Saltar al contenido
Hablemos, de Octavio Santana Suarez

Piojera, de José María Ramírez Labaila

• Lunes 2 de julio de 2018

José María Ramírez Labaila
“Piojera”, de José María Ramírez Labaila

Piojera
José María Ramírez Labaila
Novela
Punto Rojo Libros
Sevilla (España), 2018
ISBN: 9788417415105
286 páginas

Que el mundo es un pañuelo es algo que la literatura ha convertido en uno de sus temas predilectos desde aquel rey de Tebas que descubrió que había dado muerte a su padre y estaba casado con su madre. La minuciosidad con que se demarca el camino que labra los reencuentros significativos es uno de los factores que han inspirado desde siempre la discusión sobre si nuestras vidas van a la deriva, movidas por los vientos del azar, o si nuestros destinos están escritos.

Es en esto en lo que se piensa tras la lectura de Piojera, la más reciente novela del escritor español José María Ramírez Labaila (Alfarnate, Málaga, 1955), que en cerca de trescientas páginas nos permite asistir a una encrucijada en la que varios personajes descubrirán que tienen más en común de lo que siquiera sospechan.

Piojera transcurre en la pensión Candela, un hospedaje enclavado en una ciudad portuaria española cuyo nombre no se menciona, aunque dos o tres hitos geográficos nos harán saber que se trata de Tarragona, a orillas del mar Mediterráneo. Los propietarios de la pensión —o su propietaria, pues pronto se queda sola a cargo del establecimiento por razones que no explicaremos—, junto con los huéspedes y otros personajes, atravesarán aquí una serie de vivencias que desembocarán en la certeza de que, como ya dijimos, el mundo es un pañuelo.

El autor construye una novela coral que se inicia con el accidentado arribo de un joven a la pensión Candela. Así lo describe, en la primera página, Ramírez Labaila:

La llegada de Leo a la Pensión Candela iba a tener el efecto de un meteorito que cae en medio de un tranquilo lago de montaña y rompe el cristal de sus aguas límpidas y transparentes.

El choque sutil provocaría una sucesión de ondas de intensidad tal que tras él, todo se revolvería, se enturbiaría y entremezclaría con el ciemo del oscuro fondo para no volver a la claridad, ni a la calma, nunca más.

De lo que ocurrió el día de su llegada, hablaremos más adelante.

A partir de allí, los primeros capítulos de Piojera son dedicados a presentar la historia, las aventuras y desventuras, las fobias y filias y las alegrías y tristezas de quienes por diversos motivos están relacionados con la pensión en la que transcurre el relato. Para esto el autor se sirve de un narrador omnisciente que nos hará recorrer no sólo los hechos, sino también los pensamientos más íntimos de quienes los protagonizan.

“Piojera”, nos aclara un epígrafe antes de comenzar la lectura, es un sinónimo informal de “familia”, según el Diccionario de argot español (1981) de Víctor León. Y es que el entorno de la pensión, en el que empleados y huéspedes comparten la vida cotidiana, es no otra cosa que una familia, “de conveniencia pero familia”, acota el narrador:

No era por gusto, pero algunos de los huéspedes de la pensión eran algo más que el dinero que pagaban por sus servicios. Sabía que eran algo más y, aunque no llegaran al trato familiar, sí había suficiente confianza, expresada mutuamente, al cabo de años de relación personal y diaria, como para solicitar algo tan simple como el cuidado en caso de enfermedad, más allá de lo estipulado en el contrato de alquiler. Además, ella quería pensar, y lo hacía, que vivían allí porque estaban a gusto con ella, algo como una familia, de conveniencia pero familia, y si no lo era en realidad, a ella le gustaba pensar que sí.

Destacable en la novela es el tratamiento que Ramírez Labaila le da al lenguaje coloquial, una necesaria herramienta para narrar una historia protagonizada por personajes que se han estado relacionando por años. Expresiones de uso habitual en el ámbito español aparecen en el momento indicado para contribuir a condimentar las no pocas escenas de humor, así como las de mayor peso dramático.

Piojera no es una novela para quien tenga por norma la prisa en la lectura. Sus muchos personajes, y el papel mayor o menor que cada uno tiene en la historia trágica que completa magistralmente la novela, han sido diseñados para un lector minucioso y paciente. La experiencia nos dice que el destino, o el azar —dependiendo de cuál sea la orientación filosófica del lector en este sentido—, siempre puede hacernos partícipes de una nueva pirueta. Por ello no nos extraña el final abierto con el que Ramírez Labaila cierra su obra: un mundo pleno de encrucijadas no admite una conclusión definitiva.

Llegado con su familia a Cataluña a los cinco años de edad, la vida de Ramírez Labaila ha transcurrido principalmente allí. Docente jubilado, ha trabajado como profesor en academias, en enseñanza primaria y secundaria y en otras instituciones. Licenciado en filología hispánica y diplomado como mestre de catalán, ha llevado su labor docente también a Estados Unidos y a Andorra.

A partir de su estancia en América elaboró y publicó (en formato digital) Estrategias de motivación y control efectivo en la clase (1995) y Semiopragmática del texto narrativo: análisis de “Los cruzados de la causa” de Valle-Inclán (2002), y es asimismo autor de un Curso de enseñanza programada de ortografía española, disponible en su página web. Ha publicado, igualmente, la novela fantástico-mitológica La Dama de las Aguas del Ebro (2017). Reside en La Secuita, Tarragona.

Jorge Gómez Jiménez

Jorge Gómez Jiménez

Editor en Letralia
Escritor venezolano (Cagua, Aragua, 1971). Dirigió entre 1989 y 1990 la Peña Literaria Cahuakao, en Cagua y, entre 1990 y 1993, el semanario El Tabloide, de la misma ciudad. Desde 1996 edita en Internet la revista literaria Letralia.com, la primera publicación cultural venezolana en la red. Ha publicado, entre otros títulos, los relatos Los títeres (Baile del Sol, España, 1999) y Juez en el invierno (Lector Cómplice, Caracas, 2014), la antología de narrativa venezolana Próximos (Embajada de Venezuela en China, 2006), la novela El rastro (Libros del Sur, 2009), y la plaquette de poesía Mar baldío (Taller Editorial El Pez Soluble, Caracas, 2013). Además, textos suyos han aparecido en diversas antologías dentro y fuera de Venezuela. Ha obtenido, entre otros, el primer lugar en el X Concurso Anual de la Universidad Central de Venezuela (Maracay, 2002) y en el Concurso de Minicuentos Los Desiertos del Ángel (Maracay, 2012). Además, con Letralia.com recibió el Premio Nacional del Libro (Caracas, 2007) y ha sido en dos ocasiones finalista, y una vez mención honorífica, de los premios Stockholm Challenge (Estocolmo, Suecia, 2006, 2008, 2010). Su novela El rastro, publicada en Internet entre 1996 y 2008, recibió en 2007 el puesto Nº 32 en la lista “Las mejores 100 novelas de la lengua española de los últimos 25 años”, de la revista Semana, de Colombia. Textos suyos han sido traducidos al francés, inglés, italiano, catalán, esloveno y chino.
Jorge Gómez Jiménez

Textos recientes de Jorge Gómez Jiménez (ver todo)