Saltar al contenido
Hablemos, de Octavio Santana Suarez

Luis Othoniel Rosa: “El nacionalismo no me importa”

• Domingo 19 de agosto de 2018
Luis Othoniel Rosa
Luis Othoniel Rosa: “Somos muchos los escritores de mi generación en Puerto Rico que escribimos nuestras poéticas desde la academia”.

Luis Othoniel Rosa Rodríguez (Bayamón, Puerto Rico, 1985) es docente e investigador en la Universidad de Nebraska-Lincoln, en Estados Unidos. Está adscrito al Departamento de Lenguas y al Instituto de Estudios Étnicos. Es egresado de la Universidad de Puerto Rico (B. A., Literatura) y de la Universidad de Princeton (M.A.-Ph.D., Estudios Culturales y Literatura). Es autor de, entre otros escritos, dos novelas (Otra vez me alejo, 2012, y Caja de fractales, 2017), que creo merecen la pena leerse a la par que Comienzos para una estética anarquista: Borges con Macedonio (2016), su tesis doctoral defendida en la Universidad de Princeton. Rosa Rodríguez mantiene su página oficial, en la que podéis también encontrar otra información de interés sobre su obra y trabajo creativo. A partir de su último trabajo creativo de investigación, ha compartido unas palabras que son para compartirlas contigo.

La historia a veces pícara de esos huecos que uno se abre, de esos guisos o chambas que uno se busca para poder escribir, o mejor, para uno poder escribir sin hambre.

—Usted es un docente que investiga y escribe novelas. Recientemente ha salido publicado en Chille su último libro. Está dedicado a Ricardo Piglia, vuestro maestro. ¿Es el libro por el que quiere que lo conozcamos? ¿De qué trata en esa colección de ensayos monográficos en los que recorre entre la literatura y la política?

—Es un libro que salda deudas con los maestros, con las influencias y también con la academia. Un libro que se escribe para decir “gracias”, cerrar un capítulo y pasar a otras escrituras. La apuesta del libro es doble. Por un lado, desenterrar una influencia muy potente del anarquismo en el corazón de las obras de dos escritores (Borges y Macedonio) que lograron armar todo un laboratorio literario en el que muchos otros escritores seguimos participando. Por el otro lado, es el comienzo de una teoría estética anticapitalista que hemos seguido desarrollando en diferentes formatos (por ejemplo, mi última novela, Caja de fractales, es una continuación a esos “comienzos para una estética anarquista”).

—¿Cómo surgió la oportunidad de trabajarlo? ¿Qué relación tiene esa colección de ensayos con su trabajo creativo y su trabajo docente-investigativo entonces y hoy?

Comienzos… surge de mi tesis doctoral en Princeton, donde Gabriela Nouzeilles y Ricardo Piglia fueron mis directores. Digamos que es un libro que surge de la necesidad de conseguir un grado y luego una cátedra. De hacerme un hueco entre muchos para chupar de la teta académica; si bien el libro, en su contenido, sí que intenta romper el confort de esos lugares de acumulación de capital (cultural o económico). La historia de la literatura latinoamericana desde Sor Juana y el Inca Garcilaso podría ser narrada como la historia de esas pequeñas negociaciones con el poder para conseguir un espacio mínimo desde el cual proyectar la voz poética. La historia a veces pícara de esos huecos que uno se abre, de esos guisos o chambas que uno se busca para poder escribir, o mejor, para uno poder escribir sin hambre. Hay quienes entregan más que otros en esas negociaciones. Y ahí está la clave. Pero sólo cuando vemos que no hay pureza, que no hay “autonomía”, que la escritura es parte de toda esta mierda que es la modernidad, y está afectada por todo. Mi trabajo creativo va por la historia de esos huecos.

—Si compara su crecimiento y madurez como persona, docente, investigador y escritor entre la época en que se gradúa de la Universidad de Puerto Rico (2005) con su época actual de docente-investigador y escritor en Estados Unidos, ¿qué diferencias observa en su trabajo creativo? ¿Cómo ha madurado su obra? ¿Cómo ha madurado usted?

—2005 es el comienzo de una emigración masiva en Puerto Rico que al día de hoy continúa aumentando. Ese año marca el fin de la burbuja neoliberal en la isla, y hay toda una generación de nómadas que salimos en esos años y volvemos en diciembre o en verano y nos vemos y luego partimos a otros espacios. Los graduados de la UPR se riegan por todo el mundo, todos muy conectados con lo que pasa en la isla, pero incapaces de hacerse un hueco en la isla. Algo bonito es comparar el desastre que fue la huelga en la UPR de 2005 con la hermosura solidaria que fue la huelga de 2010-11. Creo que de una a la otra se ve un proceso de maduración muy dramático en la conversación sobre la universidad futura, sobre modos de organización democráticos, sobre cómo relacionar el saber cercado de la universidad, con otros saberes. Creo que 2005 nos permitió aprender de nuestros errores, y esas lecciones se pusieron en práctica en 2011. Y ahora, ¿qué hacemos ahora en 2018 cuando el capitalismo desastroso se ha vuelto peor, donde nos han matado a 4.645 compañeros tras el huracán María?

—Usted es especialista en Estudios Culturales y Literatura Latinoamericana. ¿Cómo visualiza su trabajo creativo con el de su núcleo generacional de investigadores y escritores con los que comparte o ha compartido en Puerto Rico, Estados Unidos y América Latina? ¿Cómo ha integrado su trabajo creativo a su docencia?

—Mi trabajo creativo no es nada original. Somos muchos los escritores de mi generación en Puerto Rico que escribimos nuestras poéticas desde la academia. Pienso en Mara Pastor, Margarita Pintado, Sergio Gutiérrez Negrón, Carlos Fonseca, y por ahí muchos más que vivimos con dos trabajos que a veces se ayudan: por un lado, la investigación académica (que la hacemos para vivir), y por el otro, la creación de una poética (que lo hacemos para que valga la pena vivir).

El nacionalismo no me importa. Sí me importa Puerto Rico en tanto el lugar real y material de donde vengo y en donde comparto tanto con mis compañeros de lucha.

—¿Cómo concibe la recepción a su trabajo creativo dentro de Puerto Rico y fuera, y la de sus pares?

—Creo que recién ahora comienzan a leerme en Puerto Rico gracias a las reediciones que hicieron, respectivamente, Isla Negra y La Secta de los Perros de mis dos novelas, Otra vez me alejo (2013) y Caja de fractales (2018). Hemos querido primero publicar en Argentina y en Chile porque nos sentimos latinoamericanos y queremos que las rutas de lectura y diálogo crucen el continente. Me parece que la literatura en Puerto Rico, a pesar de una crisis capitalista voraz que ya ha producido tantas muertes, está en un momento maravillosamente prolífico. Es como si el mundo literario se hubiera vuelto una trinchera política de resistencia. Pienso, por ejemplo, en la voluminosa y terriblemente inteligente obra de Marta Aponte Alsina, en los proyectos editoriales y políticos tan creativos e innovadores de Rafael Acevedo; pienso en Eduardo Lalo ganando el Rómulo Gallegos; pienso en las poéticas filosóficas de Che Meléndez o de Bruno Soreno (aka Juan Carlos Quiñones), que son ya unos personajes dionisíacos muy únicos en la literatura en nuestra lengua; pienso en la poesía de dos rockstars como José Raúl González (aka Gallego) y de Raquel Salas (quien recientemente fue nombrada poeta laureada por la ciudad de Filadelfia); pienso en los proyectos editoriales y artesanales de Nicole Cecilia Delgado. Y ninguno de estos escritores se parece entre sí. Son todos tan diferentes, tan diversos, tan talentosos, y sólo son parecidos en su compromiso, casi irracional, con la palabra escrita. Y es importante recalcar que toda esta literatura tan única en el continente que se está haciendo en Puerto Rico pasa por editoriales independientes y autogestionadas. No ya porque las grandes editoriales españolas no quieren saber de nosotros, sino porque me parece que ya ni nos importa buscar esos reconocimientos. Dudo, por ejemplo, que alguno de los muchos escritores que nombré arriba le haya enviado un solo manuscrito en los últimos diez años a una de esas grandes editoriales multinacionales. Entonces, no me lamento por esa mal llamada “invisibilidad” de la literatura puertorriqueña en la recepción internacional. Creo que la indiferencia de los mercados internacionales del libro ante nosotros, combinada con la precariedad de nuestras instituciones públicas, que están siendo sistemáticamente desmanteladas por una dictadura financiera asesina, es precisamente lo que hace que la literatura en Puerto Rico sea tan creativa y tenga un propósito tan fuerte. Es decir, la calamidad que es el capitalismo en Puerto Rico ha hecho que el espacio de la literatura independiente asuma un compromiso con la creatividad política y literaria que es hoy en día muy raro en cualquier parte del mundo.

—Sé que usted es de Bayamón, Puerto Rico. ¿Se considera un escritor puertorriqueño o no? O, más bien, un escritor, sea este puertorriqueño o no. ¿Por qué? José Luis González se sentía un universitario mexicano. ¿Cómo se siente usted?

—Viniendo de la tradición anarquista, tengo que decir que el nacionalismo no me importa. Sí me importa Puerto Rico en tanto el lugar real y material de donde vengo y en donde comparto tanto con mis compañeros de lucha.

—¿Cómo integra su identidad étnica y su ideología política con o en su trabajo creativo y su formación en Estudios Culturales y Literatura Latinoamericana?

—Siempre digo que no fue hasta llegar a Estados Unidos que me di cuenta de que no soy blanco. Estados Unidos es un país muy jodido, un país cuyas riquezas infinitas provienen todas de la explotación, extracción y esclavitud de cuerpos negros, rojos, marrones y amarillos, y que sin embargo niega esta verdad factual e histórica hasta el final y se inventa razones para explicar su opulencia (que si la democracia, que si la libertad, que si la excepcionalidad americana, etc.). Fue también en Estados Unidos que me di cuenta de que los latinoamericanos somos profundamente racistas. Entonces, cuando se trata de cómo veo la relación entre mis identidades étnicas y mi ideología política, pues diría que me interesa mucho postular estéticas y políticas que cuestionen el proyecto moderno y civilizador de los imperios blancos sobre el mundo, y que de ahí mis proyectos compartidos con tantos aliados pasen a crear, como nos dicen los zapatistas, un mundo donde quepan muchos otros mundos, o una “transmodernidad”, para ponernos académicos.

