Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo
Saltar al contenido

Álvaro Santana-Acuña:
“Yo creo en Remedios, la bella, de Cien años de soledad

domingo 8 de noviembre de 2020
¡Compártelo en tus redes!
Álvaro Santana-Acuña
Álvaro Santana-Acuña: “La literatura es una de las manifestaciones culturales con mayor capacidad de transformación social”. Fotografía: Libros a Mí

Sociólogo español, con una capacidad de confabularse con las metáforas y el trabajo disciplinado como investigador. Es uno de los más grandes estudiosos de la obra de Gabo. Conversó sobre ese, uno de sus temas preferidos, en la Feria del Libro de Pereira, que se realizó del 28 de septiembre al 4 de octubre. Trabaja como profesor en la Universidad de Harvard y en el Whitman College. Conversamos sobre sus roles, la pandemia, la combinación de la sociología con la literatura, el arte y su creencia.

—Para empezar, ¿cómo se combina en su caso la docencia con la investigación?

La sociología es de las disciplinas mejor equipadas para comprender y ayudar a reformar nuestra sociedad.

—No es una tarea fácil. Son dos trabajos en uno solo. La docencia se alimenta de un contacto social con los estudiantes. La investigación suele ser una labor más silenciosa e individual. En este semestre, dedico tres días a reuniones pedagógicas con mis colegas de departamento y a preparar mis clases, atender a los estudiantes y enseñar tres cursos. Y luego dedico otros dos días a investigar y escribir. Muy a menudo acabo trabajando también los fines de semana. Es una suerte poder trabajar en este oficio que permite recibir y compartir conocimiento cada día. Ahora estoy escribiendo la versión en español de mi libro que se llamará Ascenso a la gloria: biografía de Cien años de soledad.

—Siendo profesor de sociología en la prestigiosa Universidad de Harvard, ¿nos podría decir, en un mundo tan basado en frivolidades y en una sociedad cada vez más mercantilizada, para qué sirve la sociología, y sobre todo, en nuestro tiempo?

—Soy profesor de sociología en el programa de verano de Harvard y durante el año académico en el Whitman College. La sociología es de las disciplinas mejor equipadas para comprender y ayudar a reformar nuestra sociedad. Los sociólogos usan herramientas de las ciencias humanas y las ciencias sociales, además de estar a la vanguardia en el uso del Big Data. Y ahora mismo en plena pandemia de la Covid-19, la sociología nos enseña que la expansión de un virus depende no sólo de su fuerza biológica sino de factores sociales. Convendría que los responsables de gestionar la pandemia escucharan más a los sociólogos.

“Ascent to Glory”, de Álvaro Santana-Acuña
Ascent to Glory, de Álvaro Santana-Acuña (Columbia University Press, 2020). Disponible en Amazon

—¿Cómo funciona la combinación de la sociología con la literatura? Y, en el caso del estudio de la obra de un autor como en el que se centró, en uno de sus libros, sobre Gabriel García Márquez, ¿qué le aportó para su estudio?

—El estudio sociológico de la literatura ha realizado importantes contribuciones desde hace décadas. Ya Karl Marx por ejemplo estaba interesado en escribir un libro sobre las novelas de Honoré de Balzac. Y recientemente el sociólogo francés marcó el estudio de la producción cultural con su libro sobre la novela La educación sentimental de Gustave Flaubert. Y es que la literatura es una de las manifestaciones culturales con mayor capacidad de transformación social. Pensemos por ejemplo en el impacto que ha tenido el “realismo mágico” de Cien años de soledad en todo el mundo. En mi libro, Ascent to Glory, rastreé la huella de esta novela en más de noventa países y en todos los continentes, incluyendo la Antártida. Como escribí en junio para The New York Times en Español estamos en medio de “la pandemia de la soledad” y Cien años de soledad y El amor en los tiempos del cólera se han convertido en lecturas de miles de personas por su manera de narrar cómo las plagas cambian la vida de las personas.

Pienso que en Colombia hay realismo mágico. Pero también es un país que nos ofrece mucho más que realismo mágico.

—Parece que en nuestro tiempo la sensibilidad y las relaciones con la cultura, y en específico con las manifestaciones artísticas, cobran valores diversos. Me gustaría saber sobre la dimensión simbólica. ¿Qué nos está ofreciendo el arte en nuestra época?

—Es un momento de grandes transformaciones en el arte. Los canales tradicionales para la imaginación, producción y circulación artística están mutando con profundidad de un año para otro. Y no sólo en el ámbito de la literatura, sino también en las grandes industrias del entretenimiento como Hollywood, cada vez más acorralado por el éxito planetario de plataformas como Netflix, que por cierto logró lo que Hollywood no consiguió jamás: llevar Cien años de soledad a la pantalla.

—Ser invitado a la Feria del Libro de Pereira, ¿qué significa para usted y qué sabe sobre la región del Eje cafetero?

—Me habría encantado poder participar en persona. Para mí es un gran honor ser invitado de la Feria del Libro de Pereira para poder hablarles de uno de los colombianos más universales, Gabriel García Márquez, y sobre cómo escribió Cien años de soledad, la obra literaria en español más leída y amada después de El Quijote. Me gustaría mucho visitar esta región cafetera, una de las zonas de Colombia que aún me quedan por conocer.

—¿Cree que en Colombia el realismo mágico salta a lo real, una categoría muy confusa, y al tiempo convive con el realismo sucio, cruento, desgarrador?

—Pienso que en Colombia hay realismo mágico. Pero también es un país que nos ofrece mucho más que realismo mágico.

—Profesor e investigador, para culminar, ¿puede decirnos en qué cree?

—Si me permite el guiño a Cien años de soledad, yo creo que Remedios, la bella, sí subió al cielo envuelta por el aleteo de las sábanas y empujada por un irreparable viento de luz.

John Harold Giraldo Herrera
Últimas entradas de John Harold Giraldo Herrera (ver todo)

¡Compártelo en tus redes!
Recibe 2020 con 20% de descuento en corrección de textos y corrección de estilo