujer).
De este modo, según mi punto de vista, para aquellos que percibiendo el clima de resignación final no parecen quedarse satisfechos, una puerta queda abierta para el futuro de la mujer chicana. Un posible y futuro viaje a México podría ser la respuesta a todas las incógnitas de identidad de las dos mujeres protagonistas como representantes de la mujer de origen hispana en Estados Unidos.


Bibliografía

  • Anzaldúa, G.: Borderlands. La Frontera. The New Mestiza. San Francisco: Aunt lute books. 1987.
  • Castillo, A.: The Mixquiahuala letters. Arizona: Bilingual Press. 1989.
  • Cortina, J. y Moncada, A. (eds.): Hispanos en los Estados Unidos. Madrid: Ediciones de Cultura Hispánica. 1988.
  • Saeta, E.: A Melus interview: Ana Castillo. Melus, vol. 22, Nr 3, fall 1997.
  • Spence, L.: México y Perú. Mitos y leyendas. Madrid: M.E. Editores. 1995.
  • Villanueva, T. (ed.): Chicanos. Antología histórica y literaria. México: Fondo de Cultura Económica. 1980.
  • Quintana, A.: Home girls. Chicana literary voices. Philadelphia: Temple University Press. 1996.
  • Yarbo-Bejarano, Y.: The multiple subject in the writing of Ana Castillo. The American Review, vol. 20, Nº. 1, pages 65-72.

       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras