correcciondetextos.org: el mejor servicio de correccin de textos y correccin de estilo al mejor precio

Saltar al contenido

Nardo de eróticos aromas

martes 24 de abril de 2018

Judith Cartagena Ospina

La periodista y poeta colombiana Judith Cartagena Ospina, quien ha dirigido varios proyectos de radio, televisión y prensa escrita, es directora del espacio La Chambrana, de radio y televisión, que se emite en el eje cafetero y en redes desde hace quince años.

Judith Cartagena Ospina se ha desempeñado también como jefa de prensa de varias entidades en el departamento del Quindío y publicó con Uniediciones, del Grupo Editorial Ibáñez, Nardo para ellos, una obra poética que contiene 101 poemas en los que exalta, reconoce y considera al ser masculino desde su esencia.

Su obra Nardo para ellos recibió en agosto de 2017 el reconocimiento por parte del Congreso de la República de Colombia, la Orden a la Democracia en el grado Cruz Oficial, por ser considerada primera en su género en Latinoamérica.

Judith Cartagena recibió en el mismo año 2017 la medalla al mérito periodístico por parte del Colegio Nacional de Periodistas (CNP), y en el mes de octubre fue merecedora de la Orden Cafeto de Oro por su labor periodística en el departamento del Quindío.

Cartagena Ospina ha escrito diversidad de artículos, varios poemarios, una novela corta; por estos días trabaja en el final de su primera novela larga y posee un compendio de reflexiones que día a día desde hace diez años comparte con sus amigos, el que también será próximamente publicado; el año pasado se estrenó como prologuista del libro de cuentos infantiles Travesuras de un conejo morado, del escritor cucuteño Walter Caicedo, publicado por el Grupo Editorial Ibáñez. Su obra poética se encuentra disponible en las librerías de Colombia, así como en varios países de Suramérica y Europa.

La contacté en Cali, Colombia, capital del departamento del Valle del Cauca, donde reside en la actualidad.

—Apreciada poeta: ¿qué significa para ti un abrazo?

—Un abrazo para mí es la mejor manera de unirme a quien me inspira afectuosos actos, es un lazo de energía que trasciende en el universo de las más sublimes emociones, es una de las tantas formas en que podemos expresar amor y conectarnos con la esencia de otros en la libertad de enunciar aquello que sentimos. El abrazo es unidad, es refugio, es abrigo, es simplemente vida, eso es un abrazo para mí.

—El libro de poemas Nardo para ellos constituye un logro en tu trayectoria literaria. ¿Qué significa para ti? ¿Cómo llegaste a él?

Nardo para ellos es un sueño hecho realidad que se inició a mis catorce años, cuando elegí una hoja en blanco y un lapicero en lugar de salir a la calle, donde consideraba había un mundo que no me iba a ofrecer nada interesante. Decido escribir a raíz de la muerte de mi padre en la convicción de no darle preocupaciones a mi madre, y esa era la mejor manera de ayudarle a estar tranquila ya que era muy joven, tenía cinco hijos para cuidar y nada en el banco cuando asesinaron a mi padre en el año 1982. Mis primeros escritos (que aún conservo) fueron dedicados al amor puro, ese que se queda esculpido en el alma cuando ésta despierta al sentimiento más sublime, así que escribí para esa emoción nacida en mi ser desde muy niña y la cual tomé como ruta de vida en la concepción de un amor perfecto. Cada que me sentía inspirada acudía al papel y lápiz, así terminaba plasmando versos. Los que acumulé por años sin comprender que era poesía lo escrito en aquellas hojas que hoy llevan el color de los años. Con el paso del tiempo fui madre muy joven y en uno de esos momentos de encuentros conmigo misma, quise abrir aquellos apuntes guardados y fue entonces cuando leí poesía en mis escritos; así que le pedí a mi eterno Dios la guía; ah, y el título para cuando fuera el momento de publicar. Es como surge el nombre de este primer poemario. Pasados otros años, por razones de mi trabajo de madre, jefa de hogar y periodista, tengo la oportunidad de asesorar a la Fundación América en mi Piel, que lidera la cantautora Martha Elena Hoyos y que realiza el Encuentro Internacional de Mujeres Poetas País de las Nubes en el Camino del Café, donde estuve como coordinadora de Comunicaciones, y es a través de esta experiencia que conecto con la magia de ese mundo que amaba y no me atrevía a conquistar; realmente viví una transformación hermosísima y posteriormente, con el apoyo de Martica y su esposo Jaime Patiño, escritor, llego a conocer a Gustavo Ibáñez, gerente del Grupo Editorial Ibáñez, quien me da la oportunidad de publicar mi primer poemario, presentado el 9 de marzo de 2017 y con el que se me presenta la oportunidad de participar en la Feria del Libro en la ciudad de Bogotá; una experiencia muy satisfactoria, enriquecedora y que me abrió muchas puertas.

—¿Qué ha sucedido después de su publicación?

—Bueno, aparte de la emoción que me ha traído Nardo para ellos, he asistido a diferentes eventos a los que he sido invitada y ello me ha permitido ampliar la línea de contactos para mayor proyección del libro. Recitales, presentaciones y eventos en el departamento del Quindío, Cundinamarca y Valle del Cauca, donde hemos tenido la oportunidad de presentar el libro ante diferentes públicos y desde luego cada día son más las invitaciones que recibo por cuenta de Nardo para ellos, ahora mismo y gracias a otro encuentro en el camino de la poesía, estamos atentos a la gestión de un buen representante ante la Casa de las Américas para participar de algunos eventos en la ciudad de Madrid, España. Hago parte del grupo literario Poetas de la Calle, con quienes he tenido varias participaciones de orden regional y nacional, y ello me ha permitido desde luego nuevas inspiraciones, por lo cual ahora mismo preparo un sexto poemario dedicado al erotismo concebido desde el amor.

—Has regresado a Cali, ¿por qué?

—Mi vida ha transcurrido entre el Valle del Cauca y el Quindío; después de una temporada de catorce años, determino regresar al Valle hace uno, en la búsqueda de una vida más calmada y también dejando un poco los afanes de los que todos nos hacemos presos sin darnos cuenta. La idea también es estar en un clima un poco más cálido por mi salud y, bueno, recibo invitación de algunos grupos literarios, me encanta la idea y acepto, aquí cuento con grandes amigos tantos como en el Quindío; sin embargo, el Valle es la tierra de mis padres, me siento bien acogida; extraño el Quindío con el alma, mas pienso que hay ciclos que llegan a un punto en el que terminamos en remolinos que detienen nuestro andar y no me veo detenida excepto en manos del amor.

—¿Cuáles son tus proyectos en la actualidad?

—Tengo cuatro poemarios listos para publicar, ya hice mi primera novela corta, ahora trabajo en el final de mi segunda novela (llevo casi ocho años en ella) y acabo de compilar mis propias reflexiones producto de diez años con los que tengo un cúmulo de anécdotas y testimonios, los que me han llevado a pensar que es bueno publicarlos, así que estoy por estos días dedicada a la respectiva revisión y registro de obras. Vinculada estoy con algunos colectivos en los que participo de diferentes actividades y, bueno, Nardo para ellos viaja en estos días por nueve países, en los que espero estar pronto en las alas del vuelo que estos versos me permitan, a ver si conquistamos nuevos espacios en los que el verso sea acogido.

—¿Nos compartes algunos de los poemas más acogidos por tus lectores?

—Claro que sí, es un honor hacerlo, espero se salven ante la lectura de sus seguidores y conquisten algún mundo por ahí.

Dedicatoria especial al maravilloso ser llamado ¡hombre!

¿Sabes, varón? Hoy me desperté pensando en ti,
aunque traté de ponerme en tus zapatos
descubrí que hace rato camino con ellos,
es por eso que he decidido entenderte,
decidí además estar preparada dentro y fuera
para aquel maravilloso día en que a mí llegues,
he decidido reconocerte como parte esencial de mi vida.
Elogiar cada una de tus cualidades,
exaltar tus aciertos y en tus desaciertos,
si no he de contribuir,
callar y estar allí justo donde me sientas tuya,
a tu alcance,
donde halles mis brazos
o mi hombro si lo requieres.
En tal caso, sólo si es necesario,
por nuestra felicidad, he de olvidar
en procura de tus alegrías
que igualmente son mías.
El caso es que mi decisión eres tú.
Tú eres todo para mí
entiende esto, mi alma,
el alma que lo comprenda
estará aquí, construyendo junto a mí.

 

Quiero

Quiero retener tus aromas,
varón perfecto,
¡tan sólo un minuto más!,
para deleitarme en tu recuerdo
aquel instante en que no te tengo.
Grabar quiero tu mirar
profundo como el mar
para sostenerme en esta tu ausencia.
Adherir tus labios a los míos
fundirme en tu sabor
dulce como la miel que destila el panal,
enviciador cual fino y exquisito licor.
Apegar quiero mi alma a tu alma,
no vagar más.
Tomar quiero tu mano por siempre
juntos caminar en el sendero iluminado
construido por el destino
para nuestro sueño;
Enamorarte… ¡Eso quiero!

 

Tu inquietud

Me has preguntado si te quiero amar,
si quiero hacer el amor contigo.
¿No te enteras acaso de que me la paso amándote?
que hago el amor contigo en cada pensamiento,
con cada mirada,
cada vez que te traigo a mi recuerdo,
cuando te ansío,
hace el amor con tu alma la mía
simplemente porque nací para amarte.

—¿Alguna anécdota para compartir?

—Muchas. Por ejemplo, una amiga compró el libro para obsequiarlo a su amor en Miami, así que desde allí me llamó porque el hombre quedó agradado con el regalo, con lo que ella se animó y me llamó para que nos conociéramos, así que la tarea siguiente fue hacer una lectura para ellos (risas), yo desde mi casa en voz audible leí para ellos algunos poemas de Nardo para ellos, obligada me vi a servirme una copa de vino, pues poesía sin vino no es poesía. Y así, ha habido anécdotas bellas, como por ejemplo mensajes hermosos que recibo en mis redes de parte de algunos caballeros agradecidos por los versos y algunas damas que me han escrito para decir que la lectura de Nardo para ellos les ha hecho reflexionar sobre la manera de ver a sus compañeros. Son detalles que llenan de alegría mi ser.

Carlos Alberto Villegas Uribe
Últimas entradas de Carlos Alberto Villegas Uribe (ver todo)