Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
El libro de Borges. Lanzamos una convocatoria para participar en un libro conmemorativo sobre Jorge Luis Borges.

El corral de los corderos, de Cristina Feijóo
Nuestra editorial electrónica publica un nuevo libro de cuentos.

Escritor letraliano gana concurso
El argentino Bruno Kampel, cuyos trabajos han sido publicados en Letralia, gana concurso en España.

Noticias
Falleció Joaquín Rodrigo. El compositor del Concierto de Aranjuez falleció en Madrid a los 97 años.
Transformarán casa de Tito Salas en taller-museo. La vieja casa donde viviera el pintor venezolano será restaurada por una comisión en la que participan diversos entes gubernamentales.
La Semana Negra observa a Kosovo. La duodécima edición de la Semana Negra reunió en Gijón a escritores y artistas de otras disciplinas en una gran fiesta cultural.
Vargas Llosa recibe el Menéndez Pelayo. El escritor peruano-español exaltó el carácter rebelde de la buena literatura.
Por un pelo. Camilo José Cela no será juzgado por el supuesto plagio de que fue acusado por la escritora Carmen Formoso Lapido.
48 obras. El Salón Aragua, una de las justas artísticas más importantes de Venezuela, admitió 48 obras en su edición de 1999.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
Data. Una revista sobre cine, video, cómic y literatura de ciencia ficción, que circula en el Web y en papel.

Artículos y reportajes
¿Invención editorial? Una fábula "de" Rubén Darío. El investigador salvadoreño Carlos Cañas-Dinarte descubre que una fábula atribuida a Darío podría no haber sido de él.
La Real Academia y los medios de comunicación, Millás y su reveladora ficción. La escritora chilena Liza Rosas Bustos comenta el libro Orden alfabético, de Juan José Millás.

Sala de ensayo
Fénix de madrugada (dos preguntas). El chileno Carlos Briones inicia, a partir de un libro de Miguel Arteche, una reflexión sobre el Ave Fénix.

Letras de la
Tierra de Letras

Dos cuentos
Fernando Oviedo
Poemas
Hernán Zamora
Tres textos
Manuel González Navarrete
Mi mano
Luis Daniel Fernández García
Un viernes de loco estar o de loco irse
Ramiro García
Cuatro puntos cardinales
José Abraham Fernando Moscoso Briceño
Solul
Ángel Campos Martín-Mora
Sombreado
Verónica Andrea Manzo
La noticia
Luis Martínez
Dos textos
Anaray Lorenzo Collazo

El buzón de la
Tierra de Letras

El regreso del caracol Factótum. Estados Unidos
Ver, de Lubio Cardozo
Arrabal amargo, de Javier Rey de Sola


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ®1996, 1999

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 74
19 de julio
de 1999
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
Tres textos

Manuel González Navarrete


Autorretrato

Amanecido en un espacio gris, de campos yermos y piedras blancas, devine aprendiz de Hombre. Y como tal tengo vertebrado el cuerpo con amores y el interior bruñido por las penas. Sin embargo, he practicado mucho. Hoy puedo simular la risa: imitar un torcimiento de labios y sonidos; puedo además jugar y permito, en ocasiones, ser jugado.

Como todos, tengo dos redondas cavidades en el rostro, dos plenitudes de claridad; con ellas peino la vida, la visto de domingo y la llevo a pasear a deshoras de la noche. Luego hacemos el amor: yo aspiro sus humedades con esta larga nariz que me fue dada, y ella ríe, con esa risa plena, sinfónica, una risa que asciende y recrea estruendos hasta conjurar todos los vientos del naufragio infinito; tempestad que nos azota, aturde, ilumina, rompe, estalla y disuelve las espumas en el alba.

Yo que nací bajo un sol inagotable llevo la piel iluminada, y salpicados de lunares tengo dos brazos, una cara y, en ella, una boca que igual me sirve para comer la noche a gritos, humedecer un cuerpo de mujer o redimir la historia de mi pueblo. Tengo, por último, unas manos, pequeñas y entristecidas, que no acertando a definir la ausencia, divagan lunas, paisajes solos, amores inexorables.


Una ridícula carta de amor

Ciudad de México, lluviosa e íntima, uno más de esos días que faltas.

Mujer, amadísima:

Desde el quinto cielo, que tú ya conoces, me dispongo a escribir unas líneas para tus ojos, una ridícula carta de amor. Porque, como diría Pessoa: "Las cartas de amor, si hay amor, tienen que ser ridículas". Por eso te escribo —¡Oh, frase gastada!— con el corazón, ese dulce barquillo, contenedor de mis afectos.

Ahora llueve. Por la ventana pasan las gotas finas y se les oye como un murmullo. A ratos parece que quieren hablar, entrar a la habitación, platicar conmigo y, no sé, quizá contigo, aunque no estés. Quién puede saberlo, los deseos del agua son inescrutables.

De cualquier forma he abierto la ventana. Acaso decidan, en algún momento de titubeo, tomar por asalto mi pecho y descansar en él, humedeciendo aquel rincón, asilo de tus besos, oquedad de mis temores, tan maltrecho.

Allá lejos, las luces de las casas se van prendiendo una a una, cual luciérnagas poblando la noche, como si un ejército sitiara mi ciudad. Entonces me siento preso, amenazado de ti, de los recuerdos. Escucho tu respirar y mi mano imagina la humedad de tu entrepierna. Toco el espacio, vacío ya, donde estuviste y mi rodilla adivina tu rodilla.

Pero afuera llueve. Las gotas golpean mi ventana y algunas se cuelan mojando mis papeles. Una lágrima contribuye a sus esfuerzos. Y en mi corazón —albergue de mis dudas, arcón de mis deseos— el hogar está dispuesto para alojarte a ti, mujer de mis dos lechos.


Encuentro fortuito

¿Cada cuándo encontramos una moneda en el bolsillo?, una moneda sola, menudo metal sin compañía. De pronto se le halla sin intención de por medio. Uno introduce la mano en la chaqueta y ahí está, dura, redonda, fría, como esos recuerdos que tanto pesan y siempre tememos. parece que se escondiera; como si, agazapada, esperara tomarnos desprevenidos, para luego saltar, golpear nuestra cabeza y provocarnos el espanto, la risa, el llanto contenido.

Una moneda en el bolsillo. ¿Cada cuánto reparamos si aquel extravío debió encontrar otra mano, otro destino? Un fin más noble: el dulce de un niño, el trozo de pan de algún mendigo; ser acaso el brillo de alguien en el suelo frío, una razón desconocida que ilumine los ojos vacíos.

¿Cada cuándo, cada cuánto reparamos en la simpleza que lleva consigo una moneda olvidada en el bolsillo?


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras