Concursos literarios
Eventos
Documentos recomendados
Cartelera
Foro de escritores
Ediciones anteriores
Firmas
Postales electrónicas
Cómo publicar en Letralia
Letralia por correo electrónico
Preguntas frecuentes
Cómo contactar con nosotros
Envíenos su opinión
Intercambio de banners


Página principal

Editorial
La libertad del peor. La libertad de expresión podría ser amenazada en Venezuela al aprobarse la nueva Constitución Nacional.

Noticias
Hierro de nuevo. El poeta español José Hierro gana su segundo Premio Nacional de Poesía con Cuaderno de Nueva York.
Británica embotellada. La Enciclopedia Británica se vuelve gratuita y protagoniza uno de los mayores embotellamientos de la historia del Web.
Nueva Gramática. Fue presentada en la RAE la nueva Gramática descriptiva, un trabajo de seis años con la participación de 70 expertos.
Hablar zapoteco. La Universidad de California acaba de publicar un diccionario de zapoteco, que será de utilidad para la población indígena de la región.
Encuentro peruano. Se celebró en Huancayo el VIII Encuentro Regional de Escritores de la zona central de Perú.

Paso de río
Brevísimos y rápidos del río que atraviesa la Tierra de Letras.

Literatura en Internet
Nueva ficción breve venezolana. Desde ahora la Tierra de Letras tiene un nuevo inquilino: la página de la cuentística venezolana, realizada por el mismo equipo del Laberinto de Letras.

Artículos y reportajes
El último marinero. La muerte de Rafael Alberti conmocionó al mundo literario. En esta edición, Letralia habla de los actos funerarios y del decurso vital del poeta.
La voz marinera. Desde España, Francisco Arias Solís pasea alrededor de la admirable figura del autor de Marinero en tierra.
La reina del Valle de Elqui. El escritor chileno Benedicto González nos entrega una de sus semblanzas, esta vez acerca de Gabriela Mistral.

Sala de ensayo
Borges y el pensamiento. El ensayista venezolano Fernando Báez escruta la profundidad filosófica de Jorge Luis Borges.
La fascinación indiscreta de lo cebollento, o Viejo Todorov qué grande sos. El chileno Hernán Castellano Girón analiza los distintos elementos que se cruzan en la telenovela latinoamericana.

Letras de la
Tierra de Letras

En el puente
Jorge Llópiz
Poemas
Arturo Quetzalcoatl Torres Herrera
El camino de oriente
Nicasio Urbina
La razón oscura (o Breviario de una noche en cualquier ciudad)
Silvia Veloso
La fama
Ivanóskar Silén Acevedo
In tempore belli
Hilario Barrero
El bautizo
Hernando Bolaño
Poemas
Caridad Blanco de la Cruz
Un domingo en Cajamarca
Jorge Pereyra
Poemas
Olimpia Ortiz
Dos relatos
Guillermo González Ruiz

El buzón de la
Tierra de Letras

Libros de Lidia Cabrera
Letralia sólo ha cambiado para mejorar
El valor del idioma (sobre el editorial de Letralia 80)


Una producción de JGJ Binaria
Cagua, estado Aragua, Venezuela
info@letralia.com
Resolución óptima: 800x600
Todos los derechos reservados. ®1996, 1999

Letralia, Tierra de Letras Edición Nº 81
1 de noviembre
de 1999
Cagua, Venezuela

Editorial Letralia
Itinerario
Cómo se aprende a escribir
info@letralia.com
La revista de los escritores hispanoamericanos en Internet
Letras de la Tierra de Letras

Comparte este contenido con tus amigos
El bautizo

Hernando Bolaño

Nunca más he podido forjar en la mente la concepción de que pueda existir un sacerdote que no ostente el nombre parroquial de aquel personaje dócil, cauto y diserto que la bautizó: Aristóbulo.

Desde que Cecilia me contó la historia que ella conocía; la imagen de ese religioso se ha trastocado en mi imaginación de diversas formas hasta llegar a la conclusión alentadora de que fue un privilegio el no haberlo conocido, para poder recrearme con la evocación imprecisa de alguien a quien puedo reconstruir, cada vez que lo intento, fraguándolo en el molde caprichoso e insostenible de los recuerdos.

Lo tengo como un presbítero de ahondados arraigos religiosos y bien sabido del privilegio del canon. Con una sotana de yeso por lo nívea y lo inmóvil, de anteojos sostenidos en la cúspide decadente de su nariz roma y en el rostro, el padecimiento secular de una dispepsia crónica; la misma que le hacía interrumpir el ritual religioso, y en medio de una homilía dominical se procuraba el aislamiento debido que le consintiera la eclosión de sus flatulencias pestilentes.

Era un gesto natural que a Cecilia, el recuerdo del clérigo se le prendiera como una traza indeleble, ya que en sus andares por los pretiles de la Avenida Crisanto Luque siempre le asaltaba la insidiosa galantería del señor xxxxxxxxxx, quien desenfundando un pañuelo recién zurcido, le rezaba de memoria el mismo piropo, retahilado con la cadencia de una pretensión poética:

Dichosa la tierra que dio la hierba,
para alimentar la oveja que dio la lana,
para hacer la sotana
del cura que te bautizó, garbosa.

...Y ella lo escuchaba rememorando aquel vaho acrimónico de la sotana que la bautizó y que se colaba, como una exhalación, por la ventanilla cribada del confesionario los domingos de comunión. Luego ella terminaba de pasar; y soltándole una brizna del viento que llevaba aprisionado en sus polleras se le escurría al cortejante dejándolo suspendido en su anhelo tardío.

Fue en la iglesia de la Tercera Orden donde el cura Aristóbulo le dio la bienvenida al mundo. Cecilia, en brazos de su madrina era una criatura delicadamente acicalada y envuelta en un faldellín rosa de una tela transparente, que a la vista se antojaba calurosa. A la fecha de su bautizo sumaba ya tres años y unos diecisiete kilos que alzados por su madrina durante las horas de la ceremonia, se convertían en una carga extenuante e incómoda dada la impaciencia y el sofocante aire que se quedaba allí, dentro de la iglesia, a las cinco de la tarde. Durante el inicio del ritual el cura Aristóbulo desplegó su austeridad oral, que en una tonalidad sostenida entre la agudeza y la gravedad, ingresaba plena en los oídos de todos los feligreses y los extasiaba casi hasta la levitación. Él tenía a toda hora un regaño en la boca y en las manos el gesto que insinuaba un perdón. Sus prédicas las iniciaba en el púlpito y en la medida en que se iban convirtiendo en una reconvención, él iba descendiendo hasta llegar nuevamente al altar; de allí se paseaba a lo largo de la nave central ingresando repentinamente en alguna de las hileras de bancas para alzar más el tono enfatizando su sermón el que culminaba en la línea exacta en donde comenzaba el atrio. Su mano se asía de uno de los aldabones de bronce ancorados en los envejecidos portones y dándole golpes acompasaba las últimas palabras que pisoteaban la atrición de sus congregantes, dejándolos a todos con el temor de Dios suspendido en el alma mientras él regresaba pausadamente y con la mirada puesta en el infinito hasta su posición de patriarca, allá delante de la sacristía.

Censuraba el adulterio, reprochaba la usura y denigraba a las prostitutas que allí en la Calle de la Media Luna, donde se emplazaba su iglesia, eran sus vecinas más próximas, y por esa razón, un domingo de esos en que el asueto parece tomarse una licencia adicional, amanecieron unos brochazos en el muro lateral del templo, que aún en la mañana mantenían el calor inmaculado del carburo reciente y que claramente dejaban leer la irreverencia vengativa de las hordas ofendidas: "El cura Aristóbulo Gómez es marica". Ese domingo nadie fue a misa y él se quedó esperando en el andén, paseándose de un lado a otro de su ignominia, mientras la calle reverberaba en un sol ardiente y su imagen asotanada ponía a la desolación el toque tenebroso de una tragedia de Hitchcock. (Se puede extender este episodio).

Amanda seguía sosteniendo entre sus brazos a Cecilia mientras el cura Aristóbulo hacía el preámbulo y apuntaba con una caligrafía de pendolista los datos pertinentes; estaba cumpliendo el designio de un destino que ella había añorado desde el momento en que Filomena murió. Más por la razón fraternal que la ligaba a Filomena que por mantener intacta su reverencia a la voluntad de los difuntos; Amanda, sin apelar a los prejuicios ni a las adversidades venideras, se hizo a su custodia. Había decidido inexorablemente darle un giro a su contienda y virarla hacia el rumbo de la complicidad.

Amanda mantenía entre sus manos a la niña con la misma actitud de quien resguarda la dicha buscada por años...


       

Indice de esta edición

Letralia, Tierra de Letras, es una producción de JGJ Binaria.
Todos los derechos reservados. ©1996, 1998. Cagua, estado Aragua, Venezuela
Página anterior Próxima página Página principal de Letralia Nuestra dirección de correo electrónico Portada de esta edición Editorial Noticias culturales del ámbito hispanoamericano Literatura en Internet Artículos y reportajes Letras de la Tierra de Letras, nuestra sección de creación El buzón de la Tierra de Letras