No me gusta pensar en los lectores como “público”. Soy ante todo un lector, entonces escribo como que para retribuir, como que para continuar el diálogo.

—¿Cómo se integra su trabajo creativo a su experiencia de vida como estudiante antes y después de su paso por la Universidad de Puerto Rico? ¿Cómo integra esas experiencias de vida en su propio quehacer de docente-investigador en Estados Unidos hoy?

—La UPR para mí siempre será el origen y el fin de mis proyectos literarios. Río Piedras sigue siendo el lugar de la literatura, la ciudad de una intensidad tan poética como política, que, al menos a mí y a muchos otros, nos reúne para comenzar a armar unos mundos escondidos en las cenizas y ruinas de éste.

—¿Qué diferencia observa, al transcurrir del tiempo, con la recepción del público a su trabajo creativo y a la temática político-literaria del mismo? ¿Cómo ha variado?

—No sé. No me gusta pensar en los lectores como “público”. Soy ante todo un lector, entonces escribo como que para retribuir, como que para continuar el diálogo; entonces mis lectores suelen ser otros escritores, amigos que necesitamos continuar la conversación en la intensidad de la página, compañeros que no sabemos cómo pensar creativamente sin ponernos a leer.

—¿Qué otros proyectos creativos tiene pendientes?

—Ahora mismo estoy escribiendo dos libros largos que todavía me tomarán unos años más. El primero es una novela con ciertas influencias de la ciencia ficción, titulada El gato en el remolino, una novela de unas 250 páginas que narra la vida de un personaje colectivo simplemente llamado el Animal. El segundo es un libro académico titulado La pluralidad de los mundos: laboratorios de escritura anticapitalista, que es una suerte de continuación de Comienzos para una estética anarquista: Borges con Macedonio, pero con dos objetos de estudio muy diferentes. Estamos investigando en ese libro, primero las prácticas de escritura y lectura colectiva en las tabaqueras caribeñas de principios del pasado siglo de mano de la anarcofeminista puertorriqueña Luisa Capetillo, y segundo, las escrituras de los zapatistas de Chiapas de la mano del personaje colectivo Subcomandante Marcos.

Wilkins Román Samot

Escritor puertorriqueño (Puerto Rico, 1976). Cursó estudios de Bachillerato en Artes en la Universidad de Puerto Rico, especializándose en Sociología (B.A., 1998). Completó su educación terciaria en Puerto Rico con un Doctorado en Derecho de la Escuela de Derecho de la Universidad Interamericana de Puerto Rico (J.D., 2004) y una Maestría en Artes del Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe (San Juan, Puerto Rico), especializándose en Estudios Puertorriqueños y del Caribe (M.A., 2005). En la Universidad de Salamanca (Salamanca, España) realizó estudios superiores y avanzados en Antropología Social y Derecho Constitucional (DES-DEA, 2004-2006). Obtuvo su título de doctor de la Universidad de Salamanca en 2010. Su Tribunal de Tesis calificó su disertación doctoral con un Sobresaliente “Cum Laude” por unanimidad. Posteriormente, la Comisión de Doctorado y Postgrado de la Universidad de Salamanca le concedió el Premio Extraordinario de Doctorado en Ciencias Sociales (2009-2010). Sus principales investigaciones están publicadas por, entre otras entidades, el Instituto de Derecho, el Instituto de Estudios del Caribe y el Instituto de Antropología del Derecho. Otros de sus trabajos de investigación han sido publicados por revistas de la Universidad de Puerto Rico, la Escuela de Derecho de la Pontificia Universidad Católica de Puerto Rico y el Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de Santiago de Chile. Parte de su obra literaria ha sido publicada en El Sótano 00931 y Panfletonegro. Su obra literaria ha sido presentada en la Sala Café Teatro Sylvia Rexach del Centro de Bellas Artes Luis A. Ferré. La mayoría de sus investigaciones pueden ser libremente adquiridas en amazon.com, amazon.es, amazon.co.uk y, entre otras librerías, en Barnes & Noble. Ha sido conferenciante en la Facultad de Derecho Eugenio María de Hostos, la Universidad Autónoma de Madrid, el Museo de la Historia de Ponce y la Universidad de Salamanca. Fue el decano fundador del Instituto de Derecho Avanzado, y director académico de su Programa de Educación Jurídica Continua con el Colegio de Abogados Católicos de Puerto Rico. En marzo de 2013 fue invitado a fundar la Comisión de Asuntos del Fiscal General del Estado y del Departamento de Justicia, Sección de Estado y Gobierno Local, Colegio Americano de Abogados (A.B.A., por sus siglas en inglés), Illinois, Estados Unidos de América.

Sus textos publicados antes de 2015
78

Textos recientes de Wilkins Román Samot (ver todo)